La Caja mágica de Disney trae 80 canciones, y el debut mundial es en Argentina

Es la primera vez que un espectáculo musical de Disney tiene su estreno, su debut, primero que nada en Buenos Aires. La Caja mágica reúne 80 canciones de películas emblemáticas de Disney, a 26 integrantes del elenco en su mayoría argentinos, y una orquesta en vivo.

Algunas de las canciones icónicas que formarán parte del musical son Un mundo ideal (Aladdin), No se habla de Bruno (Encanto), Cuán lejos voy (Moana: Un mar de aventuras), El ciclo sin fin (El Rey León), Libre soy (Frozen: Una aventura congelada) y hasta se coló This Wish, del nuevo filme animado Wish: El poder de los deseos, que acaba de estrenarse en la Argentina.

Felipe Gamba Paredes es vicepresidente de Estrategia Internacional de Disney Theatrical Group en Nueva York y creador y productor de La Caja mágica, que tendrá su estreno mundial el 11 de enero en el teatro Ópera. Allí donde estrenó La Bella y la Bestia.

Hablamos con él para sacarnos todo tipo de dudas.

Estrena este jueves 11. Estarán hasta marzo inclusive. Fotos DisneyEstrena este jueves 11. Estarán hasta marzo inclusive. Fotos Disney-Hace un montón que estás acá.

-Dos meses ya, hoy justo hace dos meses que llegué.

-¿Desde cuándo sos fan de Disney?

-Soy fan de Disney desde muy niño. Yo empecé a hacer teatro y televisión como actor a los siete años en Colombia, y nuestra directora, María Angélica Mallarino era una gran fan de Disney. Y a través de ella empecé a conocer realmente estos universos. A los siete años, el primer libro entero que me leí de niño, cuando ya podía leer bien, fue una biografía de Walt Disney que me prestó ella. O sea que mi relación con Disney va a la primerísima infancia.

Fan de Disney

-¿Cuál fue la primera película que viste de Disney?

-Tal vez fue Mary Poppins. La vi en videocassette. Yo tengo 47 años, y había uno de esos sitios, sabes, donde alquilaba películas antes de que existiera el streaming.

Felipe Gamba Paredes, productor y creador de la idea en la que se basa Felipe Gamba Paredes, productor y creador de la idea en la que se basa «La Caja mágica». Foto Mariana Nedelcu-Claro, los videoclubes.

-Exacto. Y teníamos uno cerca de casa, donde cada vez que llegaba una película de Disney -seguro eran piratas, porque además eran como fotocopiados los cartelitos-, la emoción que me producía solo ver la caja, aunque fuera una mala fotocopia.

-¿Y tu película favorita de Disney es…?

-Mi película favorita, tal vez es Mary Poppins, y por eso estoy casi seguro de que fue la primera que vi. Tengo una relación muy peculiar, digamos, muy, muy honda y no puedo definir casi qué es lo que me produce. Pero es el momento de los créditos, con Julie Andrews en las nubes, organizando su paraguas, como que lo pone en la nube y se baja un poquito. Y ella lo sube, lo acomoda y se está poniendo su maquillaje, y el paneo luego para entrar a Londres desde el cielo… Por algún motivo tengo un vínculo emotivo con esto.

-Bueno, no debe ser casualidad que sea un musical…

-Justamente, claro, claro, puede ser, porque justo yo de niño actuaba en teatro musical. Nací en Bogotá, pero vivo en Nueva York hace casi treinta años.

La obra tienen un despliegue descomunal.La obra tienen un despliegue descomunal.-¿Con qué se va a encontrar el público cuando asista a las funciones de “La Caja mágica”?

-Espero, o creo, con todo el universo de Disney, de aventuras, de música, de emociones, de ternura, de risas. Cien años de ese universo lo van a encontrar en una experiencia muy condensada, muy comprimida, muy intensa, muy dulce, pero todo eso reunido de una manera sorpresiva, nueva, de una manera que no se ha hecho nunca antes.

-Vale aclarar que esto no tiene nada que ver con los conciertos que Disney suele dar en febrero en el Teatro Colón.

-No, no tiene nada que ver con esto.

¿Por qué estrena mundialmente en la Argentina? Felipe contó las razones...¿Por qué estrena mundialmente en la Argentina? Felipe contó las razones…-Va a ser como paralelo. ¿Hasta cuándo van a tener funciones?

-Aquí estamos hasta fines de marzo.

-¿Y cómo surgió la idea?

-Fue en mi jardín, en una casita en el campo donde estábamos pasando la pandemia, justo al principio. La fortuna de haberlo podido pasar en el campo, en un lugar muy bonito. Y claro, se había detenido el mundo, todo el mundo, y como sabemos, se detuvo la industria del teatro. Fue muy, muy tangible y muy inmediato, ¡porque el teatro consiste en reunir la mayor cantidad de gente posible, en el espacio más reducido posible!

Canciones de distintas películas se irán entrelazando.Canciones de distintas películas se irán entrelazando.Entonces éramos casi como la antítesis de lo de lo que se podía hacer, y hubo un cuestionamiento, en la medida que esto se alargaba y se alargaba. ¿Cómo vamos a volver? ¿Qué va a pasar con nuestro quehacer? ¿Qué va a pasar con esta experiencia colectiva? Se nos va a olvidar lo importante que era tener experiencias colectivas.

-¿En qué estabas trabajando cuando estalló la pandemia?

-En muchos proyectos, porque yo llevo todo nuestro negocio internacional de producción de Disney. Entonces, tengo producciones a mi cargo regadas por todo el mundo, desde Japón hasta Brasil, de España a Alemania. Tengo una cantidad de hijos regados por el mundo. Y vi cómo se fueron cayendo como un dominó las producciones. Yo estaba a punto de irme a Wuhan cuando empieza la pandemia, porque íbamos a estrenar ahí El Rey León. Justamente, justamente. Y entonces me tocó ver ese dominó, porque tenía producciones que estaban en China.

Teníamos una producción de La Bella y la Bestia en Shanghai, que cerró. Una de Aída en Corea, que también tuvimos que cerrarla. Tuvimos que cerrar Japón, y se fue viniendo como ese dominó. Y en esos días de todo este caos, digamos, esa incertidumbre, en una tarde de cierta calma, pensé: ¿Y qué tal si cuando volvamos de todo esto, porque vamos a volver, no hacemos un musical que sea todas las historias de Disney, no solo uno? No sé por qué me dio ese arranque. Fue una cosa como muy instintiva: ¿por qué no todas en uno? Cuando volvamos a hacer teatro, vamos a ponerlo todo en uno.

Infaltable: Mickey, con Pluto, y los marionetistas detrás.Infaltable: Mickey, con Pluto, y los marionetistas detrás.Y así fui reuniendo un equipo maravilloso de gente de creativos con quienes fui desarrollando esta idea en los últimos años. O sea, llevamos ya tres años y medio largos, casi cuatro de trabajo.

-¿Son 80 canciones de películas de Disney?

-No están enteras, obviamente son fragmentos, porque si no sería como La guerra y la paz.

Hay actores tanto argentinos como de Venezuela y el Uruguay.Hay actores tanto argentinos como de Venezuela y el Uruguay.-¿Cuánto dura el espectáculo?

-El espectáculo dura noventa minutos. Lo que hicimos fue tomar todo ese legado, toda esa música, y de esas 80 canciones tenemos fragmentos. El maestro Isaak Saul hizo un trabajo fantástico, es nuestro director musical, arreglista y orquestador. Fue un trabajo enorme el que hizo, agarró toda esa música que habíamos puesto en el guion, donde hemos tomado fragmentos, porque estamos armando una historia como a partir de retazos, y le hizo unos arreglos fantásticos, donde todo es reconocible. Te vas encontrando sorpresivamente con fragmentos, y eso dispara memorias.

-Digamos, una canción de “Frozen” se enlaza con otra canción de otra película por algún motivo, o es aleatorio…

-Tiene que ver con el viaje de nuestra protagonista, esta chica que está sentada entre el público. Digamos que al principio del espectáculo, algo misterioso la llama a esta Caja y ella va a entrar a esta Caja, como adulta que es, a tener un viaje en el que se reencuentra y se reconecta con su niña interior. Ella se va haciendo más niña en la medida que avanzamos con el espectáculo. Entonces la selección de canciones tiene que ver con el momento emocional en el que ella está en esa escena, en ese recorrido de reencontrarse con su propia infancia.

«El gran mensaje que estamos tratando de mandar es que podemos hacer algo de nivel internacional, originando no en Nueva York, ni en Londres». Foto Mariana Nedelcu-¿Qué encontraste en los actores, cantantes y bailarines argentinos que te haya llamado la atención?

-Son, como digo todo el tiempo, el mejor elenco con el que he trabajado en mi vida. Tienen una cosa, aparte de su talento enorme como cantantes, como bailarines, como actores, que es impresionante. Además, siempre pienso que en la Argentina el teatro fluye en la sangre, digamos. Y vienen muy bien entrenados, evidentemente, pero así no lo estuvieran…

Este proyecto lo hemos construido con ellos, porque no es como cuando hacemos una reposición de El Rey León, de La Sirenita o de La Bella y la Bestia, donde venimos con un formato ya existente. Esto lo estábamos creando. Y es la primera vez, porque no se ha hecho nunca. Lo estamos terminando. De hecho, espero que lo podamos terminar esta tarde (por ayer martes) porque llegamos con el director con los últimos cambios que acordamos anoche, o esta madrugada. Más bien hemos dormido poco y hoy haremos esos últimos ajustes.

Pero como es un proceso de creación de algo nuevo, necesitábamos un elenco que trabajara con nosotros, que jugara con nosotros, porque el teatro en el fondo es juego, y han sido unos grandes colaboradores. No los vemos como un elenco, como una cosa externa que están haciendo una función, sino que han sido parte de la creación del show.

Según el productor, el talento argentino lo hizo  pensar en estrenar aquí.Según el productor, el talento argentino lo hizo pensar en estrenar aquí.-Hay latinoamericanos también en el elenco.

-Aquí encontramos gente de Venezuela, Uruguay, Perú, pero primordialmente es argentino. Tenemos un poco de representación latinoamericana.

-¿La idea es luego llevar en gira el espectáculo por Latinoamérica o a algún otro país?

-Hay muchas ideas, pero esa pregunta te la puedo contestar la semana después del estreno. Ahorita todo mi foco está en llegar el jueves.

-¿Qué es lo que, a tu consideración, funciona mejor en los espectáculos de Disney y por qué?

-Yo creo que lo que distingue a los espectáculos de Disney es la calidad de la factura. Hay un amor al detalle que es muy parte de la cultura Disney, que viene desde Walt. Hay una historia muy conocida de cuando estaban terminando de construir Disneyland.

Walt Disney, en Disneylandia, y una anécdota que lo pinta tal como era. Foto Archivo ClarínWalt Disney, en Disneylandia, y una anécdota que lo pinta tal como era. Foto Archivo ClarínWalt llegó a supervisar y vio una parte de una pared que no estaba pintada. Preguntó, y alguien le contestó “Sí, pero es que el público nunca va a ver esa esquina, porque allí va una planta. Y Disney le dijo la famosa frase “Pero van a saber que no pensamos en el detalle”. Y así es esa cultura de Disney, la atención a cada uno de los detalles en absoluto, amor por la perfección y eso viene de un afecto hacia el público.

Esa anécdota de Walt lo que te dice es que pensamos en el público, que la experiencia sea fantástica. Desde el momento en que cruzás las puertas del teatro, en la manera en que te entregan el programa de mano, en todo, toda la experiencia tiene que brillar. Eso es un elemento distintivo de Disney, que lo siento presente en todas nuestras producciones y aquí he puesto el mismo énfasis y que sea del mismo nivel.

-¿Por qué elegiste Buenos Aires para estrena «La Caja mágica»?

-Por muchos motivos. Uno, por un tema personal, por afecto mío con la ciudad. Porque fue la ciudad donde, como siempre, me enamoré del teatro de adulto. Porque sabía que el talento actoral del elenco que íbamos a poder formar acá iba a ser de primera, no tenía ninguna duda. Y así fue. Y por la tradición teatral de Buenos Aires, que respeto muchísimo, y porque el gran mensaje que estamos tratando de mandar con esto es que podemos hacer algo de nivel internacional, originando no en Nueva York, ni en Londres.

Y como latinoamericano, reconociendo a Buenos Aires como la capital del teatro en América latina, me parecía que era lo correcto. Entonces es una mezcla de temas, digamos, pragmáticos, pero más que nada, un tema personal y emotivo de mi la relación con la ciudad.

Felipe y parte del equipo de producción y creativo, con la Caja mágica.Felipe y parte del equipo de producción y creativo, con la Caja mágica.-Porque acá vos viviste una época universitaria, y también de chico habías venido con tus padres.

-Vine de chico con mis papás de vacaciones y en esa época yo, como te decía, empecé como actor de niño, a los 7 años, en televisión y en teatro. Y luego, como a los quince años, decidí armar mi propia compañía de teatro. O sea que estos arranques de locura me han dado con frecuencia desde la adolescencia, y en ese momento vine a Buenos Aires de visita con mis padres en unas vacaciones de fin de año justo, y entré a todas las librerías de Corrientes que tenían todos los libros que yo no podía conseguir en Bogotá.

-¿Cuáles?

-Pues todo, Peter Brook, El espacio vacío lo compré aquí en Buenos Aires. Todo Miller, Stanislavski, todo eso.

-¿Qué edad tenías?

-Yo tenía quince, catorce años, y todos esos libros no los conseguí en Bogotá. Para mí estas librerías de Corrientes eran como que me volvían loco. Mis papás estaban desesperados porque la maleta pesaba como un elefante. Y luego me fui a vivir a Nueva York. Entré a la Universidad de Nueva York y pedí venirme a un intercambio de seis meses, porque ya me había enamorado de Buenos Aires en esa visita de adolescente, y me vine aquí seis meses a un intercambio con la UBA, en Filosofía y Letras, en Puan, y fue un momento muy, muy, muy fundamental de mi vida. Fue hace veinticinco años.

«Wish», reciente estreno de Disney. Su tema central se escuchará en el Opera desde este jueves 11 de enero.-¿Desde cuándo estás en Disney?

-Llevo quince años, y justo entré cuando estaba terminando La Bella y la Bestia, la segunda vez acá, yo no estaba involucrado todavía. Pero después de ese tiempo que pasé en la UBA, yo seguí vinculado con la secretaria de Cultura de Buenos Aires, con el Festival de Cine Independiente, con el FIBA (festival de teatro), con el San Martín, como un poquito un puente y vinculando gente de Buenos Aires con Nueva York.

Mantuve esa relación siempre. El otro día pensaba que no creo que haya pasado un año en los últimos veinticinco sin haber venido, al menos una vez a Buenos Aires. O sea, es como mi visita anual y tengo a mis amigos de toda la vida, como siempre. Me siento como en casa.

.-Te falta tener una casa.

-Me falta, sí, me falta. Vamos a necesitar que nos vaya muy bien.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El Grupo Werthein firmó una alianza con un grupo indio para desarrollar negocios en la región

Aarna Holdings, un fondo de inversión que maneja capitales...

Javier Milei en la celebración del 25 de Mayo: en vivo

La agenda del presidente Javier Milei  para conmemorar los 214...