Energía dice que para cumplir con el presupuesto, la tarifa de gas debería subir 40%

El Gobierno avisó que las facturas de luz y gas subirían entre un 17% y 20% en 2022. Y que los subsidios energéticos de este año serían inferiores -en términos reales- a los de 2021. Un informe elaborado por la secretaria de Energía advierte que el cumplimiento de ambas metas es imposible, al menos en las…

energia-dice-que-para-cumplir-con-el-presupuesto,-la-tarifa-de-gas-deberia-subir-40%

El Gobierno avisó que las facturas de luz y gas subirían entre un 17% y 20% en 2022. Y que los subsidios energéticos de este año serían inferiores -en términos reales- a los de 2021. Un informe elaborado por la secretaria de Energía advierte que el cumplimiento de ambas metas es imposible, al menos en las facturas de gas.

Si se cumple con lo presupuestado en término de subsidios, las facturas de gas deberían aumentar -como mínimo- entre 35% y 40%. Es el doble de lo anunciado por el Gobierno.

Y si solo se aumenta un 20%, como indicó el Poder Ejecutivo, los subsidios serán mayores a los presupuestados.

Todo indica que ese desacuerdo se dirimirá políticamente. Prevalecerá la postura del kirchnerismo duro (solo 20% de aumento y más subsidios), o la del ministro de Economía, Martín Guzmán (de menos erogaciones estatales, con incrementos del 35% como mínimo), En 2021, se impuso la postura de Federico Bernal, el interventor del Enargas, que logró que Economía hiciera mayores desembolsos para subvenciones y no subir tarifas.

El escenario de 2022 muestra que la Argentina está negociando un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y que el organismo multilateral quiere ver señales concretas de disminución del gasto público. Las tarifas están en esa agenda, según fuentes oficiales.

En 2021, las boletas de gas contaron con un 71% de subsidio por parte del Estado nacional en su principal componente, que es el costo del gas en si mismo. Ese precio -el de producción de gas- representa algo más de cuatro de cada 10 pesos que se pagan en la factura.

Para seguir subsidiando el 71% del precio del gas, como hizo en 2021, el Estado necesitaría $ 216.000 millones en 2022, según proyecciones hechas por la secretaría de Energía, en un informe que presentará en una audiencia pública que se realizará a fin de mes. 

El problema es que el Gobierno cuenta con $ 135.000 millones para subvencionar esa parte de las boletas de gas, según indica la misma secretaría de Energía. Le faltan $ 81.000 millones para poder subsidiar el 71% del costo de generación

Con los recursos que posee, El Estado podría subsidiar un 44% del costo del gas en si mismo. Para cubrir la diferencia, los usuarios deberán pagar más en sus boletas

“Dicha situación implica un incremento en el costo del gas a cargo de los usuarios del orden del 91%.“, especifica la secretaría de Energía. Eso representaría un incremento del 35% en las facturas aproximadamente.

El Enargas, ente regulador del gas, tuvo audiencias públicas durante el miércoles. Las distribuidoras y las transportistas pidieron re-composiciones en los márgenes de sus servicios de hasta el 90%.

La distribución (Metrogas, Naturgy, Camuzzi) incide en un 24% de la boleta de gas. Y el transporte (TGN, TGS) talla en otro 11% de las facturas. Entre ambos, son casi $ 3,5 por cada $ 10 en la boleta.

Las distribuidoras pidieron re-composiciones del 76% al 83%. Junto con lo solicitado por las transportistas, esas firmas quieren una suba final del 33% en lo que pagan los clientes.

Si se cumple la necesidad de bajar los subsidios -que implica un aumento del 35%- y el deseo de las distribuidoras y transportistas, que conlleva otro incremento superior al 30%, las facturas deberían subir un 65%.

El Poder Ejecutivo habló de un aumento de entre 17% y 20%. En el sector sospechan que solo se refería a los márgenes para las empresas distribuidoras. Sería menos que lo solicitado, pero el triple de lo que tuvieron en 2021 (6% de aumento).

Pero a esto le falta el costo del gas en si mismo, que es la parte más importante, porque es la que consume subsidios. Si las distribuidoras pierden dinero, como viene pasando, acumulan balances en rojos. Pero el grueso de las subvenciones se destina a que los clientes paguen por el gas menos de lo que vale.

La audiencia pública de aumentos para empresas de transporte y distribución apuntaba a que esas firmas ya pudieran aplicar aumentos desde marzo. Pero eso estaba pensado con el Estado subsidiando el 70% de los costos del gas. Si el Estado decide que subsidiará menos, habrá que barajar y dar de vuelta.

El ente regulador (Enargas) debería convocar a una nueva audiencia pública. Allí se establecería el “pass-through“, que es el traspaso del costo del gas en si mismo a las boletas. El proceso recién podría quedar perfeccionado para abril o mayo.

El ministerio de Economía le recomendará al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner que haya una disminución de los subsidios. lo que implica una suba de  tarifas por arriba del 20% prometido. Pero Fernández y Fernández de Kirchner tendrán la lapicera final que lo determine, con la negociación con el FMI como escenario de sus decisiones.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA