Investigan al hermano de un jugador de Independiente por femicidio: «Quisieron tapar todo»

«¿Para qué volvés?», como si hubiera sido una premonición, Alejandro Bogado le preguntó a su sobrina Agustina Belén Aguilar (21) por qué dejaba su casa para regresar con su pareja, Carlos Costa (26), el hermano del jugador de Independiente, Ayrton Costa (24).

«Esa es la pregunta que me va a quedar resonando toda la vida: ‘¿Para qué volvés?’, le dije cuatro días antes de todo esto. Ella vivía en otra casa con sus dos hijos y se fue para estar con él. Nunca voy a saber si se fue por amor o por tanto hostigamiento«, se lamenta Alejandro en diálogo con Clarín.

Agustina tenía dos hijos, uno de 5 años y otro de 3, hacía unos seis años que había empezado una relación con Costa que pasó por diferentes instancias. «Iba y venía. La mamá la iba a buscar, ella volvía. La sacaba, ella volvía, siempre fue así», cuentan los familiares de la joven fallecida sobre un vínculo atravesado por la violencia.

Este domingo Agustina murió, encontraron su cuerpo en la casa de Sargento Cabral 761, en Bernal, Quilmes. Fue Ayrton Acosta el que llamó a su mamá Hermelinda para avisarle que «estaba descompuesta». Cuando llegó, la ambulancia ya estaba atendiéndola y no hubo nada que hacer.

Acosta dijo que habían consumido drogas y que Agustina, «empezó a convulsionar». Para la familia de la joven fue víctima de un femicidio.

«Los familiares (de Acosta) tienen mucha plata, y quisieron tapar todo, dejar como que fue una sobredosis. Pero mi sobrina no era una drogadicta», argumenta el tío de la joven.

En el parte policial quedó consignado que Costa «tenía un rasguño a la altura del cuello. Al ser consultado por ese rasguño, el sospechoso dijo que fue provocado en el momento en que le hizo a su pareja maniobras de RCP».

En un principio la carátula de la causa fue «averiguación de causales de muerte» pero el fiscal Jorge Saizar, de la UFI N° 5 de Quilmes, la modificó a «homicidio agravado por el vínculo», informó Télam.

«Era una pareja altamente tóxica. Él tenía denuncias previas de violencia de género en el fuero de familia y penal«, agregaron fuentes de la investigación.

Saizar espera el resultado de «pruebas» y «una definición» para avanzar con la investigación.

Para cambiar la carátula y pedir la imputación de Costa el Fiscal consideró el informe preliminar de autopsia en el que hallaron indicios de que la víctima podría haber sido asfixiada.

La clave estará en los resultados definitivos de la autopsia que se conocerán cuando finalicen los análisis histopatológicos y anatomopatológicos de las muestras de tejidos tomadas en el cuerpo de Agustina.

Los vecinos de la casa hicieron referencia a «gritos» que salían de casa y que «en un momento subieron la música a todo volumen», indicaron. Para la familia de la joven, fue ese el momento del femicidio.

Las sospechas sobre Carlos Costa

Carlos Costa había estado preso en una causa de robo y hace diez días consiguió el beneficio de la prisión domiciliaria en la casa donde murió Agustina.

La familia de la joven era testigo de los golpes y de la violencia a la que Agustina estaba sometida. Cuando cayó preso, lejos de terminar, la violencia recrudeció.

En 2020 Agustina denunció a su pareja en el Juzgado de Familia N° 1 del Departamento Judicial de Quilmes por amenazas. Desde entonces tenía una restricción de contacto, pero eso no lo detuvo.

«La amenazaba, le decía que la iba a matar. Le clonaba Instagram, Facebook, todo. La llamaba por teléfono, no quería que hablara con nadie», contó el tío de la joven.

«Hacía tres días que yo fui a buscar a mi nieto al jardín y mi nieto me dijo ‘Abuela, mi papá le pegó a mi mamá’. Mi hija siempre lo denunció, a mí Costa me tiró dos tiros al lado de la oreja, hace tres años, cuando vino a los tiros a mi casa», dijo la mamá de Agustina a los canales de televisión en la puerta de su casa.

Ahogada en llanto, la mujer agregó: «Me llamaron, yo estaba con mis dos nietos en mi negocio, porque mi hija me los dejó el sábado. Me llamó 16.50 Ayrton Costa y me dijo ‘vení que tu hija se descompensó’ y cuando yo subí al tercer piso ella estaba muerta, tirada en el piso».

Y cerró: «Dicen que no hay testigos cuando en realidad había como cinco chicos viendo el partido. Carlos estaba todo rasguñado con sangre cuando lo vi. Nosotros queremos saber la verdad».

MG

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Selección Argentina: Ayala pidió «otra clase de rivales» para los amistosos

De cara a la Copa América de Estados Unidos...

La inflación empezó a pegar más sobre los hogares de clase media

Por el peso de los servicios, educación, prepagas, autos,...