Cambio de época: por primera vez, las enólogas superaron a los varones en la industria del vino

Las mujeres representan una mayoría de las egresadas universitarias en Cuyo, principal región productora de vino en Argentina. La cantidad de profesionales, ya se refleja en espacios ganados en áreas industriales, como en la elaboración de vino.

Por segunda vez, se realizó una encuesta para conocer qué abordaje realiza la industria vitivinícola respecto a la perspectiva de género y las políticas de inclusión, dentro de las empresas del sector. Se trata de un estudio realizado conjuntamente entre la consultora Amfori “Trade with Purpose”, Bodegas de Argentina (BdA) y Wines of Argentina (WofA).

Participaron bodegas de Mendoza, Salta, Córdoba, San Juan, La Rioja, Buenos Aires, Tucumán y Neuquén. “Este tipo de estudios nos permite seguir trabajando en proyectos y políticas tendientes a favorecer la equidad. Es un pilar para atender parte de los aspectos sociales del negocio y así posicionar al vino argentino como un producto sostenible y que responde a las demandas de nuestro tiempo”, sostuvo Magdalena Pesce, gerenta general de Wines of Argentina.

Las variables analizadas en el estudio comprendieron tamaño y ubicación geográfica de las bodegas participantes; distribución de varones y mujeres en la estructura laboral; composición del organigrama según el género; nivel educativo desglosado y políticas de género en la empresa.

Fueron 7 mil trabajadores relevados en el estudio de Perspectiva Consultora. La encuesta reveló que: 7 de cada 10 personas que trabajan en la industria del vino son varones; y 3 son mujeres.

Los sectores con mayor predominio masculino son: fraccionamiento, mantenimiento, fincas, logística, marketing, comercial, comunicación y personal de seguridad.

Las mujeres presentan una mayor formación académica a nivel de grado y posgrado en la industria. En áreas específicas hay predominio femenino: enología, recursos humanos, turismo, hotelería, gastronomía y personal de limpieza.

Es en enología, el área que se encarga de elaborar los vinos en bodegas, donde hay mayoría femeninaa: 63% de mujeres y 37% de varones.

El mayor índice de paridad de género se refleja en las áreas de laboratorio y calidad, finanzas y administración, medio ambiente y sustentabilidad, comercio exterior, higiene y seguridad, y personal de comedor.

La industria del vino no es ajena a la dificultad de las mujeres para acceder a cargos jerárquicos, una barrera conocida como el techo de cristal. A mayor cargo, mayor es la desigualdad. Entre un 60% y 67% de varones, ocupan los cargos de mayor jerarquía. Esto incluye los puestos de dirección general, dirección, gerencias y jefaturas.

«El estudio ha sido un reflejo de la realidad, las mujeres en toda la industria argentina accedemos solo un 30% a puestos de dirección. Tenemos que mejorarlo. Mientras más mujeres alcancen esas posiciones, vamos a tener empresas más inclusivas y creativas, lo que se traduce en mejores resultados productivos», dijo Pesce.

Un dato relevante que arrojó la encuesta es que el 25% de las bodegas participantes indicó haber experimentado problemáticas internas relacionadas con situaciones de discriminación o violencia de género.

“Es un trabajo constante y permanente el de la búsqueda de igualdad de oportunidades para todos. Desde Bodegas de Argentina realizamos una minuciosa tarea a través de nuestros asociados para aportar al crecimiento y a la mejora en políticas de género y de inclusión del sector vitivinícola”, comentó Walter Bressia, Presidente de Bodegas de Argentina.

Y con datos de la presentación, destacó la importancia que en la valoración del segmento de clientes: las mujeres significan el 50% de los compradores de vino en Argentina.

SN

Más Noticias

Noticias
Relacionadas