La despiadada crítica del brasileño Zico sobre Messi: “Le falta liderazgo para ser capitán”

La Selección Argentina sufrió una de las derrotas más duras de su historia el pasado martes cuando cayó 2-1 ante Arabia Saudita, en el debut del Mundial de Qatar. Con este resultado inesperado, el equipo de Scaloni quedó último en el Grupo C, que completan México y Polonia. Tras el golpe, en la intimidad del…

la-despiadada-critica-del-brasileno-zico-sobre-messi:-“le-falta-liderazgo-para-ser-capitan”

La Selección Argentina sufrió una de las derrotas más duras de su historia el pasado martes cuando cayó 2-1 ante Arabia Saudita, en el debut del Mundial de Qatar. Con este resultado inesperado, el equipo de Scaloni quedó último en el Grupo C, que completan México y Polonia. Tras el golpe, en la intimidad del plantel solo piensan en dar vuelta la historia. Pero en el mundo se habla de la Albiceleste, y de Lionel Messi. Entre todas las críticas, hizo ruido una proveniente del brasileño Arthur Antunes Coimbra, más conocido como Zico.

El ex 10, gloria de la Selección de Brasil y de Flamengo en los años 80, llamado “el Pelé blanco” y viejo socio y amigo de Diego Maradona, se sacó el cassette para opinar sobre Leo. En una entrevista con Lance, el también entrenador cuestionó la poca reacción de Messi en los momentos adversos, especialmente por su condición de capitán del equipo.

“Él es así. Argentina puede estar ganando 4-0, perdiendo 2-1, 6-0 y él seguirá haciendo su juego, no se va a desviar de su camino. No llamará a nadie, no le gritará a nadie. Es un capitán que no habla con nadie, no le sale. En ese momento es cuando el máximo representante de un equipo tiene que ponerse el balón bajo el brazo. Creo que le falta liderazgo. Lleva la cinta de capitán solo porque es Messi, ¿o no?”, disparó Zico, con 71 partidos y 48 goles en la Selección de Brasil entre los años 1976 y 1986.

Agosto de 1979. Zico, de Brasil, junto a Diego Maradona. Foto: Masahide Tomikoshi.

Y agregó, en su breve pero picante comentario sobre el rosarino: “Cuando yo era capitán de mi equipo, tenía casi 30 años y ya tenía cierto control en los demás jugadores. Tenés que unirte, retar al compañero. Y no es la característica de Messi. Recuerdo un partido del Barcelona donde le perdían por cuatro contra el Liverpool y quedaron eliminados”.

Zico, de 69 años, disputó tres mundiales con la Selección de Brasil, 1978, 1982 y 1986. Este último es recordado por la eliminación de la Canarinha en cuartos de final, en uno de los mejores partidos de la historia de los Mundiales. Fue triunfo de Francia por penales pero Zico había tenido la chance de definirlo en el alargue, cuando falló un tiro desde los doce pasos. Y tras esa jugada, el ex futbolista se convirtió en el símbolo de una generación brasileña huérfana de títulos mundiales.

Argentina ante México, una final

Después de la derrota ante Arabia Saudita, Argentina se encuentra ante un primer ‘match point’ en contra: una derrota ante México en la segunda jornada del grupo C, el sábado en Lusail, dejaría a Lionel Messi eliminado en el que posiblemente es su último Mundial.

La noche se presenta con tintes dramáticos en este pulso latinoamericano, ya que México empató sin goles ante Polonia y suma un punto, por lo que una derrota le dejaría en una situación muy delicada antes de la tercera y decisiva fecha.

El partido promete por lo tanto grandes emociones y los protagonistas son conscientes de lo que está en juego.

“Tranquilidad. Es un golpe muy duro, una derrota que duele, pero tenemos que seguir confiando en nosotros. Este grupo no les va a dejar tirados. Vamos a intentar ganar a México”, prometió Messi a los hinchas justo después del batacazo por 2-1 ante los sauditas, en el mismo estadio de Lusail donde jugará el sábado.

Lionel Scaloni, también reafirmó su confianza en el plantel albiceleste desplazado a Doha.

“No queda otra que levantarse, no hay otra lectura, nos vamos a levantar, seguir cabeza arriba y ganar los dos partidos”, afirmó, consciente de que Argentina sigue dependiendo de sí misma y de que ganar a México y Polonia es sinónimo de presencia en octavos de final.

Argentina vio cortada el martes su racha de 36 partidos seguidos sin perder, quedando a uno de igualar el récord mundial de la Italia de Roberto Mancini, pero la sombra de una eventual eliminación a las primeras de cambio eclipsaba cualquier circunstancia.

Los precedentes históricos en Mundiales son esperanzadores para Argentina, que ha cruzado sus caminos con México en tres ocasiones anteriormente en Mundiales y siempre salió victoriosa: 6-3 en la primera edición, la de Uruguay-1930, y en dos ocasiones en una época más reciente, en los octavos de final de Alemania-2006 (2-1) y de Sudáfrica-2010 (3-1).

En esos dos últimos estuvo en el campo Messi y en el de 2006 jugó incluso Scaloni, en el que fue su único partido como futbolista en un Mundial.

Pero México tiene la costumbre de superar las fases de grupos de los Mundiales, aunque luego se estrelle sistemáticamente en los octavos, la ronda en la que se despidió en sus siete últimas participaciones.

La fórmula ‘anti-Messi’ de los aztecas para el partido del sábado ha sido elaborado por un alquimista que conoce bien al astro del París Saint-Germain, el también rosarino Gerardo Martino, que dirigió al 10 durante una temporada en el Barcelona (2013-2014) y dos en la Albiceleste (2014-2016).

“El resultado de hoy no cambia lo que tenemos planteado contra Argentina. Ahora serán dos finales para cada uno de los integrantes del grupo”, afirmó el ‘Tata’ Martino después del empate contra los polacos.

La imagen de México fue positiva en ese partido, pese a no ganar, aunque hay un punto que preocupa a Martino y a los aficionados, la falta de gol, que puede ser especialmente preocupante ante la solidez argentina.

Henry Martín fue el elegido para actuar de 9 titular ante Polonia, aunque mediada la segunda mitad dejó su lugar a Raúl Jiménez, falto de ritmo competitivo por la pubalgia de los últimos meses.

Otra opción ofensiva para el partido es Rogelio Funes Mori, que podría medirse a su país de nacimiento, Argentina, en cuya selección fue internacional su hermano mellizo Ramiro.

La falta de gol del Tri en la ‘era Martino’ es un problema que viene de hace tiempo y un motivo de preocupación para no tener que apostarlo todo a la inspiración del emblemático arquero Guillermo Ochoa, héroe en el primer partido al detener un penal a Robert Lewandowski.

Con información de AFP