Toma: Alberto Fernández marca distancia con Juan Grabois y pide acatar la decisión de la jueza

Juan Grabois Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo Después de emitir señales confusas, el gobierno de Alberto Fernández intenta tomar mayor distancia del conflicto que se desató con la familia Etchevehere por la ocupación de la estancia Casa Nueva por parte de integrantes del Proyecto Artigas, el movimiento liderado por Juan Grabois. “El Gobierno…

Toma: Alberto Fernández marca distancia con Juan Grabois y pide acatar la decisión de la jueza

Juan Grabois Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

Después de emitir señales confusas,

el gobierno de


Alberto Fernández

intenta tomar mayor distancia del conflicto

que se desató con

la familia Etchevehere

por la ocupación de la estancia Casa Nueva por parte de integrantes del

Proyecto Artigas,

el movimiento liderado por


Juan Grabois.

“El Gobierno no alentó ese conflicto familiar. Este conflicto lo resuelve la Justicia y la línea del Gobierno es que hay que respetar la resolución judicial que se adopte en el marco de esta disputa privada”, dijo hoy a LA NACION un importante portavoz de la Casa Rosada. Cerca del Presidente necesitan que la situación se descomprima lo antes posible.

El pronunciamiento llega a horas de que la jueza del Tribunal de Juicio y Apelaciones, María Carolina Castagno,

resuelva si hace lugar al pedido de desalojo

presentado por la familia del exministro de Agricultura


Luis Miguel Etchevehere,

quien junto a sus hermanos y su madre

denunciaron por usurpación a su hermana Dolores,

luego de que ella entregara el campo familiar al Proyecto Artigas.


Casa Nueva, el campo en disputa Crédito: Gentileza Productores

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes cercanas al Presidente y al dirigente social, durante el fin de semana Fernández le hizo llegar a Grabois el pedido para que colabore en descomprimir la situación y evitar que siga escalando la tensión en Entre Ríos. El referente del MTE es parte del Frente de Todos y sus acciones generan constantes coletazos en el Gobierno.

Para cuando el Presidente intervino, la disputa en el campo de los Etchevehere ya había devenido en un conflicto político. El rol que tuvieron dos funcionarias nacionales terminó por involucrar públicamente al Gobierno en el conflicto y lo puso en el centro de la controversia por la toma de tierras y el respeto de la propiedad privada. Hizo ruido justo en el momento en el que Fernández necesitaba generar confianza en el mundo privado.


Juan Grabois integra el Frente de Todos, pero sus acciones suelen tensionar al Gobierno Crédito: Hernán Zenteno

Además del pedido de Fernández a Grabois, el Gobierno le encargó a las funcionarias que intervinieron oficialmente en el conflicto que aclararan su accionar. La Casa Rosada se ocupó de coordinar los mensajes que publicaron en sus cuentas de Twitter.

Gabriela Carpineti, directora de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia -la funcionaria que pasó una noche en el interior del campo ocupado- le respondió a la presidenta de Pro, Patricia Bullrich, en Twitter: “Mi actuación como funcionaria en la estancia Casa Nueva fue solicitada por el fiscal en el marco de la causa civil por sucesión. Es la Justicia la que define quiénes participan del proceso”.

El rol de Bordet

Con una línea directa con la Casa Rosada, el gobernador de Entre Ríos,


Gustavo Bordet,

también insistió en los últimos días que el caso de los Etchevehere “es un conflicto familiar”.

En las últimas horas, alineado con el Gobierno, dijo que no va a permitir “que se viole el derecho a la propiedad privada que está consagrado en la Constitución nacional y provincial”. “Que los conflictos familiares los arreglen entre las familias en los juicios sucesorios y no involucren al Estado para sacar una tajada”, dijo en un intento por despegarse del conflicto.

Aunque se cruzó con Luis Miguel Etchevehere, Bordet tampoco quiere que escale el conflicto con el campo, porque el reclamo por la propiedad privada caló muy hondo en Entre Ríos. Cerca del gobernador confiaron a LA NACION: “Bordet quiere que la decisión que tome la jueza se respete y acate en un clima de paz”.

El gobernador de Entre Ríos vivió los mayores momentos de tensión el lunes, cuando se manifestaron cerca del campo los sectores que responden a Grabois. Intercedió para que marcharan a 400 metros del ingreso a la estancia Casa Nueva, donde se emplazó la protesta de Luis Miguel Etchevehere, e instaló un cordón policial entre ambas partes.

Una relación ambivalente

La relación de Grabois con el Gobierno es ambivalente. Reconocido como parte del Frente de Todos, el líder del MTE suele remarcar que “no es funcionario” y desde ese lugar tensiona constantemente. El martes se desarrolló una reunión de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), el frente en el que abrevan los movimientos sociales ligados al oficialismo, como la CTEP, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la CCC y el MTE, de Grabois.

Distintos referentes le hicieron saber a Grabois que no lo acompañarán en el conflicto en Entre Ríos, y que está solo en esa cruzada. Esa distancia se escenificó en el acto que encabezó Grabois el lunes frente a la sede de La Rural de Palermo, donde no estuvo acompañado por los principales dirigentes de los otros movimientos sociales.

En esa oportunidad, Grabois redobló la apuesta en su pelea contra el exministro de Agricultura; dijo que Etchevehere integra un “clan mafioso y le pidió a la nueva jueza que está a cargo de la causa por la propiedad del predio que “falle conforme a Derecho”. Mañana el conflicto tendría un capítulo clave si la magistrada emite su fallo.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *