Murió Nicola Corradi, uno de los sacerdotes condenados por violar a chicos sordos en el Instituto Próvolo

El cura de 85 años cumplía arresto domiciliario tras haber sido condenado en 2019 a 42 años de prisión por abusos sexuales cometidos en la sede de Luján de Cuyo, en Mendoza, de la orden religiosa.Fecha de publicación: 15 de Julio 2021, 00:49hsUna imagen de Nicola Corradi durante el juicio en el que fue condenado…

murio-nicola-corradi,-uno-de-los-sacerdotes-condenados-por-violar-a-chicos-sordos-en-el-instituto-provolo

El cura de 85 años cumplía arresto domiciliario tras haber sido condenado en 2019 a 42 años de prisión por abusos sexuales cometidos en la sede de Luján de Cuyo, en Mendoza, de la orden religiosa.

Una imagen de Nicola Corradi durante el juicio en el que fue condenado por violar a chicos sordos alojados en la sede mendocina del Instituto Próvolo. (Foto: AFP/Andrés Larrovere)

El sacerdote italiano Nicola Corradi, de 85 años, y condenado en 2019 a 42 años de prisión por abusos sexuales perpetrados durante su paso por el instituto para niños sordos Antonio Próvolo, de Luján de Cuyo, en Mendoza, murió este miércoles en arresto domiciliario, según informó el Ministerio Público Fiscal.

Corradi, nacido en Verona el 16 de enero de 1936, fue condenado en noviembre de 2019 a 42 años de prisión, aunque gozaba del beneficio de la prisión domiciliaria por su edad y estado de salud. Primero estuvo en una casa de familia de Godoy Cruz, y luego pasó a un hogar de ancianos en la mencionada Luján de Cuyo.

// Detuvieron a un asesor del Senado de Salta por violencia de género: su expareja lo había denunciado más de 20 veces

El sacerdote italiano ya había sido denunciado por cometer abusos en la sede del Instituto Próvolo en Verona, Italia, donde nació la institución, mucho tiempo antes de llegar a Argentina.

Junto a Corradi también fueron condenados el sacerdote Horacio Corbacho Blanck, a 45 años de prisión, y el exjardinero Armando Gómez, a 18 años, acusados por abusos sexuales y corrupción de menores en el Instituto Próvolo.

Una imagen de las personas que pidieron que los acusados por abusos sexuales en el Instituto Próvolo de Mendoza fueran condenados, lo que finalmente ocurrió. (Foto: Gentileza Los Andes)

La sentencia se difundió a puertas cerradas por tratarse de delitos de acción privada, aunque fue transmitida en vivo por Internet. Dentro de la sala estaban las víctimas y sus familiares. Los exalumnos expresaron su emoción con los brazos en alto y el vaivén de sus manos como si fuera la balanza de la Justicia, que en lengua de señas simboliza haber alcanzado la verdad.

Por otra parte, la Justicia de La Plata inició una investigación a fines de 2016 por denuncias de hechos similares, luego de que se conociera que Corradi y Corbacho también habían trabajado en la sede del Próvolo de la capital bonaerense.

Corradi había entrado a cada una de las audiencias en Mendoza en una silla de ruedas y sufría sordera parcial por su edad, indicó su defensora oficial, y por ello se utilizó un software especial para que pudiera seguir el debate.

Este sacerdote italiano dejó su país natal en 1980, cuando ya las sospechosas de vejámenes se posaban sobre él en Verona, mientras estuvo a cargo del Próvolo de esa ciudad y en donde habría cometido sus primeros ataques sexuales contra los alumnos.

// La Argentina de los 100.000 muertos por coronavirus: el país está séptimo a nivel mundial en el promedio semanal de víctimas fatales

En 1998 llegó a Mendoza para transformarse en la “figura” principal del instituto Antonio Próvolo, el colegio de Luján de Cuyo al que asistían chicos sordos que fueron abusados sexualmente.

Antes de que lo condenaran era la máxima autoridad de la escuela de Carrodilla, y tras la primera denuncia las víctimas lo fueron señalando en forma sistemática por las violaciones habían sufrido estando en esa institución.