Terrazas, balcones y patios: buenos lugares para cultivar

Diseñar una huerta urbana no es lo mismo que hacerlo en un jardín o “a campo”. Las condiciones son más limitadas y extremas.Fecha de publicación: 11 de Abril 2021, 10:15hsLa terraza, un buen lugar para cultivar. (Foto: Adobe Stock).Balcones, terrazas, patios y ventanas son los espacios que, en macetas y contenedores, permiten diseñar con ingenio…

terrazas,-balcones-y-patios:-buenos-lugares-para-cultivar

Diseñar una huerta urbana no es lo mismo que hacerlo en un jardín o “a campo”. Las condiciones son más limitadas y extremas.

La terraza, un buen lugar para cultivar. (Foto: Adobe Stock).

Balcones, terrazas, patios y ventanas son los espacios que, en macetas y contenedores, permiten diseñar con ingenio y creatividad una huerta urbana. Cada situación tiene sus ventajas y desventajas.

En los balcones, la orientación es fija. Los que miran hacia el Norte y al Noroeste, durante el otoño y el invierno permiten cultivar todas las verduras estacionales, pero en el verano será necesario sombrearlos levemente. Los de orientación Sur o Sudeste, en invierno, casi no alcanzan a recibir las tres horas mínimas de sol directo para el crecimiento de las verduras de hoja.

En una terraza, hay más posibilidades de orientar correctamente los contenedores, pero en verano habrá que proteger a las plantas de las condiciones extremas de calor. Tejidos media sombra son la solución más económica y sencilla. Los patios tienen la ventaja de que al estar sobre el suelo no hay que considerar el peso de las macetas, pero frecuentemente son lugares muy sombríos en otoño e invierno. Un sistema de ruedas en la base de los contenedores más pesados permite el traslado sin esfuerzo a distintos puntos del balcón o el patio para “buscar” las horas de sol invernal. El compostador urbano se puede ubicar en un espacio sombreado.

Las macetas adornan y sirven para cultivar. (Foto: TN.com.ar)

El tamaño ideal de las macetas

Luego de decidir el lugar dónde instalar la huerta, el segundo paso es la compra de los contenedores y las macetas más adecuados. Tienen que tener una capacidad que permita el crecimiento saludable de las raíces de las plantas.

En macetas de 0.30 m de profundidad, podrán desarrollarse: rúculas, rabanitos, lechugas, radichetas, cebolla de verdeo, puerros, ajíes ornamentales, ciboulette, albahaca y perejil. Esa profundidad nos garantiza disfrutar de las ensaladas y el cultivo de la mayoría de las plantas aromáticas.

Si hay posibilidades de incorporar macetas de 0.50 m de profundidad, las acelgas, remolachas, brócoli, repollo, coliflor, zanahorias, tomates, ajíes, berenjenas, pepinos, chauchas, arvejas, espinacas, kales y la mayoría de las verduras con raíces voluminosas crecerán cómodas.

La oferta es enorme en materiales y formas de contenedores. Nuevos o reutilizados, todos son válidos. Recordá que es muy importante la calidad del sustrato para el relleno.

Las macetas grandes y llenas son muy pesadas. Por esta razón, es importante conocer la resistencia de cada balcón. Los sectores cercanos a la pared son los de mayor resistencia, ahí deberían ubicarse los contenedores más pesados y reservar los bordes para las macetas más livianas. En las terrazas, “las cargas” o bordes son los espacios más resistentes. El peso admisible en terrazas es de 200 kg/m2. Impermeabilizar correctamente la terraza es clave ya que una huerta en macetas es un espacio constantemente húmedo. El mercado ofrece múltiples opciones desde pinturas hasta sistemas aislantes más complejos.

La huerta es una actividad ideal para adultos mayores. (Foto: TN.com.ar)

El otoño de la vida

Esta estación de luz cálida, que en general lleva a la introspección, se la podría comparar con el momento de la vida en que las personas retoman actividades postergadas por la exigencia de su etapa laboral. Muchos adultos mayores se reconectan con actividades en el jardín y la huerta.

Estas tareas les traen muchos beneficios no sólo por lo obtenido en las cosechas, sino por los relacionados con la actividad física moderada y su autoestima. Las relaciones intergeneracionales son muy provechosas porque permiten compartir conocimientos con gente más joven e inexperta.

Con la edad no sólo se reduce la agilidad física, sino también el balance y la fuerza. Adaptar las herramientas a sus limitaciones les facilitará el trabajo. Cabos largos, livianos y ergonómicos que les permitan realizar las tareas con el mínimo esfuerzo son la clave para evitar el cansancio y la frustración por la tarea inconclusa. Los problemas en la visión que se presentan con la edad dificultan la tarea de encontrar las herramientas. Pintarlas de colores llamativos (amarillo – rojo – anaranjado) les facilitará hallarlas entre “el verde” al finalizar el trabajo.

Los contenedores elevados, tipo mesas de cultivo y los sustratos sueltos y livianos son ideales ya que permiten realizar las siembras, los trasplantes y el desmalezado, inclusive estando sentados. Este listado de beneficios se potencia por estar al aire libre y expuestos al sol.