El furor por Leo Messi en Miami rompió el protocolo de la Selección y la gente pudo entrar a la práctica

No estaba planeado. La práctica en la extremadamente húmeda tarde de Miami iba a ser cerrada para el público, tal como venían siendo en lo que va de esta gira por Miami. Estaba estipulado que la prensa iba a poder tomar imágenes apenas por 15 minutos en el estadio del Inter. Sin embargo, los planes…

el-furor-por-leo-messi-en-miami-rompio-el-protocolo-de-la-seleccion-y-la-gente-pudo-entrar-a-la-practica

No estaba planeado. La práctica en la extremadamente húmeda tarde de Miami iba a ser cerrada para el público, tal como venían siendo en lo que va de esta gira por Miami. Estaba estipulado que la prensa iba a poder tomar imágenes apenas por 15 minutos en el estadio del Inter. Sin embargo, los planes y todo el protocolo de la seguridad del conjunto nacional debió modificarse debido a la gran demanda de gente que se juntó en las afueras de la cancha. Y los hinchas argentino pudieron vivir el último entrenamiento de Lionel Messi y compañía ante del partido de este viernes ante Honduras.

El furor por el 10 rosarino lo hizo posible. Desde que la Selección llegó aquí, a la ciudad norteamericana del sol, los fanáticos se fueron juntando cada vez en mayor número en los ensayos, siempre a puertas cerradas, del equipo comandado por Lionel Scaloni. Y en la tarde de este jueves, la expectativa superó todos lo preestablecido.

La última sesión de preparación para el primer duelo amistoso de esta gira previa al Mundial de Qatar 2022 se llevó a cabo en el coqueto estadio del Inter de Miami, club en el que se desempeña Gonzalo Higuaín, quien en estos días se cruzó y saludó a sus excompañeros de Selección.

Los hinchas en el estadio de Inter. (Juano Tesone, enviado especial)

Los hinchas, en su mayoría argentinos residentes en los Estados Unidos, pero también algunos de paso y otros de nacionalidades centroamericanas, fueron llegando de a poco a la puerta. Cada vez las rejas se veían más colmadas de gente. Grupos de amigos, familias, parejas. Chicos y grandes esperando ver a Messi y al resto de las figuras de La Scaloneta.

Esta difícil la misión. Es que la seguridad local es muy estricta y mantiene blindado al plantel albiceleste con un operativo sin fallas ni filtraciones. En estos días la gente no pudo sentirles ni el olor a los futbolistas que van del Hotel Le Meridien de Fort Lauderdale al predio del Inter y viceversa y nada más.

Enzo Fernández y Lionel Scaloni, en la práctica de la Selección. (Juano Tesone, enviado especial)

Pero la seguridad del plantel, en conjunto con la delegación, decidieron hacerle un guiño a los simpatizantes y devolverles un poco de todo el afecto brindado. Entonces los planes se cambiaron: las puertas, de pronto, se abrieron. Y la gente pudo ingresar de a tandas, siempre con un estricto control en el ingreso y custodiados por el personal de seguridad local.

Así, todos los presentes, con celular en mano, pudieron sentarse en la platea oeste de la cancha y ver entrenar al mejor jugador del mundo junto a sus compañeros de Selección. Y ellos, los futbolistas, se cargaron de esa energía positiva que irradia el afecto de los fanáticos, tan necesaria en la previa a una cita mundialista.

Mientras la gente se deleitaba con los movimientos del astro rosarino, el entrenador probó con una alineación con cinco defensores: Dibu Martínez; Gonzalo Montiel, Germán Pezzella, Lisandro Martínez, Facundo Medina, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Gio Lo Celso; Leo Messi y Joaquín Correa.

La sorpresa del elenco nacional le cumplió el sueño a decenas de pequeños que vieron de cerca a los cracks argentinos de la pelota. Claro que había padres más emocionados que los propios chicos que no paraban de filmar absolutamente todo.

Los jugadores de la Selección Argentina en plena práctica en el estadio del Inter Miami. (Juano Tesone, enviado especial)

Cantos, aplausos, ovaciones. En Miami, entre algunos nubarrones cargados de lluvia y ratos de sol radiante, la tarde fue perfecta para la Selección argentina.

Miami, Estados Unidos. Enviado especial.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA