Richarlison, el elegido de Tite que pagó con goles: de la lesión que casi lo deja sin Mundial a la práctica en la que anticipó su pirueta

El delantero del Tottenham, 30 días antes de Qatar 2022, sufrió un problema muscular que lo hizo llorar delante de las cámaras. Le ganó la pulseada a otras estrellas y metió un doblete en el triunfo contra Serbia. 24/11/2022 19:58 Clarín.com Deportes Actualizado al 24/11/2022 19:58 Neymar, Vinicius Jr., Gabriel Jesús, Rodrygo, Antony, Pedro, Gabriel…

richarlison,-el-elegido-de-tite-que-pago-con-goles:-de-la-lesion-que-casi-lo-deja-sin-mundial-a-la-practica-en-la-que-anticipo-su-pirueta

El delantero del Tottenham, 30 días antes de Qatar 2022, sufrió un problema muscular que lo hizo llorar delante de las cámaras. Le ganó la pulseada a otras estrellas y metió un doblete en el triunfo contra Serbia.

24/11/2022 19:58

  • Clarín.com
  • Deportes

Actualizado al 24/11/2022 19:58

Neymar, Vinicius Jr., Gabriel Jesús, Rodrygo, Antony, Pedro, Gabriel Martinelli. A Tite le sobran posibilidades para diagramar la ofensiva de uno de los principales candidatos a quedarse con el trofeo en Qatar. De semejante abanico de recursos el entrenador brasileño eligió depositar su confianza en Richarlison para ocupar el centro del ataque. Y el jugador de Tottenham le pagó esa determinación con dos tantos ante Serbia en el estreno de la Verdeamarela en la Copa del Mundo.

Una definición de número nueve, recogiendo el balón en el área chica y empujándolo a la red tras un remate de Vinicius repelido por el arquero Vanja Milinkovic-Savic, y un prodigio acrobático que ya se perfila como el mejor gol de la primera fecha del torneo transformaron en el héroe de la noche en el estadio de Lusail al futbolista nacido hace 25 años en Nova Venécia, un municipio de 50.000 habitantes ubicado en el noroeste del estado de Espírito Santo.

La presencia de Pombo (Paloma) en el ataque brasileño ya no es una sorpresa, puesto que desde hace tiempo es uno de los preferidos de Tite, el técnico que lo hizo debutar en el seleccionado el 8 de septiembre de 2018, en una victoria 2 a 0 sobre Estados Unidos en un amistoso disputado en Nueva Jersey. Ese día ingresó por Roberto Firmino a 15 minutos del final. “Nos impresionó desde el primer minuto sobre el césped”, contó el DT. Desde entonces, disputó 39 encuentros y, con el doblete frente a Serbia, lleva 19 goles, además de haber dado 7 asistencias.

Si algo puso en duda el viaje del delantero a Qatar no fue su rendimiento, sino una lesión en los gemelos de la pierna izquierda sufrida el 15 de octubre en un duelo entre Tottenham, el club al que llegó desde Everton en julio a cambio de 60 millones de euros, y su exequipo por la Premier League. A tan poco del inicio de la Copa del Mundo, los corazones se paralizaron entonces. Verlo salir con muletas y llorando no aportó calma, más bien todo lo contrario. Sin embargo, unas horas después llegó la señal de alivio. “Gracias a Dios fue solo un gran susto. Dos semanas y estaré de regreso”, avisó el protagonista.

Tres semanas después, recibió en Londres la confirmación de que disputaría por primera vez un Mundial. La alegría lo desbordó, tal como pudo verse en un video que difundió la Confederación Brasileña de Fútbol. A 9.000 kilómetros, también lo festejaron sus afectos: hermanos, primos, sobrinos, tíos y amigos se reunieron en la casa de su abuela Sebastiana en Nova Venécia, para escuchar a Tite decir el nombre del hijo pródigo de la ciudad. La citación lo convirtió en el cuarto futbolista nacido en Espírito Santo en disputar una Copa del Mundo después de Fontana (1970), Carlos Germano (1998) y Maxwell (2014).

El jugador de Tottenham y sus compañeros llegaron a Qatar señalados como favoritos para alzar el trofeo. Ante ello han actuado de manera dispar. Neymar publicó hace unos días en su cuenta de Instagram una foto en la cual había agregado una estrella a las cinco que incluye la indumentaria oficial (una por cada Mundial ganado), lo que fue interpretado por algunos como un acto de pedantería. “No somos arrogantes, somos soñadores. Soñamos con esa sexta estrella y queremos conseguirla”, lo defendió Richarlison.

Richarlison juega con un grupo de niñas durante un entrenamiento de Brasil en Doha. Foto: Amanda Perobelli.

Al momento de analizar esa condición de candidatos que se les atribuye, Pombo no esquivó el bulto, aunque optó por la moderación. “Hay muchos buenos equipos, pero nosotros somos Brasil. Tenemos mucha historia, nunca nos hemos perdido una Copa del Mundo y vamos a Catar para honrar la camiseta”, afirmó el sábado.

Tres días antes, en una sesión de entrenamiento del plantel brasileño en Turín (donde hizo la última parte del acondicionamiento antes de viajar a Qatar), Richarlison había sorprendido en una práctica de definición con una tijera a pura plasticidad. Pero una cosa es hacerlo en una relajada sesión de preparación y otra muy distinta es lograrlo en un encuentro de una Copa del Mundo. El nueve en quien confió Tite lo intentó el jueves frente a Serbia. Y lo consiguió.