“Amsterdam Rainbow Dress”: el vestido arcoiris que viaja por el mundo para mostrar la lucha por los derechos LGBTIQ+

En el marco de la Conferencia Mundial de la Coalición por la Igualdad de Derechos (ERC) en Argentina, la Embajada de los Países Bajos presentó el “Amsterdam Rainbow Dress”, el vestido arcoiris que es una obra de arte viva porque puede ir cambiando y, a la vez, un reclamo político social.El vestido de 15 metros y…

“amsterdam-rainbow-dress”:-el-vestido-arcoiris-que-viaja-por-el-mundo-para-mostrar-la-lucha-por-los-derechos-lgbtiq+

En el marco de la Conferencia Mundial de la Coalición por la Igualdad de Derechos (ERC) en Argentina, la Embajada de los Países Bajos presentó el “Amsterdam Rainbow Dress”, el vestido arcoiris que es una obra de arte viva porque puede ir cambiando y, a la vez, un reclamo político social.

El vestido de 15 metros y esta confeccionado por todas las banderas de países donde ser LGBTIQ+ es ilegal, bajo pena de prisión, tortura o muerte. Cuando un país representado adopta una legislación inclusiva, la bandera es reemplazada por una bandera de Arco Iris. 

Florencia de la V fue la elegida en Argentina para lucir el vestido que ya han usado otras personas referentes de lucha por los derechos inclusivos en otros países del mundo. Así, posó con el vestido en lugares icónicos de Buenos Aires, como el Teatro Colón, las escalinatas de la Universidad de Derecho de la UBA y Caminito, en su primera exhibición en Latinoamérica.

El Vestido arcoiris tiene 71 banderas de países que no respetan los derechos de personas LGBTIQ+

El “Amsterdam Rainbow Dress” ya viajó por Toronto, Ottawa, Berlín, San Francisco, Malmo, Madrid, Atenas, Seúl, Bruselas, Johannesburgo, Maputo, Varsovia, entre otras ciudades. A cada ciudad que llega se realizan exposiciones y sesiones de fotos emblemáticas, difundiendo su misión de generar atención y conciencia sobre la posición de las personas LGBTI+ para ayudar a mejorar su situación, combatir la discriminación y promover la conciencia general sobre la legislación anti-LGBTI.

Flor y el vestido arcoiris en Caminito

La Coalición por la Igualdad de Derechos es un organismo intergubernamental que cuenta con 42 Estados miembros y se fundó en 2016 en la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos de las Personas LGTBI. Bajo el liderazgo actual de Argentina y el Reino Unido, la Conferencia Mundial se realiza este jueves y viernes en Buenos Aires para fomentar el avance de los derechos humanos de las personas LGBTIQ+ y el desarrollo inclusivo.

El Vestido arcoiris en los lugares más emblemáticos de Buenos Aires.

“Argentina es uno de los países más progresistas”

​”Es maravilloso que Argentina esté comprometida con la igualdad de derechos de personas LGBTIQ+, tanto a nivel nacional como internacional. Es uno de los países más progresistas, incluso de la Región, en materia de legislación inclusiva“, dijo en la presentación Bahía Tahzib-Lie, embajadora holandesa de Derechos Humanos.

Y citó: “Fue el primer país de América Latina en legalizar el matrimonio entre personas del mismo género, tiene una ley de identidad de género, que permite a cualquier persona cambiar el género y el nombre en su documento y certificado de nacimiento a través de un procedimiento administrativo simple, y desde el año pasado posee una ley para el cupo laboral en dependencias del Estado para personas trans. Felicitamos a Argentina por asumir este importante papel pionero e inspirar a otros países a seguir su ejemplo”. 

“Necesitamos elaborar estrategias sobre cómo enfrentar el movimiento global antigénero y anti LGBTIQ+. Es alarmante que la igualdad de derechos de las personas LGBTIQ+ esté siendo atacada en muchos países. Una de las misiones de la Coalición de Igualdad de Derechos es trabajar en la despenalización de la orientación sexual, la identidad de género y la expresión de género”, agregó.

“Crear conciencia”

“Todavía, un tercio de los países del mundo tienen legislaciones anti LGBTIQ+. Con el Amsterdam Rainbow Dress queremos crear conciencia sobre los miembros de nuestra comunidad que corren peligro de ser arrestados, perseguidos, torturados o incluso asesinados por las autoridades sólo porque son quienes son”, dijo Arnout van Krimpen, creador-diseñador del vestido. 

“Todos deberíamos indignarnos cuando las personas sufren discriminación. La opresión es siempre política, a menudo religiosa, a veces tradicional, pero nunca natural. Los derechos humanos se aplican a todos los seres humanos. La opción de excluir a ciertos grupos de la protección pone en peligro no sólo a estos grupos sino a la sociedad en su conjunto”, agregó.

“El vestido es una declaración política”

“Es muy fuerte lucir este vestido, porque detrás de las estadísticas hay personas que sufren, familias destruidas. A mí me echaron de mi casa a los 17 años. Las personas trans tienen un promedio de vida de 35 años. Cuando asumimos nuestra identidad nos echan de casa. A partir de ahí lo único que te queda es la prostitución, y cuando tenés que vender tu cuerpo para vivir es algo imposible“, dijo Florencia de la V, emocionada, con lágrimas en sus ojos.  

“Yo nunca pensé que iba a tener una vida como la que viven las personas heterosexuales, me casé, tuve hijos. Si hasta los años 90 pensaban que éramos enfermos mentales. A veces se siente que no se avanza, pero lo importante es seguir -aseguró-. El vestido es una declaración política porque están las que se lo quieren sacar, y quienes lo ven como objeto de deseo”. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA