Abierto de Pato: en medio de la fiebre argentina por el Mundial, el deporte nacional definió a su campeón

San Patricio volvió a quedarse con el título tras derrotar a Los Montes, el mismo rival del año pasado. Se jugó en el campo de Polo de Palermo. 08/12/2022 20:33 Clarín.com Deportes Actualizado al 08/12/2022 20:33 No importa el Mundial ni las noticias que llegan de Qatar, en Palermo la pelota tiene manija y San…

abierto-de-pato:-en-medio-de-la-fiebre-argentina-por-el-mundial,-el-deporte-nacional-definio-a-su-campeon

San Patricio volvió a quedarse con el título tras derrotar a Los Montes, el mismo rival del año pasado. Se jugó en el campo de Polo de Palermo.

08/12/2022 20:33

  • Clarín.com
  • Deportes

Actualizado al 08/12/2022 20:33

No importa el Mundial ni las noticias que llegan de Qatar, en Palermo la pelota tiene manija y San Patricio volvió a consagrarse en el Abierto Argentino de Pato. Le ganó a Los Montes por 19 a 8 en la que fue la reedición de la final del año pasado, aunque en esa ocasión el resultado fue más ajustado. El final con invasión de campo, humo con los colores verde y amarillo del ganador y banderas, fue puro festejo.

De estricto pantalón blanco de montar, botas de cañas alta y las camisas con los colores del campo al que representan, los mismos finalistas de la final del año pasado -fue 15-14, entonces- se dieron cita en 2022. Los Montes y San Patricio –que retuvo el título- animaron la fiesta en el Campo de Polo, que ya había tenido la definición por el tercer y cuarto puesto, que quedaron en manos de La Tribu y El Relincho, respectivamente.

Menos popular que el polo, la práctica del pato se sostiene con un certamen anual que confluye en el predio de Palermo con la tribuna “Coronel Enrique Padilla” colmada para conocer al ganador del Pato de Plata, que disputan los mejores equipos de la temporada y que representan a la élite de la disciplina.

Una de las pocas que no entraron: San Patricio fue superior. Foto: Rafael Mario Quinteros

Es La Triple Corona, compuesta por las copas Capital Nacional del Pato –se jugó entre el 10 y 12 de noviembre en General Las Heras-, El Recuerdo -del 17 al 20 de noviembre en el Campo Argentino de Pato- y el tradicional Abierto Argentino de Pato, comenzó el 25 de noviembre y culminó en la tarde del jueves.

Nada quedó de la práctica con que los gauchos competían con un pato muerto –por eso el nombre- envuelto en una bolsa de cuero con cuatro manijas. Los primeros registros de esta actividad que le debe su nombre al animal que –involuntariamente- cambiaba de manos, datan de 1610: las fiestas de beatificación de San Ignacio de Loyola tuvieron el primer encuentro documentado. 

La final del jueves del Campeonato Abierto Argentino de Pato fue la número 80 de una tradición tan centenaria como de nula en popularidad. Un campeón nacional puede salir a la calle sin que absolutamente nadie le pida un autógrafo. De todos modos, la actividad fue declarada en 1953 “Deporte Nacional Argentino” por un decreto firmado por el presidente Juan Domingo Perón y 64 años después, en 2017, el Congreso Nacional lo convirtió en ley y “patrimonio de todos los argentinos”.

La final

Así lo festejó Tomas Healy tras la finalización del encuentro. Foto: Rafael Mario Quinteros

Los cuatro de San Patricio fueron Nicolás Taberna (10 de handicap), Juan Storni (8), Facundo Taberna (10) y Tomas Healy (7). El cuarteto de Los Montes alineó a Ariel Tapia (10), Narciso Diaz (6), Marcelo Parodi (8) y Juan Ignacio Lanfranco (9).

La progresión fue 0-0, 4-0, 8-2, 10-3, 13-5, 16-7, 19-8 y el máximo anotador fue Storni con el dorsal número dos y autor de 11 de los 19 tantos con que San Patricio se impuso. Para Los Montes, fue Tapia con cinco.

Con auspiciantes de compañías de agroquímicos y otros insumos rurales, aseguradoras y, entre otros, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la final contó con transmisión profesional de ESPN. Así, este deporte amateur se hizo un espacio en la agenda deportiva que parece tener únicamente al fútbol en su temario.

Festejo de los seguidores de San Patricio. Foto: Rafael Mario Quinteros