Estrenos de cine: del terror absoluto en “El teléfono negro” a la historia emotiva de Channing Tatum

Llegan a la pantalla grande propuestas muy interesantes para todos los gustos. 23 de junio 2022, 16:34hs”El teléfono negro” cuenta la historia de un homicida enmascarado que mantiene a un niño de 13 años secuestrado en un sótano (Foto: Archivo).Pequeña flor ★★★ ½José (Daniel Hendler) es un talentoso dibujante que se queda sin trabajo y…

estrenos-de-cine:-del-terror-absoluto-en-“el-telefono-negro”-a-la-historia-emotiva-de-channing-tatum

Llegan a la pantalla grande propuestas muy interesantes para todos los gustos.

“El teléfono negro” cuenta la historia de un homicida enmascarado que mantiene a un niño de 13 años secuestrado en un sótano (Foto: Archivo).

Pequeña flor ★★★ ½

José (Daniel Hendler) es un talentoso dibujante que se queda sin trabajo y empieza a pasar mucho tiempo en casa. Enunciado así, el tagline de Petite Fleur/Pequeña flor, la película de Santiago Mitre, esconde su rareza. Eso que hace de esta historia, tomada de un relato de Iosi Havillo (el guión escrito con Mariano Llinás, como todos los films de Mitre), una extravagancia políglota y crosgénero.

Es que José está viviendo en Francia, donde se comunica en un francés muy básico (un desafío perfecto para ese registro atribulado que es especialidad del uruguayo Hendler). Vive con su mujer francesa (estupenda Vimala Pons), que tendrá que salir a trabajar, y su pequeña bebé, Antonia.

En su forzoso tiempo libre el artista establecerá un vínculo con el vecino de al lado, un sibarita amante del jazz (Melvil Poupaud). Una relación que parece servirle de válvula de escape, entre vinos caros, ricas picadas y buena música, a pesar de el primer encuentro termina en un baño de sangre y gore.

“Pequeña Flor” está protagonizada por Daniel Hendler y Vimala Pons (Foto: Prensa).

Comedia negra, cruzada con historia de rematrimonio, retrato de la vida conyugal de expatriados, hablada en francés, Pequeña Flor es una sorpresa en la línea de trabajo de Mitre (La Cordillera, La Patota, El Estudiante), un director interesado en temas políticos que pronto estrenará Argentina, 1985, la del juicio a las juntas.

Para muchos, el tipo de humor que propone podrá resultar desconcertante. Aunque no todos los chistes tengan la misma eficacia, sirven como vehículo para comentar asuntos diversos, de los más serios, con inteligencia y libertad.

“Pequeña flor” es la nueva película de Santiago Mitre (Foto: Prensa).

Lo imprevisible de la historia y el material difícil de encasillar que ofrece la convierten, entre tanto producto formateado, en una obra fresca y deforme, en el mejor sentido.

El teléfono negro ★★★★

Los fans del cine de género siguen muy de cerca lo que hace el director Scott Derrickson. El hombre, que dirigió Doctor Strange para Marvel-Disney, es responsable de la aterradora Sinister, en la que Ethan Hawke arrastra a su familia a una casa siniestra siguiendo los pasos de un asesino, y de su inspiración. También dirigió El exorcismo de Emily Rose, otro hito del horror cruzado con policial.

La expectativa por esta nueva película, en la que vuelve a trabajar con Hawke, era altísima, más porque es la adaptación de un relato de Joe Hill, el hijo del rey Stephen King.

“El teléfono negro”, está protagonizada por Ethan Hawke (Foto: Prensa).

El teléfono negro regala una experiencia a la altura de esas expectativas. Como escribía la crítica española Desirée Fez en El Periódico, las películas de Derrickson, dan miedo en serio, algo que no sucede con buena parte de la producción del cine de terror contemporáneo. Eso vuelve a producirse en Black Phone, que instala la ominosa presencia de lo maligno en lo cotidiano, con el marco de los setenta en Denver, Colorado.

El mundo donde crece Finney (Mason Thames), un escenario de adultos y pares violentos. Los bullys en la escuela, el padre borracho en la casa y, en la calle, la amenaza de un secuestrador de chicos. The Raptor (Ethan Hawke) es un mago con galera y globos (negros), una presencia que se desliza entre los callejones, los baldíos alambrados, los muros con fotos de chicos buscados.

“El teléfono negro”, es un thriller claustrofóbico y sobrenatural (Foto: Prensa).

Derrickson enhebra los traumas y los miedos a cosas de este mundo con lo sobrenatural, anclado en elementos potentes, reconocibles, inscritos en la cinefilia del espectador (desde el expresionismo alemán al piloto amarillo de It). Con una fotografía basada en la media luz, que homenajea al terror setentero (La masacre de Texas) y un guión que, en lugar de acelerar golpes de efecto y acumular sustos que terminan por desgastar, prefiere tomarse su tiempo.

Durante la película nos compenetramos en la circunstancia del pálido Finney que, encerrado en una habitación tenebrosa —el cuarto oscuro— encontrará un viejo teléfono. Cuando suena, lo comunica con las víctimas que, acaso, podrán ayudarlo. En El teléfono negro los chicos están secuestrados en el infierno de los grandes, pesadilla real. Mientras el protagonista se enfrenta a una máscara sonrisa siniestra en la que se cifra todo lo que es mejor no conocer.

Dog, un viaje salvaje ★★★

El actor Channing Tatum debuta como director con esta película que se convirtió en un éxito de taquilla. Quizás por su presencia, y seguramente también porque su combinación de dramedy placentera y crowdpleaser absoluta, es una fórmula sin fallas cuando se hace bien. Nada que no hayamos visto antes: una road movie, en la que dos personajes disímiles pero bastante rotos cruzan la geografía americana para llegar a un destino.

En este caso, un veterano del ejército, Jackson Briggs (Tatum) que quiere volver a servir pero no lo dejan a causa de los problemas cerebrales, y de otro tipo, que le dejó Afganistán.

Channing Tatum dirige y protagoniza “Dog: un viaje salvaje” (Foto: Prensa).

Sino la deseable, la misión posible para él es llevar a una perra, Lulu, que también formó parte del combo militar, a los funerales de su entrenador, amigo de Briggs.

Sí, aventuras en los caminos, encuentros con la gente de las distintas paradas, con la receta empática de humano y perro fortaleciendo su vínculo. Sí, en un viaje que implicará un cambio para el protagonista. Pero la falta de sorpresa de Dog, un viaje salvaje, no deja de permitir que cumpla lo que promete: pasar un buen rato con una historia entretenida que tiene, además de buenos momentos, la decencia de evitar el golpe bajo.