A un mes de la llegada del avión venezolano-iraní, crece el misterio sobre la extraña defensa de los 19 tripulantes

Los 19 tripulantes del avión venezolano-iraní que siguen retenidos en el país y bajo investigación ya tienen un equipo de abogados que los defienden. Pero hasta ahora casi no han intervenido en el expediente. A pesar de que sus defendidos están inmovilizados y no pueden salir de la Argentina no hicieron pedidos para que queden…

a-un-mes-de-la-llegada-del-avion-venezolano-irani,-crece-el-misterio-sobre-la-extrana-defensa-de-los-19-tripulantes

Los 19 tripulantes del avión venezolano-iraní que siguen retenidos en el país y bajo investigación ya tienen un equipo de abogados que los defienden. Pero hasta ahora casi no han intervenido en el expediente. A pesar de que sus defendidos están inmovilizados y no pueden salir de la Argentina no hicieron pedidos para que queden puedan volver a sus países ni movimientos para mejorar la situación de los involucrados.

La defensa de los tripulantes esta encabezada por Hernán Carluccio y Javier Raidan, dos abogados con vínculos con el kirchnerismo. 

Un mes se cumplió desde que el Boeing quedó en el Aeropuerto de Ezeiza. Con varias líneas de investigación abiertas, el caso aún no llega a ningún conclusión certera sobre el verdadero motivo del viaje de Emtrasur. 

Parte de la causa busca profundizar en los datos que informó el FBI sobre el piloto Gholamreza Ghasemi considerado “CEO, miembro del consejo de administración de Qeshm Fars Air” una organización vinculada al terrorismo según EE.UU.

Los 19 tripulantes se encuentran hace 25 días con una prohibición de salida del país impuesta por el juez Federico Villena. También tuvieron secuestrados por varios días sus teléfonos celulares y dispositivos electrónicos.

Fuentes de la causa encontraron llamativo que, hasta el momento, la defensa de la tripulación nunca haya reclamado, en primer término, por la libertad plena de los venezolanos y de los iraníes que no pueden regresar a sus respectivos países de origen por la restricción dictada.

También resulta llamativo que no hayan manifestado quejas respecto a lo que consideran una “falta de imputación formal”, que según el Código Procesal Penal es indispensable para cualquier medida cautelar que se dicte sobre los investigados. 

“Están sindicados como posibles autores de algo”, señalaron fuentes de la defensa ante la consulta de Clarín y hablaron de una “causa que hace mucho ruido”. Y respecto al expediente, indicaron “después veremos si la fiscal y el juez encuentran elementos suficientes para atribuirles un delito y eso ya sería un llamado a indagatoria, veremos si eso pasa”.

Ante la pregunta sobre porqué aún no exigieron que se les permita a los tripulantes regresar, dijeron a este medio: “La causa sigue en secreto de sumario y se sigue investigando, y por ahora es tolerable por esta parte. Se está recolectando información para aclarar algunas cuestiones, dudas que surgen de la causa sobre la tripulación, el avión y vamos aclarando de a poco. Después decantará en algo que puede ser que se los permita volver en el avión”. 

Frente a estos sucesos, el estudio de abogados, “tampoco exigió la pronta devolución de los celulares y tablets que fueron peritadas”, explicaron fuentes de la causa. El juez Villena realizó la devolución de los mismas hace poco más de una semana.

El abogado Hernán Carluccio es socio de un conocido estudio en la jurisdicción de Villena. Se trata de Javier Raidan, quien intervino en la causa que instruyó el mismo juez sobre el presunto espionaje durante el macrismo. El expediente inició con una serie de escuchas en la cárcel de Ezeiza -ordenadas por el juez- y que después utilizó para señalar a las autoridades de la AFI macrista por presunto espionaje ilegal.

De hecho en esa causa Javier Raidan es querellante junto a Daniel Llermanos (abogado de la familia Moyano), pero no sería la única vez que se cruzarían en un expediente judicial.

Villena fue recusado por tres ex espías que denunciaron que el juez los investigaba por tareas de inteligencia que él había ordenado. Uno de esos ex espías, Facundo Melo fue denunciado junto a Daniel Llermanos (abogado de los Moyano) por presiones para que Damián Lagaronne, arrepentido en la causa Independiente contra Pablo Moyano, desista de su testimonio y que cambie de abogado: debía aceptar al exdirector del Servicio Penitenciario Federal Víctor Hortel.

Tiempo después, Llermanos admitió conocer de hace tiempo a Melo y evitó ser citado a declaración indagatoria. El fiscal Sebastián Scalera lo había imputado al abogado de los Moyano y a Hortel por el delito de coacción. La causa, entonces, estaba en manos del juez Silvio Carzoglio quien terminó apartado del expediente. Javier Raidan, terminó defendiendo a Carzoglio y a Llermanos. Un dato: cuando Federico Villena fue recusado en la causa de espionaje, había pedido ante la Cámara la competencia en el caso de Independiente contra Moyano.

Hay otros vínculos del estudio de abogados de los hermanos Raidan, cuyo socio hoy representa a la tripulación venezolana – iraní, guardan una estrecha relación con Julián Álvarez, exministro de Justicia kirchnerista.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA