Nanotecnología: una firma local apuesta a cargar un auto eléctrico en 8 minutos

Un total de 33 empresas de nanotecnología identificaron los resultados del Primer Censo Argentino de Empresas de Biotecnología y Nanotecnología, de la Agencia de Promoción de la Investigación Científica, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, de cuya concreción participaron la Cámara Argentina de Biotecnología y el Centro de Investigaciones para la Transformación de la Universidad Nacional de San Martín.

Las nanotecnologías representan un amplio rango de investigaciones y aplicaciones que manipulan la materia con una dimensión de uno a cien nanómetros (0,000000001 metro), es decir en una escala atómica o molecular.

Desde que IBM desarrolló, en 1981, el microscopio de efecto túnel, permitiendo tomar imágenes de superficies a escala atómica, y posteriormente investigadores de las universidades de Rice y de Manchester descubrieron variedades alotrópicas del carbono, como el fullereno y el grafeno, las nanotecnologías fueron ganando terreno hasta transformarse en una verdadera colección de industrias: nanomateriales, productos intermediarios con características a nanoescala y bienes terminados que suman nanotecnología.

Luego de la síntesis química, que aplica el 36% de las empresas de nanotecnología en el país, la ingeniería y el procesamiento de materiales (33%) es otra de las tecnologías con mayor difusión. Dynami Battery es una de ellas. Se trata de una iniciativa que podría acelerar los tiempos de carga de las baterías de litio hasta cinco veces más.

Sergio Barón comenzó con este emprendimiento en febrero del 2019, cuando ya había cumplido 50 años. Su trayectoria profesional era en microelectrónica cuando ganó una beca Fullbright en 2010 para hacer un Master of Science en Ingeniería Electrónica en la Universidad de Maryland (EE.UU.). Venía investigando sobre la nanociencia detrás de las baterías de litio desde 2003 en la Universidad Nacional de La Plata, donde se había graduado como ingeniero electrónico.

Baron en el laboratorio en el campus de la Universidad de San Martín. Ahora Dynami tiene también una sede en Binghamton, Nueva York. baterías y litioBaron en el laboratorio en el campus de la Universidad de San Martín. Ahora Dynami tiene también una sede en Binghamton, Nueva York. baterías y litio

“Sin el conocimiento de mi vida académica hubiese sido imposible encarar este emprendimiento. Arrancamos con un capital familiar de 10.000 dólares y una ayuda de la Fundación Argentina de Nanotecnología. El capital inicial sirvió para demostrar capacidad de desarrollo tecnológico”, explicó desde su laboratorio en la Fundación Argentina de Nanotecnología, en el campus de la Universidad de San Martín.

“Creamos y patentamos una tecnología de fabricación de electrodos de baterías de litio, que produce naturalmente micro estructuras 3D. La técnica se basa en un líquido con suspensión de nanopartículas de materiales activos de ánodo y cátodo. Las micro estructuras crean autopistas para los iones de litio y permiten que las baterías se carguen hasta cinco veces más rápidamente y logren un 7% más capacidad”, detalló Barón. “Los resultados obtenidos con nuestros socios en SpectraPower y NorthEast Center for Chemical Energy Storage validan nuestra tesis”, agregó.

Según el emprendedor, el nivel de madurez tecnológica del desarrollo llega en la actualidad a TRL5. Traducido, significa que está en proceso de validación de componentes y/o placas de pruebas en un entorno relevante.

“La aplicación más atractiva para nuestra tecnología es la electromovilidad. Sin cambiar ningún componente químico de la batería, un auto con esta tecnología se podría cargar en tan solo ocho minutos y se podría fabricar usando menos minerales críticos. Nuestro producto también es muy útil en los mercados aeroespacial, de herramientas eléctricas y de electrónica de consumo”, puntualizó.

Barón contó que están trabajando con las automotrices General Motors y Stellantis, junto con empresas de herramientas, para integrar su tecnología en sus productos. “Trabajamos directamente con las casas matrices”, aclaró. “Este proceso lleva un tiempo, ya que requiere diferentes niveles de configuración de nuestros clientes e incluso de aprobación por parte de entes de regulación. Proyectamos que productos que llevan la tecnología micro estructurada de Dynami van a estar a la venta en 2027 o 2028”, aseguró.

Dynami tiene previsto un desem bolso de 3,5 millones de dólares en el próximo bienio en investigación y desarrollo. ¿Cómo se fondea? Desde 2023, el emprendimiento cuenta con una nueva sede en Estados Unidos, en la ciudad de Binghamton (Nueva York), tras haber obtenido el subsidio FuzeHub, bajo la dirección de Stanley Whittingham, premio nobel de Química en 2019 e inventor de la batería de litio. Además, ya había recibido 900.000 dólares en aportes de capital por parte de los fondos Draper Cygnus, Beresford, Ecosphere y Threshold Impact, además de inversores ángeles.

Y asegura que la Argentina tiene dificultades estructurales para el desarrollo de empresas de deep science.

“Es imposible patentar desde el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, porque es uno de los pocos países que no suscribe el PCT (Tratado de Cooperación en materia de Patentes). E importar equipos e insumos tiene características kafkianas: ni la Aduana ni los despachantes tienen voluntad de trabajo con compañías pequeñas. El trabajo se vuelve más lento y, por lo tanto, más caro”, subrayó Barón.

Fertilizantes

Otro emprendimiento basado en nanotecnología, en este caso de nanobiotecnología, es Qumir Nano. Fundada por José Dávila Costa, Cintia Romero y Franco Ciaffone, en 2022. “Desarrollamos una plataforma para obtener bionanosoluciones, que sirven como pesticidas o fertilizantes para diversos cultivos. Nuestro principal producto es un bionanofungicida para soja, caña de azúcar y trigo”, indicó Ciaffone, CEO de la iniciativa.

La empresa tiene sede en el Laboratorio de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la Universidad Nacional de Tucumán y oficina comercial en Vicente López. Recibió 200.000 dólares de la company builder GRIDX y atravesó el programa de aceleración de Glocal. Mientras realiza ensayos con potenciales clientes, la startup proyecta invertir hasta 150.000 dólares en investigación y desarrollo durante este año, con el propósito de realizar ensayos a campo, optimizar procesos y desarrollar nuevos productos.

Franco Ciaffone, cofundador de Qumir NanoFranco Ciaffone, cofundador de Qumir Nano

Otras de las tecnologías más empleadas por las empresas del segmento es el nanoencapsulado. En ese segmento talla Unibaio, que desarrolló una nanopartícula, bautizada MCS, que permite reducir hasta en un 80% la cantidad necesaria de moléculas activas para formular pesticidas. Como consecuencia, disminuye la cantidad de químicos utilizados por los agricultores y sus efectos adversos.

“Al igual que los nanoencapsulados, pero sin hacer nanocápsulas”, enfatizó Matías Figliozzi, CEO de la firma, que cofundó junto con los investigadores Claudia Casalongue, Vera Álvarez, Florencia Salcedo y Daniela Caprile. Ya levantó 842.000 dólares, en su mayor parte de los fondos SF500, de Bioceres, e IndieBio, de SOSV.

Plantillas inteligentes

Ebers Med, fundada en 2019 por Facundo Noya e Ignacio Perversi, también con sede en la Fundación Argentina de Nanotecnología, desarrolló una plataforma diseñada para brindar una solución integral a la problemática del pie diabético, los dolores crónicos, las alteraciones de la marcha y las lesiones deportivas.

“Gracias al desarrollo de sensores de presión ultra delgados, mediante el empleo de circuitos flexibles impresos en tinta de nanopartículas de plata, podemos fabricar plantillas que van dentro del calzado de la persona y permiten realizar una evaluación dinámica de las presiones plantares durante la marcha y detectar cualquier alteración a tiempo”, precisó Perversi.

Ignacio Perversi y Facundo Noya, cofundadores de Ebers Med, junto con Gisela Stieg, Anabella Distefano y Juan Bajo, integrantes del equipo de trabajoIgnacio Perversi y Facundo Noya, cofundadores de Ebers Med, junto con Gisela Stieg, Anabella Distefano y Juan Bajo, integrantes del equipo de trabajo

Patentada en los Estados Unidos, la solución se financió con 500.000 dólares obtenidos en los concursos de Expo Dubái, Santander X, el Instituto Balseiro y Startup Chile, y ya fue implementada en más de 100 centros de salud de todo el país, según el emprendedor.

“Luego de profundizar en la comprensión del problema, nos dimos cuenta de que ese abordaje era insuficiente para resolver el desafío que presentaba esta condición en Argentina y América Latina, donde hay falta de acceso a herramientas de diagnóstico precisas para cualquier persona que sufre de problemas relacionados con la pisada”, observó.

Con ortopedias y profesionales de la salud como clientes, la iniciativa espera facturar 500.000 dólares este año, debido a la expansión de su oferta a Chile y Perú, que ya representarían la mitad de las ventas proyectadas. En paralelo, los emprendedores prevén invertir 50.000 dólares en investigación y desarrollo.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Además, el Topo está despistado

Falta que Milei intente convertir la relación de pareja...

Jubilaciones de Anses: quiénes cobran este martes 16 de julio

La Anses (Administración Nacional de Seguridad Social) continúa hoy...

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este martes 16 de julio

La cotización del dólar blue es de $1395 para...

El Gobierno anunció la disolución de la AFI: será reemplazada por una secretaría que tendrá cuatro agencias

El organismo volverá a llamarse SIDE y dependerá directamente...