El coronavirus ya es la tercera causa de muerte en la Argentina

Los muertos por Covid-19 en la Argentina superarán hoy los 30.000 Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno La Argentina se convertirá hoy en el 12° país del mundo en tener más de 30.000 muertos por Covid-19. El virus, declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en marzo pasado, ya es la…

El coronavirus ya es la tercera causa de muerte en la Argentina

Los muertos por Covid-19 en la Argentina superarán hoy los 30.000 Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

La Argentina se convertirá hoy en el 12° país del mundo en tener más de 30.000 muertos por Covid-19. El virus, declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en marzo pasado, ya es la tercera causa de muerte del país.

Según los últimos datos disponibles en la web de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (Deis), que corresponden al 2018, ese año en la Argentina murieron 336.823 personas. De ese total, 314.952 tenían una “causa bien definida”. El 28,7% de las muertes fueron por “enfermedades del corazón y cerebrovasculares”, el 19,4% por “tumores malignos” y el 10,1% por “neumonía e influenza”. Este año, según datos difundidos por el Ministerio de Salud de la Nación, el virus de la influenza prácticamente no circuló y más del 98% de las personas que contrajeron algún virus respiratorio en el país contrajeron SARS-CoV-2.

De esta forma, si se proyecta la evolución de los muertos en el país en los primeros 10 meses del año, los fallecidos totales rondarían los 280.600. De ese total, el 10,6% son víctimas del coronavirus.

En diálogo con LA NACION, el exministro de Salud Adolfo Rubinstein explicó: “Si nos guiamos por la semana epidemiológica 38, la que acaba de pasar, las muertes por Covid-19 están en el primer lugar, con 2522. La segunda son las enfermedades coronarias, con 873, y la tercera son las infecciones respiratorias bajas como neumonías, bronquitis y bronquiolitis, con 697. En general, las enfermedades respiratorias tienen una presencia estacional muy fuerte en el invierno. Comienzan a bajar en septiembre, y en octubre prácticamente no hay”.

Lo que sucedió este año fue un reemplazo de la Covid-19 respecto del virus de la influenza que prácticamente no circuló“, dijo el exfuncionario, y recordó que esto se debió, entre otros factores, a las medidas de aislamiento y distanciamiento que se tomaron por la pandemia: “Los chicos son vectores muy importantes de enfermedades respiratorias como la influenza. Al no circular este año porque no fueron a las escuelas, ayudó a que este virus bajara muchísimo”.

Por su parte, hace tres semanas, en una de las últimas conferencias de prensa y apariciones públicas que tuvo, Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud la Nación, habló sobre la vigilancia epidemiológica de virus respiratorios en el país. Allí explicó que a mediados de marzo el SARS-CoV-2 obtuvo una predominancia casi absoluta en el país.

Hasta la semana epidemiológica 10 teníamos circulación de varios virus respiratorios: el virus paranfluenza, el adenovirus, el metaneumovirus y el sincicial respiratorio. A partir de la semana 10 empieza a predominar el SARS-CoV-2 para desplazar al resto. Tal como sucedió en la pandemia de 2009 con el virus A-H1N1, el virus pandémico desplazó a los otros”, explicó la segunda de Ginés González García.

Además, había dicho que los otros virus circularon especialmente “a expensas de los niños y niñas, los menores de 4 años” y, a partir de los 10 años, el dominante es el nuevo coronavirus. “Por eso volvemos a repetir: la inmensa mayoría de virus respiratorio que circulan son de SARS-CoV-2 y por eso, ante el dolor de garganta, la tos, la febrícula, no hay que subestimar los síntomas y hay que pensar que lo más probable es que el diagnóstico sea Covid-19”, había pedido.

Cómo se comportaron las otras principales causales de muerte en el país

“Yo creo que, cuando se consoliden las estadísticas, también habrá una suba de las muertes por otras patologías como las coronarias, cerebrovasculares y tumores. Los fallecidos por Covid-19 no van a desplazar a las dos primeras causas. Sí creo que superará por mucho a los 32.000 muertos que anualmente hay en el país por enfermedades respiratorias como la influenza. Al final del año, por lo bajo, vamos a superar las 40.000 muertes por SARS-CoV-2 y podemos llegar a muchas más”, analizó Rubinstein.

El exfuncionario amplió el concepto y detalló: “Lo que probablemente ocurra es que, a raíz de la caída de consultas para patologías crónicas durante la cuarentena, se disparen también esas muertes. Las bajas en las consultas se debieron a varios factores, que van desde el miedo de las personas a salir de sus casas por el coronavirus, o porque hubo barreras implícitas y explícitas para la atención de otras patologías fuera de la Covid-19. Incluso, pacientes con enfermedad cardiovascular, cuya complicación supera por mucho el riesgo de contraer Covid-19, retrasaron o dilataron las prestaciones. Por ejemplo, las angioplastias habían caído más del 50%. Esto quiere decir que hay personas que no se trataron un infarto. Lo que puede suceder es que en los próximos meses veamos las consecuencias de la baja de estas prácticas, procedimientos y consultas”.

Sobre este punto, Oscar Mendiz, director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación Favaloro, dijo a LA NACION: “Coincido con esa apreciación, o sospecha. Creo que cuando revisemos la totalidad encontraremos lo mismo que ha sucedido en otros países. Aumentó la mortalidad, pero los muertos por Covid-19 no explican la totalidad. La falta y demora en las consultas sobre todo de las emergencias cardio y cerebrovasculares pueden explicar gran parte pero no todo”.

El titular del Favaloro ejemplificó: “La Estenosis Aórtica Severa Sintomática tiene una mortalidad al año del 30% aproximadamente. Si uno espera un año o más para decidir un tratamiento habrá una mortalidad elevada y el riesgo para ese paciente que no se trata puede ser aún mayor que contagiarse Covid-19. Algo similar debe pasar con otras patologías”.

Ante la consulta de si este año habrá más muertes a raíz de la pandemia, Rubinstein dijo que “sin lugar a dudas”. Pero remarcó que no se sabrá este año. “En general hasta que se consolidan los datos de todas las jurisdicciones del país pasa un año. Por eso, recién ahora tenemos los datos del 2018 y no del 2019. Pero cuando se conozca habrá una suba del total. En parte, por las muertes por Covid-19 que van a superar al promedio anual de los fallecidos por enfermedades respiratorias y porque también habrá una mayor mortalidad por enfermedades cardiovasculares, coronarias y cáncer. Esto es una conjetura, pero tiene que ver con lo que está pasando”, analizó Rubinstein.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *