Feijóo acusa a Sánchez y a los nacionalistas de llevar a España «a un horizonte similar a los Balcanes»

Alberto Núñez Feijóo sube el tono en plenas negociaciones de Pedro Sánchez para su investidura. Cuando ya se ha producido la primera foto del presidente del Gobierno en funciones con EH Bildu —ocurrió el viernes por primera vez— el líder del PP, que sigue dando por segura la amnistía e incluso un futuro referéndum de autodeterminación aunque el PSOE lo niega, insiste en que “los ataques a la ilegalidad que se están produciendo exigen contundencia”, y asegura que “el aliado de España es un partido de Estado [el suyo] que pondrá todos los recursos a su disposición para proteger la Nación y la Constitución”.

En un desayuno en Madrid acompañando a la presidenta de Baleares, Marga Prohens, el líder conservador endureció su discurso acusando a Sánchez y a sus socios parlamentarios de estar conduciendo a España “hacia la Edad Media o hacia un horizonte similar al de los Balcanes.

Feijóo hizo una defensa cerrada del Estado de las autonomías, “no hay una fórmula superior para garantizar al mismo tiempo la diversidad y la igualdad”, dijo, asegurando que “España organizó su diversidad alejándose al mismo tiempo del centralismo y de los nacionalismos” que, ahora, en alianza con el líder socialista, encamina al país “a la construcción de pequeñas naciones en las que la diversidad esté proscrita”.

A la espera de que las conversaciones avancen sustancialmente, Feijóo se detuvo en el único apoyo que por ahora Sánchez tiene seguro: el de Bildu. “Es una anomalía que un partido heredero de una banda terrorista se convierta en el puntal de una investidura. Nunca pensamos que veríamos a un candidato a la presidencia manifestar su pleitesía a diputados de Bildu”, afirmó el líder del PP, que también se dirigió a los votantes del PSOE. “A quienes le votaron para combatir a los extremismos que ahora ven amparados les digo que mi partido es un seguro y que les defenderemos hasta las últimas consecuencias”.

El PP tiene asumido que su agridulce victoria en las pasadas elecciones generales (quedaron primeros pero con un resultado muy inferior al que esperaban, hasta el punto de que no hay suma posible en la derecha) tuvo mucho que ver con la movilización de la izquierda tras los pactos con Vox. El partido de Santiago Abascal reactivó a muchos votantes, sobre todo socialistas, que temieron una réplica de esa alianza a nivel nacional. El PP está convencido de que muchos electores del PSOE no contaban con los pactos a los que se vería sometido Sánchez.

Y, por eso, como viene haciendo desde hace días toda la plana mayor del PP, Feijóo volvió a referirse a la repetición electoral. “Si tan seguro está de que la amnistía ahora es buena para España, que la incluya en el programa electoral y votemos de nuevo el 14 de enero. Es lo más honesto”, afirmó el dirigente gallego, aludiendo otra vez al “mayor fraude de la democracia española”, dijo, si el socialista sigue adelante.

“Un fraude para todos. Porque el votante de Junts no lo hizo para que Ada Colau sea ministra, ni PNV para que las ministras sean de Podemos. Ni tampoco el del PSOE votó eso para hacer lo contrario de todo lo que se dijo”, profundizó Feijóo, exigiendo transparencia en las negociaciones de investidura y “llamarle al pan, pan; y al vino, vino”. “No vamos a dejar que se retuerzan las palabras. Con la amnistía no se busca la reconciliación. Es una pura transacción. La presidencia del Gobierno a cambio de una arbitrariedad penal. No se pretende beneficiar a Cataluña, sino conseguir el Palacio de la Moncloa”, zanjó.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Las claves que construyeron el triunfo de Boca en Córdoba

Desde CórdobaOfertas. River tuvo el partido en oferta y no...

Nueva crítica del Gobierno a la marcha universitaria: Es una movilización incentivada por la política

El vocero presidencial planteó que se había llegado a...