Tokio 2020 y el coronavirus: los atletas no harían cuarentena al llegar, pero estarán controlados todo el tiempo

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, y Yoshihide Suga, primer ministro de Japón, anunciaron su compromiso a trabajar en conjunto para asegurar que los Juegos Olímpicos de Tokio, postergados para 2021 por la pandemia, sean un éxito “con o sin coronavirus” y “con o sin vacuna”. Por eso, los organizadores ya comenzaron a trabajar…

Tokio 2020 y el coronavirus: los atletas no harían cuarentena al llegar, pero estarán controlados todo el tiempo

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, y Yoshihide Suga, primer ministro de Japón, anunciaron su compromiso a trabajar en conjunto para asegurar que los Juegos Olímpicos de Tokio, postergados para 2021 por la pandemia, sean un éxito “con o sin coronavirus” y “con o sin vacuna”. Por eso, los organizadores ya comenzaron a trabajar en un protocolo de seguridad sanitaria, del que presentaron este miércoles un primer borrador.

El documento establece las normas que deberán respetar los atletas y los integrantes de las delegaciones durante la semana de competencia. Lo más destacado: no habría cuarentena obligatoria al llegar a Japón, pero sí tests regulares y restricciones en los movimientos de los deportistas.

El gran despliegue y el desafío logístico que implican unos Juegos Olímpicos, con estadios deportivos en distintos puntos de la ciudad sede, incluso fuera de la misma, hacen que sea imposible generar una “burbuja” completa, como reconoció Toshiro Muto, presidente del Comité Organizador de Tokio. Más aún si, como esperan en la capital nipona, se permite el acceso de público a las competencias.

Para minimizar lo más posible el riesgo de contagio del virus, los atletas podrían moverse solo entre el aeropuerto de Tokio, sus lugares de alojamiento y las instalaciones deportivas.

Toshiro Muto, presidente del Comité Organizador de Tokio 2020, reconoció que es imposible generar una “burbuja” completa. Foto AP

Además, se podrán movilizar solo en vehículos oficiales y tendrán prohibido el uso del transporte público, salvo los casos excepcionales en los que esa sea la única manera de trasladarse entre sus alojamientos y las sedes de las competiciones ubicadas fuera de Tokio.

“Los deportistas tienen que estar protegidos y si se contactan con el público, podrían infectarse. También tenemos que proteger a los ciudadanos de posibles contagios”, explicó Muto.

Esas restricciones forman parte de una propuesta presentada por la organización de los Juegos ante el gobierno nipón para relajar los requisitos migratorios que deberán cumplir los atletas que viajen a Japón para la cita olímpica.

Los más de 11 mil deportistas recibirían un “tratamiento especial”, que los eximiría de realizar la cuarentena obligatoria de 14 días que se aplica a la inmensa mayoría de los extranjeros que ingresan a ese país. Así, tendrían la libertad de competir y entrenar en las dos semanas posteriores a su llegada.

Los transportes públicos, como los trenes, están prohibidos para los atletas, salvo casos excepcionales. Foto AP

El protocolo sí exigirá la realización de controles de forma regular. Los atletas y sus equipos técnicos deberán realizarse un primer test en sus países, dentro de las 72 horas previas de su partida hacia Japón, y presentar un certificado médico que acredite el resultado negativo del mismo. Y a su llegada a Tokio se realizarán otra prueba.

También serán controlados frecuentemente durante los Juegos, al llegar a sus lugares de alojamiento, durante su estancia y antes de las competiciones. Ese programa de controles se pondrá en marcha a principios de julio, fecha en que se espera que comiencen a arribar los primeros deportistas, y se aplicará también a los representantes japoneses con residencia en el país.

El Comité Organizador pedirá la colaboración de los atletas, a quienes les solicitarán que informen periódicamente sobre su estado de salud y que descarguen en sus teléfonos celulares una aplicación, que permitirá detectar posibles vías de contagio.

Thomas Bach, presidente del COI, aseguró que siente un “optimismo cauteloso” de cara a Tokio. Foto Reuters

Aunque aún restan por definir varios aspectos, como el tipo de test que se empleará y los estándares de eficacia que serán “aceptables” por las autoridades niponas, debido a que varían mucho en función de cada país, Muto espera que el COI y las federaciones de los diferentes deportes olímpicos aprueben las diferentes medidas del protocolo.

Más adelante, se plantearán también protocolos de seguridad sanitaria para voluntarios, personal médico y otras personas que puedan estar en contacto con los atletas, así como para periodistas, representantes de federaciones deportivas y de comités nacionales. El objetivo de los organizadores es poder tener cerrado el plan de acción antes de fin de año.

El optimismo cauteloso del COI

El avance en el protocolo sanitario es una de las razones por las que el COI está esperanzado en que los Juegos se podrán disputar el próximo año de manera exitosa. Así lo aseguró el propio Bach, quien afirmó que existen “buenas razones para un optimismo cauteloso” de cara a la cita olímpica.

El dirigente alemán también destacó que los avances tecnológicos y científicos permitirían crear un “entorno seguro” para la competencia en Tokio, aún en medio de la pandemia y sin un vacuna disponible.

“Hay señales muy alentadoras de la comunidad científica y médica sobre la disponibilidad de vacunas aprobadas en los próximos meses, tal vez incluso antes de finales de este año. Y además de los métodos de prueba ya existentes, hay una serie de las llamadas pruebas rápidas que ya están en el mercado o en desarrollo”, destacó Bach en una carta abierta divulgada esta semana.

En Japón, las ligas de fútbol y bésibol volvieron a recibir espectadores, bajo estrictas medidas de seguridad. Foto AFP

Y afirmó que si bien ni los tests ni la vacunas son “una fórmula mágica” para resolver los problemas, el retorno de las competiciones en las últimas semanas demuestra “que se pueden organizar grandes eventos deportivos de forma segura”.

Entre los deportes que reanudaron sus competencias están, por ejemplo, las ligas nacionales de fútbol y béisbol de Japón, las dos más populares del país, que incluso volvieron a abrir sus puertas a los fanáticos.

Es más, con la situación de la pandemia en territorio nipón bajo control, como aseguran las autoridades, la semana pasada se elevó el tope máximo de espectadores para eventos deportivos, que a principios de julio se había fijado en cinco mil.

“Vemos que el deporte puede organizarse con seguridad, incluso bajo las restricciones actuales. Esto debería darnos a todos confianza sobre la preparación de futuras competiciones, incluyendo los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, afirmó Bach.

Con información de EFE y AP

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *