Advertencia de los centros turísticos de invierno al Gobierno por las indefiniciones de la temporada

SAN CARLOS DE BARILOCHE Y MENDOZA.- A raíz de las bajas temperaturas, las intensas lluvias que caen sobre la ciudad rionegrina desde hace varios días se transformaron ayer, en las cumbres de los cerros, en un parejo manto de nieve, uno de los primeros de este año. La postal blanca que hoy luce el cerro…

advertencia-de-los-centros-turisticos-de-invierno-al-gobierno-por-las-indefiniciones-de-la-temporada

SAN CARLOS DE BARILOCHE Y MENDOZA.- A raíz de las bajas temperaturas, las intensas lluvias que caen sobre la ciudad rionegrina desde hace varios días se transformaron ayer, en las cumbres de los cerros, en un parejo manto de nieve, uno de los primeros de este año. La postal blanca que hoy luce el cerro Catedral entusiasma de cara a la temporada de esquí, aunque todavía no hay definiciones sobre las fechas de las vacaciones de invierno y la habilitación de los viajes por turismo. Frente a esta situación, la Mesa de Trabajo de Destinos de Nieve de la Patagonia y Mendoza advirtió al ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, que el sector “no soportará una temporada de invierno más sin trabajar”, y comunicó que ya está preparado para comenzar con las actividades el 1° próximo.

La agrupación se reunió virtualmente ayer para unificar reclamos y comunicó su posición hoy. “Necesitamos sostener el empleo, las empresas (pymes) y los pequeños comerciantes que subsisten por una economía regional que surge como consecuencia del turismo”, indica el documento elevado a Lammens. Y suma: “Hemos tenido el tiempo suficiente para implementar, probar y ajustar los protocolos sanitarios, aprobados por el Ministerio de Turismo. Consideramos que tal como se ha realizado históricamente, estamos en condiciones de lanzar nuestra temporada invernal el 1° de julio. Decisión que debemos comunicar en carácter de urgente, con el fin de reactivar las ventas y trabajar en las reprogramaciones de los servicios que no pudimos brindar en 2020. Así como poder cumplir con los clientes que confiaron en nosotros a través del programa de Previaje”.

Más allá de la incertidumbre y al igual que los demás destinos de nieve patagónicos, el centro de esquí de Bariloche -el más importante de Sudamérica- se sigue preparando para recibir turistas y estas primeras nevadas ayudan a ir poniéndole una fecha tentativa al inicio de la temporada. A su vez, está abierta la venta de pases flexibles (de 3, 7 y 10 días) para las temporadas 2021 y 2022.

Los operadores turísticos de Bariloche consideran que la situación es “desesperante”Martinez Marcelo

Desde la Cámara Argentina de Centros de Esquí de Montaña esperan poder abrir entre el 3 y el 18 del mes próximo. “El año pasado, las vacaciones de invierno se perdieron. Las economías regionales no están en condiciones de soportar otra situación similar. El turismo es motor de desarrollo y generador de empleo en cada rincón del país. Es fundamental que la actividad pueda reactivarse. En el marco de esta crisis, la peor en la historia del sector, con miles de hoteles, prestadores de turismo y agencias de viajes que han cerrado sus puertas para no volver a abrir, con la gastronomía jaqueada en forma permanente, no estamos dispuestos a seguir sufriendo limitaciones a la hora de trabajar”, indicaron en un comunicado.

“Necesitamos certezas y es lo que hemos pedido puntualmente. Estamos con reuniones con el Ministerio de Turismo de la Nación para obtener el aval final. Para nosotros también la prioridad es la salud y entendemos todo lo que pasa en el país, pero el sector necesita volver a trabajar. Creemos que se puede desarrollar la actividad con todos los protocolos, además esquiar es una práctica al aire libre que no reporta riesgos”, expresó a LA NACION, el empresario Pablo Torres García, dirigente de la Cámara Argentina de Centros de Esquí y Montaña, además de gerente de Cerro Bayo, en Villa La Angostura, en Neuquén.

Mientras, hay centros invernales que ya se preparan para darles la bienvenida a sus clientes. Este es el caso de Las Leñas que tiene programada la apertura para el 3 de julio, con todos los protocolos coordinados y aprobados con la provincia y el departamento de Malargüe, indicaron desde la compañía a LA NACIÓN. “Las Leñas es una burbuja en sí misma y será una temporada de puro esquí, con una montaña plena para disfrutar. Estamos aguardando las últimas definiciones a nivel nacional para que la gente tenga plena seguridad de que podrá acceder al valle sin problemas”, comentó a este diario Sebastián Otegui, gerente comercial del imponente complejo ubicado en el sur mendocino, a más de 340 kilómetros de la capital provincial. El año pasado, los directivos comunicaron que se veían imposibilitadas, por la ubicación geográfica, en medio de la montaña, abrir bajo todas las condiciones que demanda la pandemia. En esta oportunidad, aseguran estar listos para brindar el mejor servicio, bajo todos los cuidados.

Así, 2020 fue un año para el olvido para esta industria: el temor a los contagios, el bloqueo del turismo nacional e internacional y los altos costos operativos hicieron inviable la apertura, mientras se producían niveles récord de nieve. Hubo casos puntuales donde finalmente operaron al “mínimo” con los locales, algo que en esta oportunidad descartan de plano los empresarios.

“Abrimos como tenemos previsto, con todos los cuidados, y con turismo interno nacional, o directamente nos mantenemos cerrados. Ya no se pueden cubrir más los costos con los visitantes locales”, sumó Torres García.

Se trata de un sector con 5000 empleos fijos y 65.000 indirectos, que produce durante 90 días para todo el año, pero que ya sufrió pérdidas por más de 1000 millones de pesos durante el primer año de la pandemia. De hecho, durante 2020 recibieron asistencia oficial poder sostener más a los trabajadores.

A lo largo de toda la Argentina, los principales centros de esquí son Las Leñas y Penitentes, en Mendoza; Caviahue, Chapelco y Cerro Bayo, en Neuquén; Cerro Catedral y Laderas, en Río Negro; La Hoya, en Chubut y Cerro Castor, en Tierra del Fuego.

Las principales provincias donde históricamente se vive cada año el deporte blanco, la situación epidemiológica actual está contenida, pero existe el temor a rebrotes y a un desborde en las terapias intensivas, que hoy tienen una ocupación promedio por encima del 75%. En Río Negro ya son más de 78.000 los casos positivos de Covid-19; en Neuquén, más de 96.000; en Mendoza, más de 128.000; en Chubut más de 66.000 casos y en Tierra del Fuego más de 29.000 positivos.

La ministra de Turismo de Mendoza, Mariana Juri, indicó que “hay mucha indefinición aún”. De hecho, confirma que desde Nación le han pedido “unos días” a la Cámara Argentina de Centros de Esquí. “La verdad es que no pueden esperar más para tomar decisiones. Las Leñas tiene intenciones de abrir, pero sabemos que la situación de Mendoza es distinta, les da más confianza. Pero si restringen la circulación nacional los fines de semana, se hace complicado. Por eso, hemos pedido incluir prioritariamente el tema en las próximas reuniones”, señaló la funcionaria.

En el sector sigue expectantes las medidas que tome el gobierno nacional, teniendo en cuenta los próximos DNU. Por eso, cruzan los dedos para que no haya más confinamientos estrictos los fines de semana y que se habiliten los viajes en avión y la movilidad en las rutas nacionales. “Nación tiene que permitir que se abran los centros de esquí para todo el país. Dos temporadas cerrados es muy complejo hasta por el recurso humano. Pero si no se permite la llegada fluida de turistas nacionales es imposible. Ya sin brasileños es complejo”, comentó a este diario una alta fuente del Ejecutivo mendocino que conoce a fondo la industria.

Los protocolos aprobados en el sector, que ya se presentaron el año pasado, contemplan medidas de sanidad para el transporte de deportistas y peatones, protección en los puntos de atención al público así como control de las filas en los medios de elevación y durante el dictado de clases. Asimismo, se exige mantener el distanciamiento social de dos metros, el uso de barbijo, máscara y antiparras, la higiene de manos y del ambiente laboral.

Conocé The Trust Project