Mala madrugada para Corinthians: un grupo de hinchas de Boca activó un arsenal de bombas de estruendo en la puerta del hotel en Puerto Madero

Boca Juniors se juega esta noche, desde las 21.30, su futuro en la Copa Libertadores. El 0-0 que se trajo la semana pasada de San Pablo le da margen para la ilusión. Pero más tranquilidad le da el buen funcionamiento que mostró en sus últimas presentaciones, sin contar obviamente el tropiezo con Unión y el…

mala-madrugada-para-corinthians:-un-grupo-de-hinchas-de-boca-activo-un-arsenal-de-bombas-de-estruendo-en-la-puerta-del-hotel-en-puerto-madero

Boca Juniors se juega esta noche, desde las 21.30, su futuro en la Copa Libertadores. El 0-0 que se trajo la semana pasada de San Pablo le da margen para la ilusión. Pero más tranquilidad le da el buen funcionamiento que mostró en sus últimas presentaciones, sin contar obviamente el tropiezo con Unión y el cachetazo que le dio Banfield cuando presentó su débil formación alternativa. Es que Sebastián Battaglia, con los titulares en cancha, demostró ser un equipo confiable.

Sin embargo, los fanáticos de la azul y oro no se conforman con eso. Y es por eso que en la madrugada de este martes intentaron dar una mano que va más allá de ese intangible que es el aliento constante que suele caer desde las tribunas de la Bombonera. Es que un grupo de hinchas se tomó el trabajo de alterar la noche del plantel de Corinthians, que está alojado en el Hotel Madero.

Cerca de las 2.30 de este martes, cuando los jugadores del Timao intentaban conciliar el sueño, un grupo de personas, varias de ellas con la camiseta azul y oro de Boca, se bajó de unos siete vehículos y unas seis motos en Rosario Vera Peñaloza y Olga Cossettini.

Noche de fuegos artificiales en Puerto Madero, en la puerta del hotel donde descansaba Corinthians.

Acto seguido, se activó un importante arsenal de pirotecnia. De acuerdo al parte policial, en una denuncia radicada por “ruidos molestos”, comenzó el show de bengalas de estruendo y de humo que alteró la paz de la tranquila noche de Puerto Madero.

No hubo detenidos, ya que las personas involucradas se dieron inmediatamente a la fuga. Sin embargo, los jugadores dirigidos por el portugués Vítor Pereira deben haber saltado de sus camas con semejante barullo. Habrá que ver cómo los afecta de cara al duelo de esta noche en la Bombonera. Tal vez pagan la falta de descanso o tal vez se motivan para mostrar que los partidos se ganan solo en la cancha.

Mezcla de folclore y avivada, al igual que el acto criminal de lanzar piedras a los micros, la decisión de alterar la paz de los jugadores rivales en la noche previa no es propiedad exclusiva de los hinchas argentinos. También ocurre en Brasil y en los otros países de los equipos que participas de las copas Libertadores y Sudamericana. Una práctica antigua que debería ser erradicada y castigada con dureza, con multas económicas, por la Conmebol.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA