Cómo es la obra que revive el romance entre dos gigantes del cine

Se llama “Bergman y Liv, correspondencia amorosa”. Ingrid Pelicori y Osmar Nuñez le dan vida al director y a la actriz en una obra basada en una novela epistolar.Fecha de publicación: 11 de Abril 2021, 11:53hsEsa foto aparece en la obra “Bergman y Liv, correspondencia amorosa”. (Foto: Prensa obra)Cuarenta años en la vida de una…

como-es-la-obra-que-revive-el-romance-entre-dos-gigantes-del-cine

Se llama “Bergman y Liv, correspondencia amorosa”. Ingrid Pelicori y Osmar Nuñez le dan vida al director y a la actriz en una obra basada en una novela epistolar.

Esa foto aparece en la obra “Bergman y Liv, correspondencia amorosa”. (Foto: Prensa obra)

Cuarenta años en la vida de una pareja es mucho tiempo. Intentar resumirla en una obra de teatro no es nada fácil. Y mucho menos si los protagonistas son el director sueco Ingmar Bergman y la actriz noruega Liv Ullmann. Eso se propone “Bergman y Liv. Correspondencia amorosa”.

La obra, que realiza funciones en el Centro Cultural 25 de mayo, recrea buena parte de la vida y del romance de dos de los más grandes creadores del cine del siglo XX. “Escribo guiones para que funcionen como esqueletos en espera de la carne y el vigor de las imágenes”, decía él. “Cuando me miró con la cámara supe que me había reconocido”, decía ella.

Bergman y Ullmann.

El vínculo entre el director y la actriz es contado a través de las cartas imaginarias que se mandaron a lo largo de décadas. Se basa en una novela epistolar, que el autor Lázaro Droznes publicó en 2016. El punto de partida es la separación, pero luego la obra habla sobre el amor, la creación artística y los caminos que tomaron la vida de ambos.

Con gran maestría, Ingrid Pelicori y Osmar Nuñez se ponen en la piel de los protagonistas. La dirección es de Leonor Manso, que también está a cargo de la voz en off que aparece en algunos pasajes de la obra.

Una puesta mínima

La puesta de la obra es mínima, con un piso símil pasto, dos atriles y las cartas sobre ellos. Los actores, vestidos de color pastel, comienzan a desandar la vida de los protagonistas. El romance, los años felices en la isla Farö, los rodajes -algunos felices y otros tortuosos- y la separación, además de algunos pases de factura.

Las cartas dan cuenta de un Bergman que sólo se sentía cómodo en el set de filmación. Y al que el resto del mundo le resultaba ajeno. Incluso, en un fragmento de la obra, se reproduce un diálogo con uno de sus hijos (se casó cinco veces y tuvo nueve hijos).

Ingrid Pelicori y Osmar Nuñez, protagonistas de la obra. (Foto: Prensa obra “Bergman y Liv, correspondencia amorosa”)Por: Cristian Holzmann

Bergman le reconoce a uno de ellos que no fue un buen padre. El hijo le dice furioso: “Eso no es cierto. Ni siquiera fuiste un padre”.

// Adaptan al cine “La uruguaya”

A lo largo de su carrera, el director sueco hizo películas que se convirtieron en un clásico del cine, como “Persona”, “Escenas de la vida conyugal”, “Gritos y susurros” y “Fanny y Alexander”. En varias de ellas, su mujer Liv Ullmann participó como protagonista.

Bergman tenía fama de ser sádico con sus intérpretes y de tener un carácter difícil y autodestructivo.