Gervonta Davis vs Rolando Romero: el combate de alto voltaje entre dos noqueadores implacables

Dos noqueadores implacables, una corona en juego y una vieja rencilla que parece exceder los límites de un tradicional duelo verbal entre dos boxeadores antes de una contienda. Esos elementos sazonarán el combate en el que este sábado Gervonta Davis expondrá su título regular ligero de la Asociación Mundial de Boxeo ante Rolando Romero en…

gervonta-davis-vs-rolando-romero:-el-combate-de-alto-voltaje-entre-dos-noqueadores-implacables

Dos noqueadores implacables, una corona en juego y una vieja rencilla que parece exceder los límites de un tradicional duelo verbal entre dos boxeadores antes de una contienda. Esos elementos sazonarán el combate en el que este sábado Gervonta Davis expondrá su título regular ligero de la Asociación Mundial de Boxeo ante Rolando Romero en el Barclays Center de Brooklyn (transmitirá ESPN 2 desde las 22).

Un empujón del campeón que derribó del escenario al aspirante luego del cara a cara posterior al pesaje desencadenó el viernes una pequeña batahola en la explanada del Barclays Center. Esta escaramuza (nada que no se haya visto antes en la víspera de una pelea) fue el último episodio de una cadena de provocaciones e insultos que llevaba meses forjándose entre dos hombres que nunca escatiman al momento de la metralla verbal.

Según Romero, el más interesado en echar combustible a la fogata en la previa, el origen de la animadversión entre ambos radicaría en un supuesto incidente ocurrido en 2016, del que nadie dio cuenta entonces y que nadie dice recordar hoy, salvo él. “Quiero darle una paliza porque es una persona de mierda, un maldito puto”, explicó el deslenguado retador, quien además procuró formular una explicación genética de su incontinencia verbal: “Todos somos habladores de mierda en mi familia, incluso mi padre. Mi madre y mi abuela dicen lo que les sale de las pelotas (sic). Quizás es un gen que se transmite”.

Más allá de sus teorías biologicistas, el púgil de 26 años, que en el pesaje del viernes registró 60,890 kilos, también prometió a quien quisiera escucharlo que el sábado noquearía a su adversario en el primer round. “Hago todo mejor que él. Soy más explosivo, más rápido, más grande, mejor boxeador, golpeo más fuerte y soy más inteligente”, justificó.

Hasta el momento, el hombre nacido en Las Vegas, pero de familia cubana, derrotó a los 14 adversarios a los que se enfrentó desde que debutó como profesional en diciembre de 2016, apenas cuatro años después de haberse calzado un par de guantes por primera vez. De sus 14 rivales, 12 capitularon antes del límite. Pero esta vez la exigencia será mayúscula, por lo que deberá demostrar si es tan bueno con los puños como con la lengua.

Ni los antecedentes ni las bravuconadas de Romero impresionaron a Davis (60,670 kilos), uno de los boxeadores más magnéticos de la actualidad por su estilo que combina velocidad, poder y espectáculo. “Él es un tipo que acaba de empezar a boxear y piensa que es bueno, aunque no logró nada. Los verdaderos boxeadores conocen a los peleadores torpes y él es un tonto”, sostuvo el jueves el campeón, quien construyó su carrera de la mano de Floyd Mayweather y su empresa promotora.

Otrora campeón superpluma y superligero, Tank (Tanque, apodo que porta desde su niñez por el tamaño de su cabeza) también terminó victorioso en todas sus salidas rentadas. Fueron 26, y en 24 sus contrincantes no llegaron a escuchar la última campanada, ente ellos el bonaerense Jesús Marcelo Andrés Cuellar, a quien le arrebató la corona de las 130 libras de la AMB en abril de 2018 después de derribarlo tres veces en tres asaltos. En su foja de servicios no solo hay más renglones, sino también mayor calidad de rivales que en la de Romero.

Por eso le sobra confianza. Cuando el jueves le preguntaron qué sucedería el sábado, fue escueto: “Una masacre”. “Hay distintos niveles en el boxeo. Hay gente que juega al boxeo y hay personas que lo practican desde niños. Es hora de demostrar que soy un tipo con el que no se puede jugar”, advirtió el zurdo nacido hace 27 años en la inclemente Baltimore, la segunda ciudad con más elevada tasa de homicidios de Estados Unidos según el último reporte confeccionado por el FBI con datos de 2019 (58,2 por cada 100.000 habitantes, solo detrás de Saint Louis -64,5 por cada 100.000-).

Esta pelea estaba pactada inicialmente para el 5 de diciembre del año pasado, pero a fines de octubre la organización del evento decidió excluir de la contienda a Romero luego de que una mujer lo denunciara por una agresión sexual. Su lugar fue tomado por el valeroso mexicano Isaac Pitbull Cruz, quien le demandó a Davis 12 rounds de trabajo y terminó perdiendo por puntos en Los Ángeles.

Gervonta Davis debió batallar para derrotar a Isaac Cruz en diciembre de 2021. (Foto: Caroline Brehman / EFE / EPA)

En enero de este año y luego de dos meses y medio de investigación, el Departamento de Policía de Henderson (Nevada) informó que la pesquisa se había cerrado sin que se presentaran cargos contra el púgil. En base a ello, fue rehabilitado para afrontar el combate más importante de su corta carrera, en el que intentará volver a ceñirse una faja.

Rolly obtuvo en agosto de 2020 el cetro interino de la AMB al vencer por puntos al dominicano Jackson Marinez en Uncasville. Pero el año pasado el organismo con sede en Panamá inició una política de reducción de campeonatos mundiales y, como parte de ella, declaró vacantes todos los títulos interinos. Los 11 peleadores afectados por esta medida fueron reposicionados en los rankings de las distintas categorías y Romero fue designado como retador obligatorio de Davis.

Rolando Romero buscará ante Gervona Davis la 15ª victoria consecutiva en su carrera profesional. (Foto: Showtime Boxing)

De todos modos, la AMB sigue reconociendo a dos titulares en las 135 libras, puesto que George Kambosos es el supercampeón de la división. El australiano, que también es dueño de los cinturones de la Federación Internacional de Boxeo y la Organización Mundial de Boxeo, se medirá el próximo fin de semana en Melbourne con el estadounidense Devin Haney, monarca del Consejo Mundial de Boxeo.

El vencedor de esa contienda podría aparecer en la línea de Davis, si supera a Romero. De todos modos, hay otros nombres de peso en esta división, una de las más atractivas de la actualidad, como el californiano Ryan García y el ucraniano Vasiliy Lomachenko, quien por el momento está fuera de acción ya que en febrero, días después del inicio de las operaciones militares del Ejército ruso, volvió a su país y se enroló en el Batallón de Defensa Territorial de Bilhorod-Dnistrovskyi, su ciudad natal.

En esta división también milita el tresarroyense Gustavo Lemos, quien en marzo se ganó el derecho a combatir por el título de la FIB al derrotar al galés Lee Selby en una eliminatoria que se disputó en el Luna Park, aunque no le será fácil hacerlo valer en un ecosistema tan competitivo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA