Declaró el hermano del jugador de Independiente preso por el femicidio de su novia: «Yo no la maté»

El hermano del futbolista de Independiente Ayrton Costa detenido por el femicidio de su pareja de 21 años se declaró inocente y quedó preso en una cárcel. «Yo no la maté», dijo esta mañana Carlos Costa (26) en su indagatoria ante el fiscal Jorge Saizar, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, quien le imputa el «homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y por la relación de pareja previa» de Agustina Belén Aguilar (21).

Agustina murió el domingo en la casa de Costa, en Bernal, partido de Quilmes. Primero se habló de una muerte provocada por el consumo de alcohol y drogas pero luego aparecieron indicios que alimentan la hipótesis de un femicidio.

Costa se declaró inocente, no respondió a las preguntas del fiscal y quedó a disposición del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). La Justicia le revocó la prisión domiciliaria que le habían concedido días antes de la muerte de Agustina. Es que el hermano del defensor de Independiente estaba preso en una causa por robo.

Costa seguirá con su detención en la cárcel de Florencio Varela, mientras el fiscal Saizar y el juez de Garantías 1 de Quilmes, Juan José Anglese, resuelven su situación procesal por el presunto femicidio de su pareja.

Costa fue detenido el martes por la tarde, en su casa de la calle Sargento Cabral 761, de Bernal. Hubo un operativo de la Policía Bonaerense en el lugar, donde se presentó un grupo de manifestantes para pedir justicia por Agustina.

En el operativo se secuestraron dos celulares, los cuales serán sometidos a peritajes en busca de elementos de permitan esclarecer cómo sucedieron los hechos, según informaron fuentes judiciales a Télam.

Aguilar era madre de dos hijos –de 3 y 5 años– y pareja de Carlos Costa, al que la Justicia había beneficiado con la prisión domiciliaria para que siguiera preso en su casa con una tobillera electrónica. A ese lugar se había ido a vivir Agustina ante la insistencia de Costa, a pesar de las advertencias de su familia para que no lo hiciera.

El domingo por la tarde, personal de la comisaría de Bernal se trasladó hasta la casa tras un llamado de alerta y se entrevistó con Costa, quien les explicó a los efectivos que se hallaban con su pareja ingiriendo «bebidas alcohólicas y cocaína», que ella «comenzó a convulsionar» y que él intentó reanimarla haciéndole maniobras de reanimación.

Costa presentaba a la altura del cuello marcas de rasguños, pero las justificó diciendo que se las produjo cuando intentaba reanimar a la joven.

Al lugar fue una ambulancia del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) local y los médicos constataron la muerte de la joven.

«Quisieron tapar todo»

Un jefe policial contó que durante el hecho había otras tres personas que se retiraron del lugar antes de que llegara la ambulancia. Además, la familia de la joven denunció que los hermanos Ayrton y Carlos Costa quisieron «tapar todo». De hecho fue el jugador de Independiente el que se comunicó con la Hermelinda, la mamá de Aguilar, para decirle que fuera a buscar a su hija porque estaba descompuesta.

En un primer momento, la causa fue caratulada como «averiguación de causales de muerte», a la espera de los resultados de la autopsia dispuesta por el fiscal Saizar.

De acuerdo con las fuentes judiciales, los resultados preliminares de la diligencia indicaron que la víctima murió de un «paro cardiorrespiratorio no traumático» y que presentaba una «insuficiencia cardíaca aguda» y una insuficiencia «respiratoria aguda».

Tampoco se detectaron lesiones de consideración; sin embargo, sí se observaron marcas internas en la zona del cuello que, para la fiscalía, podrían ser compatibles con un mecanismo de asfixia, aunque las conclusiones finales dependerán de los estudios histopatológicos, explicaron los voceros.

En función de estas marcas en el cuerpo de la víctima, el fiscal Saizar recaratuló la causa como «homicidio doblemente agravado» y pidió la detención del sospechoso.

En tanto, familiares de la víctima se manifestaron anoche frente a la casa de Costa en reclamo de justicia, quemaron neumáticos en la calle y realizaron pintadas en las paredes con la leyenda «asesino».

Durante protesta, Alejandro, tío de Agustina, dijo al canal de noticias Crónica TV: «Fue un asesinato, fue un femicidio. No hay otra cosa.»

MG

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Una auditoría sobre las empresas públicas reveló irregularidades: los detalles

Son datos que TN obtuvo en base a revisar...

Liga Profesional: Racing no le tuvo piedad al golpeado Tigre

Fue goleada en Victoria por la tercera fechaEn una...