“El hombre de Tollund”: revelan cuál fue la última comida de la víctima de un antiguo sacrificio humano

Un 6 de mayo de 1950, un grupo de jóvenes oriundos de la península de Jutlandia, en Dinamarca, encontraron un cadáver momificado que databa del siglo IV a.C. Conforme a estudios que se le hicieron luego, “el hombre de Tollund” -pseudónimo bajo el que fue bautizado- fue una víctima de un sacrificio humano de los…

“el-hombre-de-tollund”:-revelan-cual-fue-la-ultima-comida-de-la-victima-de-un-antiguo-sacrificio-humano

Un 6 de mayo de 1950, un grupo de jóvenes oriundos de la península de Jutlandia, en Dinamarca, encontraron un cadáver momificado que databa del siglo IV a.C. Conforme a estudios que se le hicieron luego, “el hombre de Tollund” -pseudónimo bajo el que fue bautizado- fue una víctima de un sacrificio humano de los pueblos escandinavos“>pueblos escandinavos de aquel entonces.

Los estudios preliminares lograron recopilar una serie de datos básicos como la edad (20 años) y la altura (1,60 metros). A su vez, el hecho de que fuera encontrado enterrado en un pantano permitió que su cuerpo sea conservado casi en perfecto estado y sin mucho deterioro. En su cuello encontraron un cordel de tripa por lo que se dedujo que falleció como sacrificio en un ritual.

Pero conforme fueron avanzando los años y la tecnología fue evolucionando, se pudieron realizar más pruebas en él a tal punto de revelar qué fue lo último que comió antes de fallecer. “Pudimos reconstruir su última comida con mucho detalle”, expresó Nina Nielsen, arqueóloga y jefa de investigación del museo Silkeborg en Dinamarca. “Es fascinante y un gran acercamiento a lo que sucedió hace dos mil años”, completó en diálogo con medios locales.

Cuando fue descubierto en 1950 se había encontrado un trozo de intestino grueso. Un análisis muy rudimentario y propio de la época confirmó que su última comida había sido pescado y gachas de avena, una preparación con granos y agua o leche. Sin embargo, el nuevo análisis trajo más precisiones.

Un acercamiento al S. IV a.C.

En primer lugar, encontraron que su última comida fue entre 12 a 24 horas antes de su muerte. Por otro lado, determinaron que la gacha o papilla que ingirió en aquel entonces estaba compuesta por cebada, lino, semillas de plantas silvestres y un poco de pescado y que fue cocinado en una olla de arcilla ligeramente quemada.

Cebada (1), persicaria pálida (2), lino (3), alforfón silvestre (4), arena (5), sésamo bastardo (6), cenizo (7), esparcilla (8), cáñamo bastardo (9) y pensamiento silvestre (10) fueron los ingredientes encontrados en la preparaciónMuseo de Silkeborg

“Te hacés una idea de la dieta media. Eso es lo que lo hace realmente interesante, te acercás mucho a cómo ocurrió todo”, indicó entusiasmada Nielsen. Pero quizás lo más llamativo del hallazgo fue la presencia de alucinógenos, estupefacientes y analgésicos en la mezcla que comió el hombre de Tollund.

Ese último dato da la pauta de que la comida que se le preparó estaba planificada para evitarle el sufrimiento y que de esa manera pudiera servir como sacrificio en el ritual.

LA NACION