“A sonar las cornetas”, el ritual que enloquece en las Grandes Ligas del béisbol de los Estados Unidos

El sonido de las trompetas retumba y las puertas del bullpen se abren para darle paso a Edwin Díaz, el cerrador más dominante de las Grandes Ligas. Es hora de armar la fiesta en el Citi Field. De ser blanco de constantes abucheos y señalado como una mala adquisición, el derecho puertorriqueño es el jugador…

“a-sonar-las-cornetas”,-el-ritual-que-enloquece-en-las-grandes-ligas-del-beisbol-de-los-estados-unidos

El sonido de las trompetas retumba y las puertas del bullpen se abren para darle paso a Edwin Díaz, el cerrador más dominante de las Grandes Ligas. Es hora de armar la fiesta en el Citi Field. De ser blanco de constantes abucheos y señalado como una mala adquisición, el derecho puertorriqueño es el jugador sensación de la Gran Manzana con los Mets de Nueva York, apuntándose electrizantes salvamentos con regularidad.

Durante una temporada alucinante, Díaz ha ejercido un dominio avasallador sobre los bateadores, firmando estadísticas récord, con lo que los Mets se han despegado al frente de la División Este de la Liga Nacional. Y su nombre suena en el debate por el premio Cy Young.

“La manera cómo se ha transformado y maximiza lo que puede hacer ha sido realmente especial”, dijo el toletero (bateador) de los Mets Pete Alonso. “Tenemos la certeza de que cada vez que Eddie recibe la pelota, pues va a cerrar la puerta”.

Además de su trabajo en el montículo, la reciente popularidad de Díaz en Queens obedece a la pegajosa canción que suena previo a sus actuaciones: “Narco” de Blasterjaxx & Timmy Trumpet.

“íA sonar las cornetas!”. Esa la consigna de los fanáticos de los Mets desde sus casas y hasta las gradas del estadio Citi Field cuando el equipo se apodera de la ventaja en el noveno inning.

La canción desata un jolgorio de dos minutos en cada confín del estadio. El Señor y la Señora Met, las mascotas del equipo, pretenden tocar trompetas mientras Díaz trota desde los jardines y calienta en el montículo. Todos se ponen a bailar deleitados en las tribunas, aplaudiendo al son de la tonada e imitan a las mascotas usando las botellas vacías de cerveza y agua como trompetas improvisadas.

Las mascotas del equipo de New York: Mr. and Mrs. Met. Foto: AP /Seth Wenig.

Evoca la película “Major League”, con Ricky “Wild Thing” Vaughn, saliendo desde el bullpen para “lanzar fuego” mientras la afición enloquece.

En Nueva York, la mayoría de los fanáticos de los Mets se ponen de pie y vibran con cada lanzamiento de un Díaz que suele ponchar a los tres bateadores para asegurar otra victoria.

Se ha convertido en una divertida y frecuente escena en Nueva York esta campaña y que se hizo viral este último fin de semana, luego que el boricua se acreditó tres salvamentos en una importante serie contra Atlanta.

El único inconveniente se dio la noche del jueves, cuando le tocó lanzar antes de lo habitual en el octavo. Quizás sorprendidos con las promociones que se mostraban en las pantallas, el personal del estadio no puso “Narco” hasta que Díaz ya estaba en la lomita.

“Traté de correr al mismo son de la canción”, dijo bromeando.

Díaz recurrió a la misma música con los Marineros años atrás, aunque nadie prestó mucho atención.

“Cuando estaba en Seattle, ellos se encargaron de encontrar una canción para mí. Y me gustó. Cuando vine acá, decidí cambiar. Mi esposa me dijo que volviera a ponerla. A la gente le gusta”, contó Díaz.

Retomó “Narco” en 2020 con los Mets y ha sido todo un éxito, al punto que la pone en su casa para que sus hijos la disfruten.

“Es increíble. La hacía bien en Seattle. Esta es increíble”, dijo el padre homónimo de Díaz. “Cada estado va a conocer esa canción”.

Dueño del cariñoso apodo de “Sugar”, el derecho cuenta con un promedio de efectividad de 1.39 con 26 rescates en 29 oportunidades este año. Tiene un WHIP de 0.86 con 91 ponches en 45 1/3 innings, siendo seleccionado como el mejor relevista de la Nacional en los meses de junio y julio.

Combinando su control con rectas de 100 mph y sliders de 92 mph, Díaz ha sentenciado por la vía del ponche al 52.9% de los 172 bateadores que ha enfrentado esta temporada _ la tasa de ponches más elevada de un relevista al cabo de 45 apariciones en la historia de las Grandes Ligas. Promedia 18.07 ponches por cada nueve innings. Ningún otro relevista excede los 16 por cada nueve.

“He podido ser más fino. Mis pitcheos han funcionado mejor este año. El control con la recta mejoró mucho, también con el slider”, dijo Díaz, cuyo hermano menor, Alexis, es un relevista novato con Cincinnati.

“Trabajo fuerte con el preparador físico, con todos, para estar en forma cada noche, y los resultados se están viendo”, añadió.

Ningún relevista ha ganado un Cy Young desde el cerrador de los Dodgers Eric Gagne en 2003 _ en gran parte porque los abridores lanzan mucho más innings, un criterio primordial para los votantes en estos tiempos.

Cuesta estimar si el dominio de Díaz en sus cortas salidas le permitirán pelearle votos a gente como Sandy Alcántara, el as dominicano de los Marlins de Miami que tiene foja de 10-4, lidera la Nacional con una efectividad de 1.88 y comanda las mayores con 158 1/3 innings. Pero el cerrador de los Mets se ha metido en la discusión.

Con información de AP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA