El espectacular gol olímpico de Atlanta en la Primera Nacional y la historia detrás del arquero de Quilmes que lo sufrió

Podía ser un partido más entre tantos que se juegan cada fecha de la Primera Nacional, un torneo para 37 equipos que no animan precisamente Quilmes ni Atlanta, lejos de las posiciones de vanguardia. El Cervecero, algo mejor plantado en la tabla que el Bohemio, necesitaba ganar para no quedar lejos de las ubicaciones que…

el-espectacular-gol-olimpico-de-atlanta-en-la-primera-nacional-y-la-historia-detras-del-arquero-de-quilmes-que-lo-sufrio

Podía ser un partido más entre tantos que se juegan cada fecha de la Primera Nacional, un torneo para 37 equipos que no animan precisamente Quilmes ni Atlanta, lejos de las posiciones de vanguardia. El Cervecero, algo mejor plantado en la tabla que el Bohemio, necesitaba ganar para no quedar lejos de las ubicaciones que permiten ingresar a los octavos de final del reducido por el segundo ascenso.

Quienes se quedaron con gusto a poco tras la final de la Champions League entre Liverpool y Real Madrid y gatillaron el control remoto en busca de mayores emociones, pudieron encontrar en la transmisión de uno de los televisados de la segunda división argentina y toparse con una perlita.

El partido no venía bien para los hinchas de Quilmes. Juan Galeano ya había abierto el marcador de penal, pero lo que se avecinaba era peor. el arquero del local, Matías Budiño, sacó una pelota al corner pero se dislocó el hombro. Por lo delicado del puesto, no pudo hacer patria como el Tata Brown en México 86 y debió ser reemplazado.

El suplente, Juan Morales, debió ingresar en el peor momento: el equipo rival esperando un centro, más de siete jugadores amontonados en el área a la espera del envío, con intenciones de conectar de cabeza. La misma cantidad de compañeros atendiendo las marcas. Pero Galeano, esperando el visto bueno para hacer el tiro de esquina, tenía otros planes.

En cuanto el árbitro lo permitió, sacó un derechazo con una rosca hermosa que se metió antes del ángulo que forma el travesaño y el segundo palo. Golazo olímpico. Pobre Morales, le tocó entrar y lo recibieron así… Su padre, Matute Morales, podrá consolarlo: él también hizo uno jugando para Cruz Azul de México.

Lo que sucedió después fue una ráfaga de goles. Quilmes reanudó el juego, había ingresado Mariano Pavone y en la primera que tocó, logró descontar. Pero la remontada soñada, fue una pesadilla porque duro poco la espuma: también tras sacar del medio, Atlanta metió el tercero. Esta vez no fue Galeano, ni olímpico, pero el defensor Alan Pérez se las rebuscó para definir como un delantero.

Después de muchos años, Atlanta volvió a ganarle a Quilmes visitando su estadio. La última vez que se llevó los tres puntos a Villa Crespo fue en 1998, cuando coincidieron en una categoría. Fuera del ascenso, la última vez había sido en 1978, en el Metropolitano.  

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA