Le dio una golpiza y la mató de una puñalada en el cuello pero para la Justicia no fue un femicidio

Cristian Daniel Vargas (33) asesinó a golpes y remató con un profundo puntazo en el cuello a Antonella Bernhardt (27). Para la Justicia no fue un femicidio. Los jueces del Tribunal Penal 1 de Misiones condenaron al hombre por homicidio simple y le dieron 20 años de prisión.

Los integrantes del Tribunal, Virginia Cluka, Gustavo Bernie y Ángel Dejesús Cardozo desestimaron la figuras de femicidio y alevosía que había esgrimido en su alegato final el fiscal Martín Rau. Dentro de una semana se conocerán los fundamentos y es casi un hecho que el fiscal recurrirá en Casación.

El caso que tuvo como víctima a la joven estudiante parecía encaminarse hacia una condena a prisión perpetua a partir de los testimonios que se escucharon durante cinco jornadas del juicio oral y público. El de la médica forense Silvia Carolina Lanzos llevó a Rau a ampliar la imputación y sumar al femicidio el agravante de la alevosía.

Según Lanzos, Antonella presentaba varios golpes en la cabeza y una profunda estocada en el cuello. La forma en que quedó esparcida la sangre le hacía suponer que la estudiante había sido apuñalada cuando estaba tirada en el piso, ya que no se hallaron manchas en paredes o la cama del departamento.

Este lunes, después de escuchar los alegatos, Vargas volvió a hablar por tercera vez ante los jueces. Tal como lo hizo desde el mismo momento de la indagatoria, admitió haber cometido el crimen. Y esta vez sumó un pedido de perdón a la familia y aseguró estar arrepentido por haberle arrebatado la vida a Antonella.

Aunque con matices diferentes, el imputado mantuvo su versión de los hechos. Insistió en que la joven sufrió la mortal herida en el cuello durante un forcejeo que mantuvieron en momentos que él intentaba quitarle el cuchillo. Y no tuvo reparos en asegurar que la estudiante intentaba extorsionarlo con un video sexual que había filmado ese día sin su consentimiento. Esas imágenes nunca aparecieron en el celular de la víctima.

Cristian Daniel Vargas tenía un servicio de catering y hacía fotos en eventos sociales.Cristian Daniel Vargas tenía un servicio de catering y hacía fotos en eventos sociales.Al momento de los alegatos el abogado querellante se inclinó por la figura del homicidio simple y pidió que Vargas fuera condenado a 25 años de prisión. Primera sorpresa para algunos en la sala donde se desarrolló el juicio, en el Palacio de Justicia.

El fiscal Rau, en tanto, sostuvo la imputación de femicidio en base a los resultados de los peritajes psicológicos al imputado, que lo mostraban como una persona celosa, que cosificaba a las mujeres. Y la alevosía a partir del testimonio de la forense. Para eso Rau se apoyó en las fotos del cadáver, que evidenciaban la golpiza y descartaban la posibilidad de que Vargas haya tomado del brazo a la víctima para desarmarla, como adujo.

El defensor oficial sostuvo la versión de su defendido pero sostuvo que la condena debía ser por el delito de homicidio simple, pero la pena más justa era la mínima: ocho años de prisión.

Vargas tenía un pequeño servicio de catering y hacía fotografías en eventos sociales. Con Antonella tenía un trato comercial: la joven se encargaba de ir a los colegios secundarios para ofrecer los servicios fotográficos para actos de colación y las fiestas de recepciones a cambio de una comisión.

Antonella Bernhardt, la joven estudiante asesinada a golpes y una puñalada en el cuello por Vargas.Antonella Bernhardt, la joven estudiante asesinada a golpes y una puñalada en el cuello por Vargas.Vargas también le armó a la joven estudiante una sesión de fotos en lencería. Ese era otro de los reclamos: el ahora condenado nunca le entregó las imágenes por las que la víctima ya le había pagado.

Bernhardt fue atacada en la siesta del 4 de abril de 2019 en su propio departamento. La fuga del homicida fue captada por la dueña del inquilinato, que escuchó golpes y ruidos que la pusieron en alerta.

Bernhardt fue atacada en la siesta del 4 de abril de 2019 en su propio departamento.Bernhardt fue atacada en la siesta del 4 de abril de 2019 en su propio departamento.La mujer subió hasta el primer piso y allí mantuvo un diálogo con Vargas, quien sostuvo que sólo habían protagonizado una pelea. Para ese entonces Antonella ya estaba tirada en el piso con la mortal herida en el cuello.

El hombre salió del departamento, cerró la puerta con llave y desde una ventana entreabierta fingió hablar con la estudiante. “Me voy, compro para el almuerzo y vuelvo”, dijo dirigiéndose hacia el interior del inmueble.

La dueña del lugar no pudo evitar que se alejara, pero le exigió la entrega de la llave. Unos segundos después se topó con el cadáver de su inquilina, que era oriunda de Oberá.

Sin remera. Así fue capturado Cristian Vargas .Sin remera. Así fue capturado Cristian Vargas .Vargas fue atrapado a las pocas cuadras. Para ese entonces ya había formateado el teléfono de Antonella para borrar cualquier evidencia. Sin embargo, la Justicia logró recuperar toda la información y allí nunca apareció el supuesto video extorsivo que mencionó en su defensa.

Misiones. Corresponsal

MG

Más Noticias

Noticias
Relacionadas