Proteger los pesos: tres inversiones sencillas atadas al dólar

Con el arranque de 2021, la tendencia era apostar por títulos atados a la inflación. El dólar blue venía perdiendo un peso o dos cada día (en enero arrancó en $169 y llegó a venderse a $139 a mediados de abril), mientras que los dólares oficiales continuaban planchados. Ante ese contexto, los bonos ajustados por…

proteger-los-pesos:-tres-inversiones-sencillas-atadas-al-dolar

Con el arranque de 2021, la tendencia era apostar por títulos atados a la inflación. El dólar blue venía perdiendo un peso o dos cada día (en enero arrancó en $169 y llegó a venderse a $139 a mediados de abril), mientras que los dólares oficiales continuaban planchados. Ante ese contexto, los bonos ajustados por CER eran una buena alternativa de inversión para el corto plazo.

“En los primeros tres meses del año, las mejores inversiones fueron los bonos sujetos al CER. Los bonos rendían positivo, te daban la inflación más algo. Por su parte, el dólar estaba planchado porque venía de la crisis de octubre. Estos meses la inflación le ganó al blue. Pero en abril, eso se dio vuelta”, apuntó el economista Fernando Marull.

Con el despertar del dólar, los inversores comenzaron a inclinarse por los activos anclados a la moneda dura. Aunque los títulos CER no dejan de ser una alternativa (incluso hay economistas que recomiendan sumarlo como una opción dentro del portfolio de inversiones), hoy la tendencia se orienta más dolarizar la cartera a través de activos.

“Hay muchas inversiones vinculadas al coeficiente CER, pero no sirven porque cuando calculas la tasa real con suerte estás un par de puntos arriba de la inflación. No es una inversión real, algunos incluso tienen tasa real negativa. Todo lo que sea pesos, sobre todo en estos momentos que hay una emisión monetaria acelerada y la confianza es menor, hace que el peso caiga frente al dólar aunque intenten controlarlo. La historia de nuestro país nos invita a pensar que es una desconfianza razonable”, opinó en analista financiero Gonzalo Pereyra Sáenz.

Para restringir la compra de dólares, el año pasado el Gobierno endureció el cepo cambiario que hasta hoy sigue vigente. Solo se pueden comprar US$200 mensuales, los gastos generados por servicios en el exterior y pagados en tarjeta de débito o crédito se descuenta del límite, y varios argentinos quedaron fuera del sistema.

Para seguir accediendo a la moneda dura de forma legal, la alternativa que surgió es la compra del dólar MEP (siglas que derivan de “mercado electrónico de pagos”), que tiene uno de los valores más bajos del mercado. La operación más común consiste en la compra de bonos que cotizan en pesos (como el AL30), para posteriormente venderlos en moneda extranjera. Actualmente, el parking es de un día. Es decir, que durante 24 horas el inversor se ve obligado a mantener el activo antes de venderlo en una moneda distinta de aquella a la que fue adquirido.

Sin embargo, también existe la opción de quedarse a mitad de camino. “Para hacer dólar MEP, compras un bono y lo vendes. Pero si te quedas, vas a mantener esa paridad, de eso se trata. Si el tipo de cambio empieza a subir, el bono va a valer más en pesos aunque la misma cantidad en dólares, podés ir navegando en los distintos tipos de cambio. De todas formas, cabe destacar que se tienen bonos nacionales en dólares, lo que supone un riesgo diferente a tan solo venderlo y quedarse con el dólar MEP”, indicó José Ignacio Bano, gerente de research de invertirOnline.

Bonos, stablecoins y Cedears son algunas de las opciones para invertir en dólares Shutterstock – Shutterstock

Opción 2: Cedears

Se compra en pesos, se adquiere un activo atado al tipo de cambio, no se corre el riesgo argentino y se invierte en las empresas más importantes del mundo. Por todas esas virtudes, los certificados de depósitos argentinos, conocidos popularmente como Cedear, se convirtieron en una de las inversiones estrellas durante el último tiempo.

En este caso, se compra parte de la acción de una empresa que cotiza en el mercado internacional. Y si bien se puede vender el activo y quedarse con los dólares en la mano, también está la opción de apostar por una compañía y obtener renta en dólares. ¿Las más seguras? Las llamadas Blue Chip, firmas estables que tienen mucha capitalización y poca volatilidad, como lo son Coca-Cola, Apple o Walt Disney.

Además, estas acciones están atadas a la cotización del dólar contado con liquidación (CCL o “Cable”). “Si se mantiene el título en la cartera, cuando el CCL empiece a subir el Cedear lo va a hacer también. Por ahí Apple no se movió en toda una semana, pero si el tipo de cambio subió un 10%, el Cedear va a trepar un 10%”, señaló Bano.

Como no podía faltar en tiempos de criptomonedas: las ‘stablecoins’. Ese tipo de activo digital surgió con el objetivo de reducir la volatilidad que tienen otras monedas virtuales, como lo son el bitcoin o el ethereum. Con una paridad 1-1 con el dólar, Tether (USDT), DAI o USD Coins (USDC), son las cripto más relevantes del mercado.

“Se puede comprar estas stablecoins en pesos, a través de distintas exchanges (plataformas). Luego, se pueden hacer colocaciones de renta fija y, si se tienen los ahorros bloqueados, plataformas como Binance pagan una tasa del 6,5% en dólares al año”, indicó Gonzalo Pereyra Sáenz.

En este caso, para los expertos se trata de un sistema “más democrático”, ya que el usuario puede elegir el precio a pagar por la moneda. No se rige en la cotización del blue, del CCL o el MEP, sino que el valor frente al peso es puesto por el mercado.

“Además, si tenés dólares y los querés vender de la manera tradicional, nunca vas a poder salir al mismo precio en el cual entraste, es imposible porque el spread es muy grande. Con este sistema no, la diferencia la cotización compra-venta puede llegar a ser mínima. Para las generaciones más jóvenes, esto va a ser moneda corriente en poco tiempo”, cerró Pereyra Sáenz.

Conocé The Trust Project