Un excampeón de motociclismo contrajo covid-19 intencionalmente para obtener el Pase Verde

La situación que el tenista serbio Novak Djokovic está protagonizando en Melbourne, donde espera que un tribunal superior defina si puede ingresar al país para disputar el Abierto de Australia o es deportado, puso nuevamente sobre el tapete las posturas, más o menos radicalizadas, de quienes se oponen a la vacunación contra la covid-19. Uno…

un-excampeon-de-motociclismo-contrajo-covid-19-intencionalmente-para-obtener-el-pase-verde

La situación que el tenista serbio Novak Djokovic está protagonizando en Melbourne, donde espera que un tribunal superior defina si puede ingresar al país para disputar el Abierto de Australia o es deportado, puso nuevamente sobre el tapete las posturas, más o menos radicalizadas, de quienes se oponen a la vacunación contra la covid-19. Uno de ellos es el italiano Marco Melandri, excampeón mundial de motociclismo, quien reconoció haber contraído la enfermedad deliberadamente para obtener el Pase Verde.

“Contraje el virus porque intenté contraerlo y, a diferencia de muchas personas vacunadas, me costó mucho contagiarme. Lo hice a propósito para poder estar en regla durante al menos unos meses y no fue fácil. Tuve que infectarme por necesidad, ya que tenía que trabajar y no consideraba que la vacuna fuera una alternativa válida”, aseguró Melandri en una entrevista publicada por la revista Men On Wheels, en la que sostuvo que se encontraba “bien, completamente asintomático desde el principio”.

El expiloto de 39 años consideró el certificado sanitario que en su país es necesario para viajar en transporte público y para acceder a bares, restaurantes, centros comerciales, cines, teatros, eventos deportivos y ceremonias públicas, entro otras actividades, “era y sigue siendo un chantaje”. “Solo lo utilizaré para trabajar y si tengo que acompañar a mi hija. Solo estoy dispuesto a utilizarlo para lo estrictamente necesario”, enfatizó.

Melandri, quien fue campeón mundial de 250cc en 2002 y subcampeón de MotoGP en 2005, lleva tiempo siendo muy crítico con la gestión de la pandemia que está efectuando el Gobierno italiano, al que acusa de estar utilizando el coronavirus como excusa para enfrentar a los ciudadanos y así ocultar un empeoramiento de la situación económica en el país. “Los italianos están completamente cegados por la televisión y casi todos los periódicos”, disparó.

Marco Melandri disputó 139 carreras y logró cinco victorias en MotoGP entre 2003 y 2015. (Foto: AP)

“No tengo nada en contra de los vacunados, al igual que claramente no tengo nada en contra de los no vacunados. Estoy en contra de las violaciones de la libertad. La Constitución nos dice que somos libres de elegir y de escoger con qué tratarnos, mientras que este gobierno se ha cagado definitivamente en nosotros”, afirmó, al tiempo que sostuvo que cualquier vacuna contra la covid-19 “sigue siendo experimental hasta que no se demuestre lo contrario” y que por eso “uno tiene todo el derecho a tener dudas”.

En las últimas semanas, Italia ha registrado un empeoramiento de la situación sanitaria. En los últimos siete días, el promedio de contagios es de 181.822. El viernes se registraron 200.869 casos y 360 muertes. Pese a ello, Melandri consideró que “las cosas son normales desde el punto de vista de la salud”. “Basta con apagar la televisión y salir a la calle para darse cuenta de que la vida continúa con normalidad”, afirmó.

El discurso del expiloto también incluyó algunos de los tópicos clásicos de los grupos negacionistas más radicalizados: consideró que en su país se vivía una “una libertad condicionada”, evaluó que la vacunación de los niños era un acto de “racismo” e incluso se despachó con teorías conspirativas: sugirió que las cifras de fallecidos por covid-19 estaban engordadas con casos de personas que habían muerto en accidentes viales.

Melandri también manifestó su apoyo a Novak Djokovic, a quien consideró un hombre que “tiene valores y hace lo correcto”. “Es ridículo lo que le está pasando, él no tiene ninguna culpa. Esto ya no es una emergencia sanitaria, es solo una cosa política. Él se vio atrapado en medio de la guerra entre los organizadores del Open de Australia y el Gobierno”, consideró.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA