Consumo. El plan que las terminales llevan al Gobierno para vender más autos

El plan de las empresas para vender más incluye créditos al 24% y la posibilidad de tomar parte del precio del auto a cuenta de Ganancias De un derrumbe de las ventas desde mediados de 2018 por la inestabilidad cambiaria al impensable congelamiento de la producción por la cuarentena obligatoria en abril. En ese trajinar,…

Consumo. El plan que las terminales llevan al Gobierno para vender más autos

El plan de las empresas para vender más incluye créditos al 24% y la posibilidad de tomar parte del precio del auto a cuenta de Ganancias

De un derrumbe de las ventas desde mediados de 2018 por la inestabilidad cambiaria al impensable congelamiento de la producción por la cuarentena obligatoria en abril.

En ese trajinar, la industria automotriz está hoy en un túnel en el que reina la incertidumbre por la agenda pospandémica. Su objetivo es reactivar el consumo interno en un contexto marcado por las expectativas de devaluación en un mercado de insumos y productos dolarizados, en un país en el que faltan divisas y con un gobierno que no teme cuotificarlas, incluso para las importaciones destinadas a la producción nacional. En ese marco, debe entenderse que el stock de autos sea hoy limitado.

Sin embargo, el sector avanzará en las próximas semanas en la presentación de un plan ante el Ministerio de Desarrollo Productivo -tal como lo hizo la construcción la semana pasada- para alentar el consumo interno y la exportación.

Según contaron a LA NACION en el sector, las medidas todavía no fueron presentadas, aunque las terminales ya las “pelotearon” con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien también piensa -contaron- lanzar iniciativas para motorizar el mayor complejo industrial. “El plan que nosotros presentaríamos muestra una incrementalidad que hace que el Estado termine recaudando más”, indicaron en las terminales automotrices.

“Todos los números son positivos como para hacerlo”, se atajaron en el sector cuando se los consultó por el costo fiscal que tendría el plan, en un momento en que la caja del Estado cruje y en el que el gasto estará más bien focalizado en asistir a “sectores vulnerables” y no a las empresas grandes.


Fuente: Archivo – Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACION

Los ejes de trabajo del sector son dos: uno vinculado al consumo interno, en el que se pide, por un lado, una línea de crédito similar a la de la ley pyme (36 meses de plazo, a tasas de interés del 24% y con el 80% del valor del auto financiado), y por el otro, la posibilidad de considerar parte del valor del auto a cuenta de los impuestos a las ganancias o bienes personales. “Esto implica que el Estado suma recaudación hoy, mientras que el costo fiscal recién aparece cuando la persona física lo descuenta al año siguiente”, detallaron.

Por el lado de las exportaciones, los reclamos son mas conocidos. Las empresas buscan rebajas en los derechos de exportación (retenciones) que hoy pagan y subas de reintegros que compensen los impuestos indirectos que hay en la cadena y que llegan -dicen- al 11,6%.

En mayo, la producción local de vehículos llegó las 15.657 unidades, un 226,1% más que en abril y un 34,5% por debajo de mayo del año pasado. Las ventas, en tanto, crecieron 2,3% interanual el mes pasado, por el influjo de la brecha cambiaria que alienta, no en forma masiva, la compra de bienes dolarizados, hoy en falta.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *