Por qué conseguir taxi en Mar del Plata se volvió una odisea

Son las 15 de un día de semana y Florencia espera con sus dos hijos, de 6 y 8 años, en la parada de taxis de Córdoba y Moreno, en Mar del Plata, a que pase uno libre. Carga dos reposeras y un bolso. Quiere llegar a la playa, pero se le complica encontrar un…

por-que-conseguir-taxi-en-mar-del-plata-se-volvio-una-odisea

Son las 15 de un día de semana y Florencia espera con sus dos hijos, de 6 y 8 años, en la parada de taxis de Córdoba y Moreno, en Mar del Plata, a que pase uno libre. Carga dos reposeras y un bolso. Quiere llegar a la playa, pero se le complica encontrar un auto. “A esta hora están todos ocupados, no es la primera vez que me pasa”, le cuenta a Clarín.

La demanda de taxis supera la oferta en este enero pandémico. Y detrás de la foto de temporada y de algunos turistas que demoran en conseguir un taxi, hay varios temas de fondo.

A la gran cantidad de visitantes, se suma el temor de muchos a subirse a un colectivo por el Covid 19. Por otro lado, durante la pandemia, por la falta de actividad, un número importante de choferes se vio obligado a cambiar de rubro. Esto, según explican varias fuentes a este diario, también estaría impactando hoy en el servicio.

Existen horas pico durante el día en las que no es sencillo ubicar un taxi que circule sin pasajeros a bordo, aunque el principal problema se vive de noche.

Parada de taxis vacía en Mar del Plata. Foto Gabriel Bulacio

“Intentamos apalabrar a algún taxista para llamarlo cuando necesitamos hacer un viaje, pero nos vienen diciendo que no, porque es tanta la demanda que no les conviene”, comparte Brenda, que es porteña, veranea desde hace años en la ciudad balnearia y asegura que siempre fue difícil conseguir autos pero que, con la pandemia, la situación se agravó.

Oscar, que es dueño del taxi que maneja y tiene 65 años, cuenta que está recién recuperado de coronavirus. “Estuve frenado unos días de enero por eso. Normalmente trabajo de noche, pero decidí empezar a salir de día porque más tarde se pone peligroso: por la gente que vuelve de bailar alcoholizada y que, en su mayoría, no se cuida del Covid y, además, por la inseguridad”, sostiene.

Victor, que es chofer de taxi, señala que durante la cuarentena estricta no recibió ningún tipo de subsidio y que ahora no está dispuesto a trabajar de más o en un horario que no le sirva solo por cubrir la demanda. “En el peor momento, nadie se preocupó por lo que necesitaba, ahora hago lo que puedo, mi objetivo es exponerme lo menos posible a los robos y al coronavirus”, remarca.

Las dificultades que ya se observan en Capital, con la llegada del turismo hoy se sienten en Mar del Plata. En la ciudad balnearia se suma un dato extra: no están permitidas las aplicaciones del estilo de Uber.

Taxis en Mar del Plata. La oferta baja por las noches y hora pico. Foto Gabriel Bulacio

“Nos encontramos con una gran demanda este verano. Muchos prefieren tomarse taxi en lugar de micro por miedo al contagio y otros porque su salida incluye consumir alcohol y eligen no manejar”, aporta Donato Cirone, secretario general del Sindicato Único de Peones de Taxi de Mar del Plata, quien advierte que parte del conflicto tiene que ver con que, durante la cuarentena y ante la imposibilidad de salir, muchos choferes “se bajaron del taxi y hoy no están volviendo”.

“De las 2.147 licencias, hay 700 que no tienen ni el botón antipánico con GPS ni son radiotaxi. Eso hace que no esté claro cuántas horas están al volante y en qué horario salen”, destaca.

En la ciudad balnearia hay una ordenanza que obliga a los taxistas a cumplir con tres turnos. De 5 a 13, de 13 a 21 y de 21 a 5, el horario se asigna según el número de licencia.

“Entendimos que durante la etapa más compleja de la pandemia no se podía cumplir, pero ahora sí y estamos exigiendo que se respeten los horarios y el mínimo de ocho horas, viendo el faltante de taxis, especialmente por la noche”, explican desde la Municipalidad de General Pueyrredón.

Dicen que respondieron “a los reclamos sobre la inseguridad con botones antipánico y con corredores seguros” y capacitaron a 200 personas para cubrir los puestos que quedaron vacantes por los choferes que dejaron el taxi en pandemia.

Consultados por Clarín, confirman que no se les dio subsidio a los taxistas durante la cuarentena pero que se otorgó ayuda alimentaria y se les prorrogó la licencia en dos oportunidades a aquellos que se les vencía.

Mar del Plata. Enviada especial

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA