El minuto de silencio, una protesta posible en la ceremonia inaugural de Tokio 2020

La Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional (COI) comenzó a trabajar hace unas semanas en la recolección de opiniones e ideas entre los deportistas de todo el mundo con el fin de encontrar una “plataforma adecuada” que les permita expresar sus opiniones sobre temas como el racismo y la desigualdad social durante los Juegos…

El minuto de silencio, una protesta posible en la ceremonia inaugural de Tokio 2020

La Comisión de Atletas del Comité Olímpico Internacional (COI) comenzó a trabajar hace unas semanas en la recolección de opiniones e ideas entre los deportistas de todo el mundo con el fin de encontrar una “plataforma adecuada” que les permita expresar sus opiniones sobre temas como el racismo y la desigualdad social durante los Juegos de Tokio, sin arriesgarse a ser sancionados. Esa “encuesta” se puso en marcha luego de que el organismo presidido por Thomas Bach​ aceptara rever la regla 50 de la Carta Olímpica, que prohíbe cualquier tipo de manifestación “de propaganda política, religiosa o racial” en una sede olímpica. Y ya produjo varias ideas creativas, entre las que se destaca la posibilidad de hacer un minuto de silencio durante la ceremonia inaugural de la cita de la capital japonesa. 

Mirá también

La esquiadora estadounidense Kikkan Randall, campeona olímpica en velocidad por equipo en PyeongChang 2018, contó que en una de las reuniones virtuales de la Comisión de Atletas, de la cual es miembro, surgió la idea de “hacer algo en la ceremonia de apertura, todos juntos”.

“Uno de los integrantes de la comisión sugirió ‘Podríamos hacer un minuto de silencio, con todos de pie, juntos, en unidad. Eso podría enviar un mensaje muy poderoso al mundo. ¿Es algo que todos podríamos aceptar?’“, contó Randall, según informó el sitio Inside The Games.

Randall (más abajo en la imagen), oro olímpico en PyeongChang junto a Jessica Diggins, contó que en las primeras semanas de conversariones con los atletas aparecieron ideas creativas que se evaluarán. Foto Instagram @kikkanimal

Esa es una de las propuestas que se empezaron a analizar en los últimos días. La Comisión seguirá evaluando ideas y escuchando opiniones y elegirá luego cuáles presentar ante el Comité Ejecutivo del COI en la reunión programada para octubre. El trabajo no será sencillo, como se desprende de las declaraciones de la exvelocista Aliann Pompey, de Guyana, que forma parte de la Comisión de Atletas de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA).

“Todos deberían poder opinar sobre la regla 50 y cómo expresarse sobre temas como injusticias sociales y nuestros derechos. Y lo están haciendo. Estamos recibiendo respuestas de los 41 países miembros de la región y lo que vemos de esas conversaciones es que hay un gran espectro de posiciones”, aseguró la guyanesa.

Mirá también

Y continuó: “Algunos opinaron que la regla debería abolirse directamente, otros que deberían dejarla como está. Y otros piensan que la regla está bien, pero que hay que ajustar la interpretación que se hace sobre ella. Después de una primera discusión dejamos que los atletas continuaran las conversaciones en sus países y sus deportes. Es una región diversa, pero trataremos de cuantificar los puntos de vista y compartiremos esos resultados con el COI”.

La regla 50 establece que los atletas no pueden mostrar ningún mensaje político, incluidos signos o bandas en el brazo. Tampoco hacer gestos que se identifiquen con alguna posición política, por ejemplo alguna seña con las manos o arrodillarse, o rehusarse a seguir los protocolos de las ceremonias de premiación. Quienes incumplan esa norma, se arriesgan a ser sancionados, como ya pasó varias veces en el pasado.

Los atletas panamericanos tuvieron la chance de expresar su opinión sobre la regla 50 del COI y compartir ideas para generar un cambio en la reunión virtual que realizó a fines de julio la ODEPA.

El ejemplo más icónico ocurrió durante los Juegos Olímpicos de México 68, cuando los velocistas estadounidense Tommie Smith y John Carlos fueron expulsados del equipo estadounidense luego de levantar sus puños en la ceremonia de premiación de la prueba de 200 metros -en la que habían ganado el oro y el bronce, respectivamente- en un saludo de protesta contra el racismo (Black Power). Carlos, transformado luego en un símbolo de la lucha contra el racismo, se sumó en los últimos meses a los pedidos para reevaluar esa norma de cara a Tokio.

El año pasado, otros dos deportistas estadounidenses, el esgrimista Race Imboden y la lanzadora de martillo Gwen Berry, fueron castigados por realizar protestas cuando se subieron a los podios de los Juegos Panamericanos de Lima​. Ambos fueron amonestados por el Comité Olímpico de Estados Unidos, que los puso a prueba durante un año y no descartó imponerles sanciones más importantes si repiten su accionar en ese período de tiempo.

Mirá también

El nuevo impulso que tomó la lucha internacional contra el racismo a partir del crimen de George Floyd​ en Estados Unidos repercutió con fuerza en el deporte mundial y volvió a poner a la polémica norma del COI en el ojo de la tormenta. La presión de los atletas finalmente logró que el organismo presidido por Bach aceptara abrir el diálogo para generar un cambio, a menos de un año de la próxima cita olímpica.

Sin embargo, el discurso del dirigente y ex esgrimista alemán tras la 136° Sesión del comité, celebrada virtualmente hace dos semanas, no invita a ilusionarse con una modificación importante.

“Debemos respetar el espíritu olímpico. Hay que hacer una distinción entre los principios de no discriminación que están incrustados en el Movimiento Olímpico -y que los atletas promueven por el mero hecho de participar de los Juegos- y otros que pueden ser motivo de división. El marco para el diálogo está establecido. Los atletas tienen que debatirlo y luego haremos unas propuestas concretas”, afirmó Bach tras esa reunión.

El histórico podio de México, con el gestodel Black Power, volvió a estar en boca de todos este año, luego de que el movimiento de la lucha contra el racismo recibiera un nuevo impulso por el crimen de George Floyd. ¿Se podría ver una imagen similar en Tokio? Foto AP

Aunque también destacó que los deportistas cuentan con una “multitud de oportunidades” para expresar sus opiniones durante la cita olímpica, por ejemplo en conferencias de prensa, entrevistas y zonas mixtas y a través de las redes sociales. Pero que no pueden hacerlo ni en sede de competición ni en las ceremonias.

Así, parece muy poco probable que el COI dé el visto bueno para que los deportistas realicen durante los Juegos de la capital japonesa algún gesto similar al que Smith y Carlos inmortalizaron hace 52 años en México.

¿Aceptará entonces la propuesta de ese minuto de silencio que parece haber sido recibida con buenos ojos por los integrantes de la Comisión de Atletas? ¿O aparecerá en las próximas semanas alguna otra propuesta? Habrá que esperar para saberlo. Pero al menos, la puerta para un cambio está abierta y los atletas están decididos a no desaprovechar la oportunidad y a hacerse escuchar.

FK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *