El chico de pueblo elegido por la ONU entre 150 postulantes de Latinoamérica para hablar en un foro en Abu Dhabi

Dice que sueña con las Naciones Unidas, habla sobre representaciones tipo simulacros emulando problemáticas de diferentes países, discurre sobre las dificultades que padece la gente con discapacidad, hace foco en la importancia de «involucrarse siempre» y «que concientiza ser parte de alguna ONG más allá de la edad que se tenga». Y se imagina en un posible viaje, en octubre, a Abu Dhabi, Emiratos Arabes, donde representará al país y a Latinoamérica. 

Gerónimo Bukosky tiene 18 años, es de un pueblito bonaerense que se llama Hilario Ascasubi -a 100 kms de Bahía Blanca-, se mudó hace unos meses cerca del Congreso porteño, estudia Relaciones Internacionales en la UADE y fue seleccionado entre 150 postulantes de América Latina para llevar a Emiratos Arabes la voz de las personas con discapacidad de la región.

El evento se desarrollará en octubre en la ciudad de Abu Dhabi y Gerónimo está intentado hacer una colecta para costear el viaje, por eso la incertidumbre reinante. «La comida y el alojamiento ya los resolví, ahora me queda pagar el pasaje, que cuesta unos 1.700 dólares y me estoy moviendo tratando de ver cómo hago para llegar a ese monto», comenta nervioso y expectante, con un gesto de quien se seca las gotas de transpiración.

Geronimo Bukosky consiguió representar a la Argentina en un Foro Juvenil que se desarrollará en octubre, en Emiratos Arabes. Foto: Ariel Grinberg

Geronimo Bukosky consiguió representar a la Argentina en un Foro Juvenil que se desarrollará en octubre, en Emiratos Arabes. Foto: Ariel Grinberg

«¿Vos sabías que apenas 20% de los jóvenes de América Latina con discapacidad puede acceder a la educación? Es que las escuelas no están adaptadas, los educadores no cuentan con los conocimientos suficientes y tampoco se puede acceder a material educativo», dice sobre personas con síndrome de Down, trastornos del espectro autista, problemas visuales, auditivos y motrices.

Promotor de derechos de Fundación Comparlante, de la que forma parte voluntariamente, Gerónimo sueña con poder estar en el Foro de la Juventud de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que tendrá lugar en Abu Dhabi entre el 16 y el 20 de octubre.

«La UNCTAD -explica con entusiasmo- es un organismo intergubernamental creado por la Asamblea General de la ONU, que tiene más de 300 participantes de 80 países, y el Foro de la Juventud es una plataforma de debate donde se escuchan los puntos de vista y las ideas respecto a temas de interés de esta generación».

Insiste con que sueña con la ONU. ¿Un chico de 18 años tiene esos sueños? «Te juro que sí, y somos cientos, ¿sabés por qué? Porque hay simulacros modelos de Naciones Unidas en los que pibes de 15, 16 años de escuelas de toda la Argentina juegan a simular. El ejercicio se llama Simulación de un Modelo de Naciones Unidas y a partir de determinadas consignas (país, temática) y previo estudio, tenés que preparar un discurso sobre, por ejemplo, crisis energética en Brasil», explica.

Salpica entusiasmo y pasión Gerónimo, que sorprende a su interlocutor. «Estando en el secundario yo hice 15 simulacros lúdicos de este tipo encarnando a un delegado de Jordania, Irlanda, Trinidad y Tobago, Alemania, Israel… y hasta obtuve una mención de honor. ¿Por qué los hice? Porque me interesa, porque me importa y esta vocación se la debo a la profesora de Geografía, Rocío Sgaravato, que fue la culpable -sonríe- de inculcarme tener esta curiosidad. A mí me enriqueció, me sacó parte de la vergüenza y me brindó una mayor oralidad».

Una edición anterior del Foro de la Juventud de la Conferencia de las Naciones Unidas realizada en Ginebra.

Una edición anterior del Foro de la Juventud de la Conferencia de las Naciones Unidas realizada en Ginebra.

Gerónimo se expresa con la soltura y el conocimiento de un adulto preparado. «Llegar a estar será una bisagra. Si bien necesito plata, haber sido elegido entre tantos postulantes es un logro y siento que puedo ayudar a cambiar hábitos para mejorar algunas vidas. De poder viajar -desliza prudente-, yo sería uno de los disertadores y, por supuesto, hablaré sobre la necesidad de incluir en la vida diaria la discapacidad».

«Yo me presenté para poder estar en el foro pero sin expectativas, sabía que había mucha gente. ¿Requisito? Tener entre 18 y 30 años, estar metido en alguna acción juvenil para beneficiar al prójimo, ser parte de alguna organización u ONG y presentar un tema global para debatir y proponer posibles soluciones. Cuando me llegó el mail no lo podía creer: decía ‘Congratulations on your selection for the UNCTAD Youth Forum’. Imaginate mi alegría, que se vio en jaque cuando me enteré que debía pagarme el pasaje».

«La discapacidad empezó a ser un tema recurrente a partir de compartir mucho tiempo con un amigo de mi papá que es ‘usuario’ de silla de ruedas», dice Gerónimo. Foto: Ariel Grinberg

Sobre si la fundación que integra no puede ayudarlo, Bukosky hace saber que «Comparlante sobrevive en base a donaciones y de alianzas que hay con otras empresas… Después me apoya en lo que puede y hay una persona que está contactando compañías intentando conseguir financiamiento».

El tema discapacidad empezó a hacerle ruido a Gerónimo a partir de ir compartiendo más tiempo con Fernando, un amigo médico de su padre, quien tras un accidente con su moto, quedó hemipléjico. «Empecé a ver la cantidad de barreras y obstáculos que él debía sortear, como no poder andar por muchas veredas, subir a todos los transportes públicos, tampoco podía acceder a determinadas playas… Así me fui metiendo con una realidad chocante por un lado y muy significativa por otro».

En 2022 el ascasubense, que terminó el colegio en su pueblo, ya integraba la Federación de Estudiantes Secundarios (FES), que se dedicaba a trabajar políticas estudiantiles para ser aplicadas en las escuelas. «Yo planteé la necesidad de empezar a hablar de discapacidad, una asignatura inexistente en las aulas tanto de primaria como de secundaria. La cercanía del amigo de mi papá me llevó a hacerme mil preguntas y trasladarlas al FES».

«Cumplía los requisitos, planteé el tema y apliqué para representar al país. Cuando me dieron el ok por mail, no lo podía creer», expresa Gerónimo. Foto: Ariel Grinberg

Bukosky cuenta que la mentora de la Fundación Comparlante, Lorena Julio, nacida y criada en Hilario Ascasubi, fue un nexo clave para su vida. «Yo la conocí y sabía de su vida por el mundo y su trabajo en la OEA, con lo cual me pude contactar con ella para que volviera a los pagos para dar una charla de sensibilización sobre la discapacidad».

Esa visita fue un punto de inflexión para Gerónimo. «Que viniera Lorena fue clave para zambullirnos en el tema discapacidad. del cual yo me ocupé, luego, para seguir tratándolo en clase y que no se diluyera… Pero también para conocer cómo se maneja la Fundación Comparlante, a la que me invitaron a formar parte en diciembre último. ¿Algún cambio? Siento que en lo que va de 2023 estoy más receptivo, más observador del entorno y con mayor iniciativa y sensibilidad».

AS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Selección Argentina: Ayala pidió «otra clase de rivales» para los amistosos

De cara a la Copa América de Estados Unidos...

La inflación empezó a pegar más sobre los hogares de clase media

Por el peso de los servicios, educación, prepagas, autos,...