Tras el escándalo en las PASO, definieron como será la doble votación en la Ciudad el 22 de octubre

Seguirán siendo concurrentes la nacional y la de jefe de Gobierno, pero cambia el sistema para el comicio local.

Luego del escándalo por las demoras en las elecciones porteñas primarias del 13 de agosto, los comicios generales del 22 de octubre seguirán siendo concurrentes pero cambiará el sistema para el comicio local.

Así lo confirmaron a Clarín fuentes judiciales y de la Ciudad. ¿Que cambiará? Que en lugar de la boleta única electrónica se utilizará la tradicional boleta de papel.

Esto quiere decir que ambas elecciones usarían el mismo sistema, pero por separado. En una se votarán presidente y vice, representantes para el Parlasur y diputados nacionales; y en el otro, jefe y vicejefe de Gobierno, legisladores porteños y comuneros.

«Si bien la ley dice que tiene que ser boleta única, electrónica o de papel, con un decreto se puede cambiar», explicaron fuentes de la Ciudad a este diario. ¿Por qué la aclaración? Porque apenas se supo que la elección porteña ya no usaría boleta única electrónica, ​desde la Ciudad habían informado que utilizarían boleta única de papel. Ahora otras fuentes porteñas aseguran que se harán ambos comicios con las boletas clásicas, pero separadas.

Demoras y denuncia​

El 13 de agosto hubo largas filas e inconvenientes en decenas de escuelas de la Ciudad. En el Gobierno porteño aducen básicamente dos razones: por un lado, se ausentaron autoridades de mesa y eso demoró el arranque de la apertura del proceso; por el otro, reconocen que «fallaron unas 250 máquinas» de la boleta electrónica.

«Algunas se pudieron arreglar relativamente rápido, otras se reemplazaron y en otras no hubo solución. Está claro que el problema, más que el sistema electrónico, fue la simultaneidad con el comicio nacional. Había presidentes de mesa que no estaban capacitados, y hasta que cada electora no terminaba con las dos votaciones, no hacía pasar a otro. Los que permitían que vayan votando dos a la vez se hizo más rápido», reconocieron a Clarín fuentes de la Ciudad.

No está claro aún qué pasará con el contrato de la empresa que proveyó el servicio. «A nivel contractual, si bien hubo fallas, representó menos del 1% del sistema. El problema fue la doble votación«, insistieron en la Ciudad. De hecho, el escrutinio porteño estuvo pasadas las 21, antes que el nacional. 

Largas filas en la última votación en la Ciudad de Buenos Aires por el sistema de boleta electrónica. Foto Martín Bonetto.

Largas filas en la última votación en la Ciudad de Buenos Aires por el sistema de boleta electrónica. Foto Martín Bonetto.

Esto generó que mucha gente tardara horas en votar y muchos directamente se iban sin hacerlo, según se pudo ver en redes y reconocen en la Ciudad.

Por eso, la jueza con competencia electoral en el distrito, Maria Servini, presentó denuncias y decidió que para este comicio general se cambiara el sistema local. «La idea es que haya un biombo, como ahora. Que de un lado estén las boletas porteñas, del otro las nacionales, y en el medio no haya nada», adelantaron a Clarín fuentes judiciales.

No tenían claro en la Justicia, hasta este lunes, si cada elector pasaría con los dos sobres a la vez o cómo se hará ese proceso, ya que siguen siendo dos comicios por separado. En la Ciudad aseguraron que habrá «un sobre y una sola urna para que use cada elector«.

Sin efecto arrastre

Con esta decisión, se mantienen separados los comicios, por lo que no habrá efecto arrastre de los candidatos presidenciales, que es lo que buscó Larreta cuando hizo esta particular convocatoria. Por su acuerdo con los radicales, no quería verse en la incomodidad de tener que decidir a qué candidato acompañar. 

Se trata de uno de los puntos neurales de la pelea del jefe de Gobierno con Mauricio Macri, que impulsaba (e impulsa) a su primo Jorge para continuar con la dinastía porteña del PRO.

En las PASO locales, Juntos por el Cambio sacó unos 55 puntos entre Jorge Macri y Martín Lousteau. El primo del ex presidente ganó la interna pero por un margen mucho más acotado a lo esperado.

Por eso, si bien es el principal favorito a suceder a Larreta, hay expectativa por lo que harán los votantes de Lousteau, que orillo el 26 por ciento. Sobre todo después de que Jorge Macri eligiera como candidata a vicejefa a Clara Muzzio, una funcionaria porteña. Es decir, no hubo gesto para los radicales derrotados.

Como segunda fuerza quedó Unión por la Patria. Con su único postulante, Leandro Santoro, apenas superó los 22 puntos.

Tercero, y sin poder beneficiarse con el arrastre de Javier Milei, quedó el libertario Ramiro Marra, con unos 12 puntos.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas