Amparo tiene 8 años, comenzó con síntomas extraños y le detectaron un tumor cerebral: cómo ayudarla

Amparo tiene 8 años recién cumplidos. Vive con su hermano y sus padres en la ciudad de Villa Mercedes, provincia de San Luis. Su madre, Leticia, dice que siempre ha sido una niña activa y feliz. Sin embargo, su vida y la de su familia cambiaron de repente cuando empezó a presentar síntomas extraños como ahogos o problemas de movilidad. El 6 de junio se la diagnosticó con glioma difuso intrínseco de tronco (DIPG), un tumor cerebral que no puede ser removido con cirugía y para el cual no existe cura.

Debido a la naturaleza agresiva del tumor, la mayoría de las personas que lo padecen (frecuentemente niños de entre 7 y 9 años de edad) no sobreviven más de 2 años. El único tratamiento disponible es la radioterapia, que puede ayudar a reducir el tamaño del tumor y aliviar síntomas, pero esta práctica es exclusivamente paliativa. En el caso de Amparo, los doctores que la atendieron dijeron que tenía aproximadamente 18 meses de vida.

Tras recibir el diagnóstico inicial en un hospital de Córdoba, la familia de Amparo decidió viajar a Buenos Aires para buscar una segunda opinión. Una vez ahí, recibieron la misma respuesta. Ante esta situación, Leticia y su esposo Tomás decidieron que iban a buscar cualquier alternativa para extender la vida de su hija.

“No nos podemos quedar con eso”, dice Leticia. Entonces la mamá empezó a realizar cadenas de oración por la salud de su hija y Tomás pasó a investigar posibles tratamientos y pruebas clínicas. Al mismo tiempo, Amparo empezó un proceso de radioterapia que ayudó a reducir sus síntomas. Aunque la niña todavía tiene problemas de movilidad y ahogos, sus familiares sostienen que la situación es más estable. Para darle a su hija la atención médica que requiere, Tomás y Leticia deben hacer un viaje de una hora a la ciudad de San Luis cada 15 días. Ahí reciben apoyo de médicos que trabajan en conjunto con el Hospital Garrahan.

La principal intención de Leticia es darle más tiempo a su hija con la esperanza de que, en los próximos años, se desarrollen nuevos tratamientos que puedan mejorar su condición. En búsqueda de tratamientos alternativos han recibido la ayuda de familiares y amigos. Una alternativa es un fármaco ofrecido en Francia y Alemania para tratar ciertos tumores cerebrales. En situaciones específicas, este se puede obtener de forma gratuita. Sin embargo, cuando los padres de Amparo aplicaron para recibir la pastilla, la respuesta que recibieron fue negativa debido a particularidades en el caso de su hija.

Entonces, a principios del mes de octubre, Tomás y Leticia decidieron recaudar fondos para financiar los tratamientos de Amparo. Desde que comenzaron, dicen haber recibido un apoyo abrumador. Muchos de los aportes vienen de Villa Mercedes, pero también han recibido apoyo de gente de toda la Argentina. Pese a esto, Leticia dice que todavía “falta muchísimo”. El dinero que están pidiendo les permitiría comprar el fármaco ONC201, que está siendo probado en países como Francia y Alemania y podría ayudar en el caso de Amparo.

Este tiene un alto precio de alrededor de 300 euros la pastilla. La familia también planea ir a México para que su hija reciba un tratamiento llamado Cytotron, sugerido por uno de los tíos de la menor. Aunque no es un tratamiento utilizado en la oncología convencional, existen testimonios como el de la corresponsal de Cadena 3, Barbara Anderson, quien asegura ayudó a su hijo con parálisis cerebral.

Los padres de Amparo se encuentran realizando entrevistas a medios de comunicación para dar a conocer su causa y recaudar fondos. Su alias en Mercado Pago, por el que reciben donaciones, es todosporamparo. La titular es Leticia Ines Gatti, CVU 0000003100043238620172, y CUIL 27275417616. “Recurrimos a esto por una cuestión de desesperación y la creencia de que algo se puede hacer siempre”, dice Leticia.

MG

Más Noticias

Noticias
Relacionadas