Rogelio Funes Mori, el argentino que eligió jugar para México y puede condenar a la Selección que lo formó

Hay tres futbolistas argentinos en el Mundial de Qatar que no forman parte del plantel de la Selección de Lionel Scaloni. Solo uno de ellos podría enfrentarla y complicar sus planes en Doha, este sábado, cuando Argentina choque con México en el estadio Lusail, la misma sede donde el equipo capitaneado por Lionel Messi cayó sorpresivamente…

rogelio-funes-mori,-el-argentino-que-eligio-jugar-para-mexico-y-puede-condenar-a-la-seleccion-que-lo-formo

Hay tres futbolistas argentinos en el Mundial de Qatar que no forman parte del plantel de la Selección de Lionel Scaloni. Solo uno de ellos podría enfrentarla y complicar sus planes en Doha, este sábado, cuando Argentina choque con México en el estadio Lusail, la misma sede donde el equipo capitaneado por Lionel Messi cayó sorpresivamente con Arabia Saudita. Se trata de Rogelio Gabriel Funes Mori.

Voy a dar la vida por México, porque me está dando una oportunidad muy importante de seguir creciendo. Creo que México me ha dado todo en mi carrera futbolística, lo mejor que me ha pasado es aquí. Poder representar a México para mí es la oportunidad de devolverle algo de lo que me ha dado este país”, anunció quien no tuvo minutos en el debut frente a Polonia.

Pese a su enorme trayectoria en Monterrey, donde es el goleador histórico del club con 139 tantos, y su reciente ciudadanía -obtenida hace un año y medio-, su convocatoria al elenco mexicano fue muy resistida, porque los hinchas recordaban su paso por las selecciones argentinas hace una década.

Además, su presencia era criticada porque en la última temporada el mendocino tuvo poca actividad en la Liga MX a causa de las lesiones. Eso provocó también las críticas hacia su compatriota Gerardo Martino, el entrenador del Tri, por incluirlo en la lista de 26 y dejar afuera a Santiago Giménez, también nacido en Argentina pero de mejor actualidad en el Feyenoord de los Países Bajos.

La banca, claro, la encontró en su familia, especialmente en su mellizo Ramiro, quien estuvo a un paso de participar del Mundial de Rusia con Argentina pero quedó afuera a último momento de la convocatoria de Jorge Sampaoli y ahora ve cómo su hermano se convierte en el tercer argentino en disputar un Mundial para México, junto a Guillermo Franco -convocado para 2006 y 2010- y Gabriel Caballero, quien disputó el Mundial 2002.

Se ha hablado mucho, pero él se merece estar en la Selección de México. Es el goleador histórico de Monterrey, ha demostrado lo que es durante todos estos años que ha estado acá en la liga mexicana”, expresó el defensor en las últimas horas. Y agregó, con el corazón dividido: “Estoy con muchas sensaciones juntas, por mi hermano y la Selección de Argentina. Ojalá que le vaya bien, y a mi hermano también”.

Inmigrante ilegal en Estados Unidos y ganador de un reality show

Los mellizos Ramiro y Rogelio Funes Mori, juntos en River.

Rogelio Funes Mori nació en Mendoza el 5 de marzo de 1991. Pero a los diez años su familia -como tantas otras en Argentina en plena crisis económica y social de 2001- tomó la decisión de buscar otro rumbo en un nuevo país y eligió Estados Unidos, un lugar al que llegaron como inmigrantes ilegales.

El primero en mudarse fue su padre, Miguel, que había perdido su trabajo en YPF y se instaló en Atlanta, donde se aseguró un empleo antes de que su mujer y sus hijos viajaran. El primer intento, sin embargo, no salió cómo lo esperaban: al intentar entrar como turistas, los deportaron. Seis meses después eligieron Miami como destino y allí las autoridades sí creyeron ese relato y les permitieron el ingreso.

Sin visa ni residencia, los Funes Mori vivieron como ilegales en Estados Unidos. El padre limpió oficinas, primero, y luego montó un taller mecánico, mientras que la madre, Silvana, fue empleada de un local de comidas rápidas. Los mellizos Ramiro y Rogelio solo querían jugar a la pelota y la oportunidad se las dio un reality show.

El programa se emitía en Univisión, la cadena latina más importante en Estados Unidos, y había convocado a más de cinco mil jóvenes ilusionados con convertirse en futbolistas del FC Dallas.

Los dos quedaron entre los cinco finalistas y ganaron el premio de integrar el primer equipo pero al llegar al club descubrieron que no era así, que solo habían conseguido un lugar en el equipo de Reserva y que eso estaba lejos de convertirlos en jugadores profesionales en una MLS en pleno desarrollo.

Del sueño de River a los cantos en contra y el descenso a la B

Rogelio Funes Mori festeja su gol contra Tigre el 8 de agosto de 2010. Foto REUTERS/Marcos Brindicci

En uno de esos entrenamientos en Dallas, el cazatalentos chileno Jorge Alvial vio a los mellizos Funes Mori y les consiguió una prueba en el Chelsea de Inglaterra. Pero entonces se les presentó una disyuntiva: si se iban a Londres, no podrían volver con sus padres a Estados Unidos porque habían permanecido varios años como ilegales. Entonces, desistieron de esa opción y tomaron la de volver a la Argentina, donde un día consiguieron una oportunidad en River, el club que finalmente los recibió y donde debutaron.

Instalados en la pensión de Núñez, el primero en destacarse en las inferiores fue el delantero. Rogelio jugó su primer partido contra Vélez en el Apertura de 2009. Pero el momento futbolístico que atravesaba River no lo ayudó a progresar paulatinamente y las críticas se instalaron cuando pasó 14 partidos sin hacer un gol y lo acompañaron hasta que se fue del club.

Antes de ese momento, que ocurrió en agosto de 2013 al ser transferido al Benfica, Rogelio Funes Mori jugó el partido de ida de la promoción contra Belgrano, afrontó el descenso en 2011 y se quedó en el club para jugar en la B y ascender a Primera un año después. Aunque hizo un gol contra Boca Unidos en la recta final y asistió dos veces a David Trezeguet en el partido contra Almirante Brown, su bajo porcentaje de gol (22 en 106 partidos) hizo que la relación con el hincha terminara de romperse.

Incluso, el Grupo Fiesta creó antes de su despedida de River el tema “Himno a Funes Mori”, que en el estribillo decía “de pronto la pelota llega sin avisar, él está posicionado para rematar, toda la hinchada está gritando el gol… y Funes Mori lo erró.

En diálogo con La Página Millonaria, el mendocino reconoció: “Cambiaría la época en la que me tocó jugar. En ese momento sentía que jugaba bien, pero que no podía hacer goles. Ahora siento que –con la experiencia que he adquirido–, hago goles. Estoy más maduro, mejoré en algunos aspectos. En ese momento era joven y quería jugar. Para un joven se sienten esas presiones. Me gustaría tener revancha en River”.

Un trotamundos hasta encontrar su hogar en México

Pese a que se quedó en el club para verlo ascender, Ramón Díaz decidió separarlo del plantel cuando se hizo cargo del equipo entonces conducido por Matías Almeyda. Rogelio fue transferido al Benfica de Portugal, donde inmediatamente bajó al Benfica B.

Tras una temporada allí, fue cedido al Eskisherispor de Turquía, donde consiguió la continuidad que atrajo al entrenador argentino Antonio Mohamed, entonces DT del Monterrey de México.

Fue en los Rayados, lugar al que llegó en julio de 2015, donde pudo demostrar su potencial y alcanzar su mejor versión, con más de 100 goles para transformarse en el máximo goleador de la historia del club al destronar al chileno Humberto Suazo (121 tantos).

Rogelio Funes Mori besa el escudo de Monterrey frente al Atlético San Luis, en el reciente torneo Apertura 2022 de la Liga MX. Foto EFE/Víctor Cruz

Pero ni su rendimiento individual ni los títulos que allí logró -dos Copas de México, un campeonato de Primera División y dos Ligas de Campeones- le otorgaron la aprobación de la opinión pública, que no quería que Rogelio Funes Mori jugara en la selección mexicana, pese a que él mismo había expresado su deseo antes de que Gerardo Martino lo convocara en 2021 y ahora decidiera incluirlo entre los convocados en el Mundial de Qatar.

“Me encantaría jugar en el seleccionado mexicano. Estoy agradecido a este país y a su gente, que me tratan con tanto cariño. Llevo casi cuatro años aquí, en México, jugando y si me llaman voy de cabeza“, había anticipado el delantero en enero de 2019.

Dos años después, cuando recibió su certificado de nacionalidad mexicana, escribió en sus redes sociales: “Les quiero compartir con enorme orgullo que ya soy Mexicano. Siento amor, respeto y agradecimiento por este gran país y por su gente. ¡Estoy muy feliz!”. Poco después, la FIFA aprobó su cambio de federación.

“No es mexicano”: las críticas por su pasado en la Selección Argentina

Rogelio Gabriel Funes Mori en el Sudamericano Sub 20 de Perú en 2011. Foto AFP PHOTO/Cris BOURONCLE

El 3 julio de 2021, en el 4-0 frente a Nigeria, Rogelio Funes Mori metió un gol y hasta cantó el himno para un estreno inolvidable con la selección de México. Pero una década antes, el delantero mendocino había cultivado una trayectoria en el seleccionado argentino, especialmente en las divisiones juveniles.

En la Mayor había jugado un amistoso en 2012, cuando el técnico era Alejandro Sabella. Fue contra Brasil y Rogelio jugó apenas 14 minutos. Pero el problema con la FIFA no estaba en ese duelo sino en los seis que había disputado con la Sub 20 en el Sudamericano de Perú un año antes, que sí contaban como competición oficial de la Conmebol y en el que había convertido dos goles.

Entonces, para poder hacer el cambio, el goleador necesitó renunciar a la Asociación de Fútbol Argentina, enviar la solicitud de la Federación Mexicana de Futbol y solicitar la aprobación de la Comisión del Estatuto del jugador de FIFA, que llegó el 16 de junio de 2021. “La Comisión del Estatuto del Jugador de la FIFA ha aprobado hoy el siguiente cambio de asociación. Rogelio Gabriel Funes Mori puede representar a México con efecto inmediato”, informaron desde la entidad máxima a nivel mundial.

De esa forma, Tata Martino pudo convocarlo al amistoso con Nigeria y, posteriormente, incluirlo en la lista de buena fe para la Copa de Oro, el primer torneo oficial del mendocino con la selección mexicana.

Un sueño para mí poder debutar con la Selección de México. Hay que ver para adelante ya que hemos trabajado bien y eso se reflejó en la cancha. Hubo mucho nerviosismo, un poco de ansiedad por todo, pero con esta clase de jugadores, con los chicos, con la gente que me trata muy bien, todo se hizo más fácil”, dijo Funes Mori a la cadena TUDN al hablar sobre ese 4-0 a Nigeria en el que él se demoró solo tres minutos y 35 segundos en aportar su gol, el segundo de México.

Un año y medio después, participa de su primer Mundial y podría hacer su estreno contra, justamente, la Selección en la que se formó.