Pablo Echarri, entre el chip sexual, las canas y el recuerdo de su primer beso televisivo

Pablo Echarri, entre el chip sexual, las canas y el recuerdo de su primer beso televisivo 31 de julio de 2020  • 19:36 En un divertido ida y vuelta durante una entrevista a Pablo Echarri en el programa de la TV Pública Todos estamos conectados, Sergio Goycochea le sugirió ponerse un chip sexual, tal y…

Pablo Echarri, entre el chip sexual, las canas y el recuerdo de su primer beso televisivo

Pablo Echarri, entre el chip sexual, las canas y el recuerdo de su primer beso televisivo
31 de julio de 2020  • 19:36

En un divertido ida y vuelta durante una entrevista a Pablo Echarri en el programa de la TV Pública Todos estamos conectados, Sergio Goycochea le sugirió ponerse un chip sexual, tal y como lo hace el exfutbolista desde hace algunos años. “Quedé profundamente intrigado cuando me enteré del tema y ya estoy haciendo las averiguaciones pertinentes para tener mi propio chip”, bromeó el actor.

Además, el conductor le aconsejó al galán no teñirse el pelo. “Las canas garpan. Y el carmelazo no tiene retorno”, opinó. Sin embargo Echarri reveló que se tiñó en alguna oportunidad. “En algún momento pequé para algún trabajo puntual. Por ejemplo, en Atrapa a un ladrón me hice unos ‘oscuritos’. Es que necesitaba retrasarme el acceso a la vejez”, asumió con humor.

Actor de larga trayectoria, Pablo contó cuáles fueron sus trabajos favoritos: “Resistiré y Montecristo son mis trabajos preferidos. Y también mi incursión en la producción con El elegido, un hito importantísimo en mi camino porque pude transformarme en un generador de proyectos, pude ver mi crecimiento. Y también La leona, la novela que hice con Nancy [Dupláa, su pareja], porque nos dimos el gusto de volver a trabajar juntos después de muchos años“.

Echarri contó que tiene muchos actores referentes pero recuerda en especial a Lito Cruz. “Fue mi maestro de teatro y después me di el gusto de trabajar con él y hasta de contratarlo cuando fui productor. Tuvimos una amistad profunda que hoy sigue con su hija Micaela. Y una actriz que siempre me gustó mucho fue Alicia Bruzzo”. Repasando sus trabajos, reveló que le hubiera gustado hacer de Romeo, el personaje central de Romeo y Julieta, de William Shakespeare. “Pero los años me pasaron por encima. También quería hacer Hamlet pero nadie me llamó y ahora tampoco puedo. Sin embargo, a mis 50 todavía tengo muchos personajes por hacer. Y me gustaría instalarme como productor de cine”, señaló.

De sus comienzos recordó que era “el actor de la Escuela 16 de Villa Domínico”. “Participaba de todos los actos escolares, de mi grado y de otros grados también. Después hice el colegio industrial, para ser maestro mayor de obras, pero no era lo mío y abandoné cuando me faltaban algunas materias. Mi papá me dio unas patadas en el traste y me mandó a laburar. Trabajé con amigos en un local de ropa y de pronto empecé a recordar esos años de actor amateur en la escuela primaria, y me iba los lunes a tomar clases de teatro. Desde el primer día me volví loco porque lo sentí mi lugar natural y de pertenencia. Después tuve suerte, hice un par de castings y empecé a trabajar”, rememoró.

El actor también recibió preguntas de distintos televidentes, en una suerte de entrevista colectiva. En una de ellas quisieron saber con quién se había dado su primer beso en la ficción. “Fue con Victoria Onetto. Antes de empezar a grabar yo estaba nervioso y ella, que es una mujer muy directa, me dijo: ‘Mirá que estos besos no van con lengua’. Y yo me prendí fuego y dije: ‘Claro, por supuesto’. La verdad es que no lo había pensado hasta el momento. Y un beso que siempre recuerdo y que fue emblemático se lo di a Graciela Borges en un episodio de Alta Comedia. Lo voy a mencionar porque si no se va a enojar”, respondió.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *