MasterChef Celebrity: con nervios y sorpresas, comenzó la segunda edición del reality

A poco más de un mes de la final que consagró a Claudia Villafañe como la gran ganadora, comenzó la segunda temporada de MasterChef Celebrity Argentina. Nuevamente con la conducción de Santiago del Moro, y con el jurado integrado por Damián Betular, Donato De Santis y Germán Martitegui, las hornallas más famosas de la pantalla…

masterchef-celebrity:-con-nervios-y-sorpresas,-comenzo-la-segunda-edicion-del-reality

A poco más de un mes de la final que consagró a Claudia Villafañe como la gran ganadora, comenzó la segunda temporada de MasterChef Celebrity Argentina. Nuevamente con la conducción de Santiago del Moro, y con el jurado integrado por Damián Betular, Donato De Santis y Germán Martitegui, las hornallas más famosas de la pantalla chica volvieron a prenderse, ante un nuevo grupo de famosos que lucharán por convertirse en los mejores cocineros amateurs.

Luego de un clip a modo de presentación, en el que se pudo ver lo que sucederá en un futuro muy cercano, Del Moro le dio la bienvenida a los expertos que valorarán los platos de los participantes. En la charla, De Santis confesó que siente muchas expectativas y agregó: “Estamos muy contentos que podamos seguir en esta nueva temporada, brindando alegría en todos los hogares”. Por su parte, Betular expresó: “Estuve pispeando un poco, y me parece que tenemos competencia asegurada”, y por último, Martitegui adelantó que se sentía “muy expectante” de cara a esta nueva edición.

Los 16 participantes, entonces, hicieron su entrada al estudio: los cantantes Juanse y CAE, la conductora Flavia Palmiero, las actrices Andrea Rincón, Georgina Barbarossa y Candela Vetrano, la modelo y conductora Sol Pérez, el exbasquetbolista Hernán El Loco Montenegro, los periodistas Fernando Carlos y María O´Donnell, el exfutbolista Mariano Dalla Libera, la influencer Dani La Chepi, el mediático Alex Caniggia, y los actores Daniel Aráoz y Gastón Dalmau. La gran sorpresa de la noche la dio la inclusión de Federico Bal, que tomará el lugar de su madre, Carmen Barbieri, hasta que ella esté en condiciones de incorporarse al certamen.

“Una está acostumbrada a un estreno, donde se aprende la letra, ¿pero acá cuál es la letra?” confesó entre risas Palmiero. Por su parte, Rincón contó que su único miedo era perder rápido y no “soportar la frustración”, mientras que el periodista deportivo Fernando Carlos se definió como “un caradura, pero con mucha actitud”. O´Donnell contó su experiencia con el ciclo, y dijo: “Este programa me sacó muchas horas de sueño. En la primera temporada se enganchó mi hija, y yo con ella”, y por último, Caniggia entre risas exclamó que “con las fajitas mexicanas, la rompe”.

Luego de familiarizarse con las estaciones y el mercado, los participantes recibieron una nueva sorpresa cuando Del Moro le dio la bienvenida a El Mono de Kapanga, a Roberto Moldavsky, a Claudia Villafañe y a Analía Franchín, de la primera temporada. Ellos les brindaron importantes consejos a los nuevos concursantes, y El Mono sugirió: “No se corten, no se quemen, y terminen el plato”. El músico le dio la bienvenida a Andrea Rincón, de quien fue pareja hace un tiempo, y ella, con picardía, le preguntó: “¿Cocino o no cocino bien?”.

A continuación, todos pasaron a recibir sus respectivos delantales de mano de los ex participantes. Al momento de darle el delantal a Alex, Analía le dijo: “¡No los pelées!”. El último en acercarse al frente fue Fede, que muy tentado le dedicó un mensaje a Martitegui, su eterno “enemigo” en la primera temporada: “¿Pensabas que te ibas a librar de mí? No, mi cielo”.

El primer grupo se midió en una prueba con temática de fiesta de casamientoADRIAN DIAZ BERNINI

Luego de las presentaciones, comenzó formalmente la primera prueba. Santiago del Moro acercó una torta de bodas de varios pisos, ante la preocupada mirada de los participantes. En ese momento, Betular anunció: “Los vemos muy cancheros, muy glamorosas. La temática es ‘fiesta de casamiento’”. Después Martitegui agregó: “Vamos a repetir la antigua tradición de tirar de la cinta”, y De Santis concluyó: “Cada uno debe retirar un dije, y según qué le toque, eso definirá una parte del desafío de hoy”.

De esa manera, todos se acercaron a probar suerte, encontrando cuchillos o tenedores al extremo de cada cinta. El conductor comunicó que los cuchillos podían retirarse hasta el martes, mientras que los tenedores debían quedarse. Sol Pérez, que sacó el utensilio dorado, fue nombrada capitán de equipo, y eligió a Dalmau, Barbarossa y “La Chepi” como compañeros. En la vereda opuesta, Fernando Carlos fue nombrado líder del grupo integrado por Montenegro, Aráoz y Caniggia.

Muy afín a la temática del casamiento, el jurado les informó que la prueba consistía en preparar un menú de bodas, que debe consistir en cuatro pasos: tres variedades de finger food, una entrada, un plato principal y postre. Martitegui anunció entonces que el grupo perdedor recibiría delantal gris, un ticket directo a una posible eliminación.

Críticas y devoluciones

Los grupos comenzaron a preparar sus respectivos platos, y así aparecieron algunos problemas. “La Chepi” recibió las críticas de De Santis por utilizar “la pileta como tacho”, a la vez que Betular le sugirió a Caniggia que le ponga hierbas a sus brusquetas.

Dalmau preparaba una ensalada de rúcula con duraznos grillados y Martitegui sentenció que era “algo pobre”. Pero no todas fueron malas: Montenegro sorprendió a Betular por la buena organización en su cocina.

Una vez finalizada la etapa de la preparación, los concursantes debieron acercar sus platos. “La Chepi” fue la primera en llevar su propuesta de finger food, bautizada “Nunca lo hice”. Martitegui se mostró disconforme con la preparación, mientras que Betular destacó un exceso de ajo. La ensalada de rúcula y durazno abrillantado con crocante de nuez de Dalmau tampoco obtuvo devoluciones del todo favorables.

Sol Pérez, capitana del equipo rojo, tuvo un muy buen debutAdrian Diaz (c)

Barbarossa probó suerte con su bife strogonoff con arroz, que le permitió al equipo levantar la puntería. De Santis la felicitó, aunque Betular consideró que si bien los sabores estaban ricos, faltaba “un poquito de gala”. Por último, Pérez y su postre de masa sablée de chocolate, pastelera de café y merengue italiano se llevó el visto bueno del pastelero del jurado. Muy satisfecho, Betular aseguró: “Es complejo hacer esto es un debut. La masa tiene el grosor y la cocción perfecta, la crema pastelera tiene un sabor a café muy sutil, pero es impactante lo bien que te quedó el merengue italiano. En texturas y sabores, es perfecta”. El resto de los especialistas, también se sumaron a los elogios al plato de la modelo y a su rol como capitana del equipo.

Con respecto a grupo rival, Caniggia se mostró muy seguro con su finger food: “Para mí la rompí… Mirá esto, es un lujo”. Luego de probar la propuesta, Martitegui confesó: “Una sorpresa, pensé que cocinabas peor que esto. Es muy simple, pero cierra”. Un poco menos convencido, De Santis agregó: “Te tenés que esmerar más. Esto del caviar no es una mala combinación, pero trabajá sobre afinar y transmitir sabor”.

Aráoz preparó una entrada de melón con jamón y frutas confitadas, que no terminaron de generar mucho entusiasmo. “La combinación de jamón crudo y panceta, es como mucho para una entrada, hay mucha información y muchos sabores” opinó Betular, a la vez que Martitegui finalizó: “Acá hay alguien muy creativo, puesto a hacer algo que no entiende del todo. Pero no salgas de ese camino”.

En tercer lugar, Montenegro llevó un solomillo con miel y mostaza, que sorprendió al chef italiano: “Tiene un dejo de ‘me gusta cocinar’. Me gusta esta cocción, es un plato tan bien presentado”. Pero en su turno, Betular observó que le faltó un “poco de frescura”, aunque adelantó al exbasquetbolista lo alentó a seguir en esa línea. El encargado del postre del equipo azul fue Fernando Carlos, con unos panqueques de dulce de leche con manzanas caramelizadas y salsa de frutos rojos, a los que denominó “Fin de fiesta”. El pastelero consideró que le faltó estética al plato, y en lo referido al sabor opinó: “La salsa resta y no suma, aunque de sabores muy bien, la presentación hay que trabajarla”.

Poco después de la medianoche, llegó el momento de anunciar qué equipo era el ganador del primer desafío. Luego de una breve devolución en la que De Santis y Martitegui felicitaron a los participantes, Betular tomó la palabra y comunicó que el grupo capitaneado por Sol Pérez era el que pasaba de ronda, y podía subir al balcón.

De ese modo, Fernando Carlos, Alex, “El Loco” y Aráoz recibieron el delantal gris, y volverán a cocinar en el jueves de última chance. En esa instancia, competirán junto a los perdedores que deje el día martes.

Más información