Milei desafía al Congreso y se prepara para gobernar por DNU mientras crece la tensión por la falta de gestión

Semana corta pero intensísima. Carta de Cristina, ataque a Lali Espósito y definiciones del Presidente. El Gobierno rearma prioridades después de la gira por Israel y Roma: fondos fiduciarios, chicanas al Congreso, buenos modales con la expresidenta y una reunión posible con Macri.

Luciana Geuna

Javier Milei, junto a su hermana Karina y el ministro Francos en el Vaticano. (Foto: Reuters).

Javier Milei, junto a su hermana Karina y el ministro Francos en el Vaticano. (Foto: Reuters).

El ministro de Economía, Luis Caputo, mira el monitor de su pantalla y no entiende lo que ve. Los números que le revelan en tiempo real los índices macroeconómicos de déficit o superávit no están mal.

Siente que después de un buen tiempo, las cifras le están dando a su favor, pero el secretario de Hacienda lo llama permanentemente para pedir plata. “¿Por qué tengo que emitir tanto si en la pantalla veo superávit?”, se pregunta.

Leé también: Cristina Kirchner olió sangre: ve a Javier Milei debilitado y se apura a sacar ventaja

Agujero Negro

La respuesta se la da el mismo funcionario que le reclama fondos. Los números de la macro que muestra el monitor ocultan un dato medular: alrededor de 70 entidades públicas y 30 fideicomisos se fueron construyendo en las últimas décadas y representan 2 puntos porcentuales del PBI. Cada uno se maneja solo. Tienen distinta escala, trascendencia y niveles de opacidad o transparencia.

El ministro de Economía, Luis Caputo (REUTERS/Tomas Cuesta).

El ministro de Economía, Luis Caputo (REUTERS/Tomas Cuesta).

Son cajas con objetivos específicos nutridas del tesoro nacional que tienen, en algunos casos, buen rendimiento en su administración, pero que no devuelven lo que les sobra. Lo dejan dentro de esas herramientas que no controla la ley de administración financiera y lo invierten o utilizan con criterio propio. Entonces en el monitor los números lucen bien, pero están mal.

“Tengo que emitir, o sea generar sesgo inflacionario, para financiar el superavit de estas cajas. Es una locura”, razona el ministro. Está terminando 2021. A cargo de Economía, está Martín Guzmán. En esos días, algunos en Hacienda recuerdan una chicana: “¿Hay que imprimir billetes porque a Máximo se le ocurre usar el superavit del PAMI que no devuelven?”.

El equipo de Guzmán se toma el verano para elaborar un largo informe de reforma de este sistema vicioso que se había gestado a lo largo del tiempo por fuera de las normas que rigen la administración central. En febrero de 2022, se lo lleva al entonces Presidente, Alberto Fernández. Ahí propone mecanismos para salir de esa trampa. Nunca más tuvo respuesta.

Todo pasa, todo vuelve

Ahora, con Javier Milei en el poder, el ministro Caputo mandó a auditar los fondos fiduciarios. La discusión del inciso que contenía cambios en la intervención sobre esta herramienta fue el punto de giro en la votación en particular de la ley Ómnibus. Desde ahí, empezó la descomposición que dejó sin vida al proyecto de ley de Bases.

El Presidente sostuvo esta semana que los dará de baja por decreto. El plan es más ambicioso. El informe del ministerio de Economía relevó 31 fideicomisos que tienen objetivos reconocidos: el PROCREAR, el FISU (el plan más ambicioso para la recuperación sociourbana de los barrios populares), Manejo del Fuego, Infraestructura en el Transporte. La lista es larga. El problema es la opacidad. Casi no tienen controles de la SIGEN ni de la AGN y depende de la discrecionalidad de quiénes los administran ser más transparentes o no.

La ley Ómnibus volvió a comisión en Diputados.

La ley Ómnibus volvió a comisión en Diputados.

Sólo nueve pueden darse de baja por DNU. A esta hora, en el primer piso de la Rosada, estudian una cadena nacional del Presidente para anunciar esa decisión (la utilizó hasta ahora solo una vez para el mega DNU) y convocar al Congreso a que derogue los que están creados por ley y necesitan de otra para dejar de existir. Será una provocación también a los legisladores. Ese es el tono que busca encontrar el Gobierno en su relación con ellos de acá en adelante. Comprometerlos públicamente en temas incómodos del sistema político. Si se concreta, será el primer movimiento de una serie que tiene varias picardías en la lista.

No hay hasta ahora información de cómo rearmarían lo que se da de baja. La idea es quitarle opacidad a instrumentos con fines específicos que se convirtieron también en cajas políticas. Pero si los hacen desaparecer, ¿cómo se financiarán las viviendas o el transporte o los planes de manejo del fuego, o la tarifa de gas en la Patagonia, la promoción de la Economía del Conocimiento o el cuidado de los bosques?. “No hay plata”, es el mantra.

Direccionar el enojo

La estrategia de “direccionar el enojo de la gente” tocó un límite esta semana en el ataque contra Lali Espósito. No había un plan detrás. Solo la ira presidencial porque una de las artistas más populares del país escribió en sus redes después de que Milei ganara las primarias, “Qué triste, qué peligroso”. Seis meses después todavía lo enoja. Ella le respondió ayer con calma. Habló de su carrera, de su trabajo y de su derecho a pensar libremente. Lo invitó a su show. Milei no retrucó todavía ni en redes ni en entrevistas. A su alrededor esperan que frene acá.

Javier Milei volvió a apuntar contra Lali Espósito. (Foto: AFP / Instagram lali)

Javier Milei volvió a apuntar contra Lali Espósito. (Foto: AFP / Instagram lali)

El Gobierno busca reactivar una agenda más concreta por encima de las peleas. En ese camino, vuelve esta semana la ruta de los DNU. La mesa técnica de la que participa Federico Sturzenegger define qué partes de la ley Ómnibus pueden resolverse con este mecanismos. Habrá novedades muy pronto. Milei, se sabe, viaja a Estados Unidos a una conferencia pro Trump. Manu Jove reveló en TN que antes visitará por primera vez una provincia siendo Presidente. Justo Corrientes donde gobierna el radical Gustavo Valdes, que no quedó en la lista de traidores y que empuja diferencias con la presidencia del partido que ejerce Martín Lousteau.

Hay, como lo contamos acá, algunas alarmas encendidas por dilaciones en la gestión. La jefatura de Gabinete es una oficina de reclamos. Para que se firmen las designaciones y se ejecuten pendientes. Hay un sistema particular de Nicolás Posse. A los postulantes para cargos en el Gobierno, los define no sólo con el ok del Presidente sino también por un análisis que hace una empresa de Recursos Humanos que contrató para esa misión. El trámite alarga algunas esperas: empieza a haber definiciones en los reemplazos en ANSES y Minería, las áreas vacantes después de la furia con los Gobernadores.

La cárcel modelo de Bullrich

Hasta Patricia Bullrich reclamó en público que por demoras y falta de cuadros propios, hay muchos kirchneristas que siguen en funciones. En privado, está empujando por un pendiente que le importa muchísimo. Desde hace 16 años, se está construyendo una cárcel federal en Coronda, Santa Fe. Le falta un 5% de obra para terminarla. El Gobierno anterior juró hacerlo pero no pasó. Ahora no queda ni un operario trabajando. No se giró ni un peso más.

Si todavía no recibís el análisis de Luciana Geuna en tu email,

suscribite acá

Bullrich quiere convertir ese penal en una cárcel modelo para presos de máxima seguridad como emblema de su gestión. Alguien podría pensar en Bukele pero ella dice que no. Lo cierto es que golpeó la puerta de Ferraro cuando era ministro de Infraestructura pero ya se fue. Después visitó a “Toto” Caputo pero la respuesta es obvia: todavía ni empezó a mirar los temas de infraestructura. Espera que jefatura de Gabinete destrabe el problema. Le queda una opción más con el propio Presidente. La invitó al viaje a Estados Unidos para disertar sobre Seguridad en el think tank republicano ultraconservador al que irán por 24 horas para una conferencia de la que participará también el propio Donald Trump.

Macri vuelve

La sintonía entre la ministra de Seguridad y Milei es total. Un vínculo de una cotidianeidad limitada pero de confianza absoluta. Antes de la gira a Israel y Roma, ella le insistió en soledad sobre el plan de convergencia con el PRO. El fin de la ley Ómnibus le dio aire a esa posibilidad que a esta hora se dilata en el tiempo y en los detalles. Desde la Rosada, solo esperan una fusión legislativa, un beneficio que no queda claro qué le aportaría al PRO, según piensa Mauricio Macri que está volviendo de Cumelen este fin de semana.

El expresidente, Mauricio Macri, y la ministra Patricia Bullrich (Foto: NA - Damián Dopacio).

El expresidente, Mauricio Macri, y la ministra Patricia Bullrich (Foto: NA – Damián Dopacio).

Levantará su perfil apenas llegue. Hay mucho que resolver. Bullrich y Macri no se hablaron más después de los insultos que se cruzaron en diciembre cuando el expresidente visitó solo a Milei en el hotel Libertador antes de salir de viaje. Ella dice que habían quedado en ir juntos. Entonces fue sola también al día siguiente y cerró su ingreso al Gobierno y el de Luis Petri.

Quedan muchos otros trapitos por sacar al sol en ese grupo humano: ¿Larreta? apenas cruzó un mensaje de cumpleaños el jueves pasado con el expresidente. No se vieron, no cruzan chats. ¿Vidal? Se está definiendo de qué lado está cada integrante de la mesa original del PRO.

Leé también: Las leyes que no se aprobaron y las soluciones que se plantearon a lo largo de nuestra historia

¿Quién decidirá ahora el reglamento de una convivencia con el Gobierno? Hay intermediarios entre la ministra y Macri tratando de afinar rispideces para juntarlos cara a cara. Hay muchísima letra chica sin definir. Ella tendrá su momento en Estados Unidos con el Presidente. Él espera ver un encuentro personal en estos días. Milei está cómodo así. “No hay apuro”, dicen a su alrededor.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Euro 2024, en vivo: Francia y Países Bajos quieren el primer puesto del Grupo D

El delantero neerlandés, Memphis Depay, marcó el empate 2-2,...

Boca le robó la localía a Quimsa

Semis de la Liga Nacional de BásquetCon Vildoza como...

El Gobierno busca convencer a la oposición de avanzar con la privatización de Aerolíneas

El Gobierno busca convencer a la oposición de...