Coronavirus: la pelea maldita de UFC que se canceló cinco veces y un evento imposible en tierras tribales

Hay una “pelea maldita” en UFC que ya se canceló en cinco oportunidades. La última, la más curiosa y lógica para los tiempos que vivimos: la pandemia de coronavirus​. El choque de peso liviano entre el ruso Khabib Nurmagomedov y el estadounidense Tony Ferguson es uno de los más esperados por los fanáticos de las…

Coronavirus: la pelea maldita de UFC que se canceló cinco veces y un evento imposible en tierras tribales

Hay una “pelea maldita” en UFC que ya se canceló en cinco oportunidades. La última, la más curiosa y lógica para los tiempos que vivimos: la pandemia de coronavirus. El choque de peso liviano entre el ruso Khabib Nurmagomedov y el estadounidense Tony Ferguson es uno de los más esperados por los fanáticos de las MMA (artes marciales mixtas), pero esquivo por cosas del destino. Cinco veces se programó y las cinco se canceló.

La pelea estaba pautada para UFC 249 del próximo 18 de abril. Hace un tiempo ya se sabe que no se iba a realizar, de hecho, hace días el CEO de la compañía, Dana White, avisó una cartelera alternativa y, según reportó el The New York Times, la planeaban celebrar en el Tachi Palace Resort, un casino en territorio de la tribu Tachi-Yokuten en el centro de California, donde rigen otras leyes distintas a las norteamericanas. Obviamente, también se canceló.

En diciembre de 2015, el ruso se lastimó una costilla durante un entrenamiento y no se pudo presentar. Finalmente, Ferguson le ganó al brasileño Edson Barboza por sumisión. En abril de 2016 fue el estadounidense quien se tuvo que bajar de la pelea diez días antes por un derrame pleural en los pulmones, por el que cualquier golpe en la zona “podría ser mortal“, según declaró que le dijeron los médicos en aquel entonces.

Mirá también

Un año después fue otra vez Nurmagomedov el que tuvo problemas físicos tras el famoso “corte de peso“, donde los peleadores se deshidratan para llegar a la balanza y luego subir unos kilos para el choque. Debió hospitalizarse y le recomendaron no pelear. Ya a esa altura parecía un verdadero karma, pero la historia siguió empeorando.

En abril de 2018, un año posterior al tercer intento, fue Ferguson el que debió abandonar presentarse en el octágono por una insólita lesión en su rodilla: se tropezó con un cable en un estudio de televisión donde promocionaba la pelea. Imposible… pero real.

Mirá también

El choque entre Nurmagomedov y Ferguson era muy prometedor, ya en la actualidad son dos peleadores que arrastran doce victorias consecutivas cada uno en la compañía. Desde que cayó frente a Michael Johnson en mayo de 2012 (decisión unánime), Ferguson no volvió a perder, entregando verdaderos shows en cada batalla. La última, ante Donald Cerrone en junio de 2019, antes de que el Cowboy enfrente a Conor McGregor.

En tanto, el campeón Khabib defendió el título por última vez ante Dustin Poirier en septiembre del año pasado. El ruso ganó notoriedad cuando liquidó a Conor McGregor en la noche de UFC 229 en 2017, que tras vencer por sumisión al irlandés armó una batalla campal afuera del ring contra el rincón de su rival.

Pero el circo mediático que generó UFC alrededor del evento fue aún mayor que la nueva decepción por el COVID-19. Dana White había avisado que el UFC 249 se iba a realizar de cualquier manera, en cualquier parte del mundo y sin importar la pandemia.

En el medio de estas palabras, ya había cancelado tres eventos de marzo y principios de abril, y el último que realizó en Brasilia lo hizo sin público. El primer revés para UFC 249 fue cuando Nueva York no autorizó el evento por la grave situación de la ciudad.

Fue ahí que se barajó realizarlo en Emiratos Arabes Unidos, por lo que Nurmagomedov viajó de los Estados Unidos a su Rusia natal, para estar cerca, pero en tierras de Vladimir Putin se decretó la cuarentena obligatoria, por lo que no hubiese podido viajar.

Fue allí que White nombró como su reemplazo al noqueador Justin Gaethje, pero horas después renunció a la controvertida idea. En un abrupto giro, la empresa dijo que había pospuesto el evento a petición de la cadena televisiva.

“Aunque la organización estaba totalmente preparada para proceder con el UFC 249, ESPN solicitó el aplazamiento del evento y de los posteriores combates hasta nuevo aviso, a la luz de la pandemia de COVID-19”, informaron. “UFC espera reanudar el programa completo de eventos en vivo tan pronto como sea posible“, concluyó el comunicado.

Mirá también

El intento fugaz de organizar el evento y anunciarlo fue criticado por la senadora de California Dianne Feinstein, quien instó a posponer la velada. “Esto involucraría a docenas de individuos que volarían a California y conducirían hasta un casino con un propósito que nadie puede honestamente afirmar que sea esencial”, disparó Feinstein.

Ahora los fanáticos y seguidores del deporte se preguntan: ¿Pelearán alguna vez “The Eagle” y el “Cucuy” en el octágono? A esta altura poco importa, porque parece que el destino ya tiene determinado qué pasará con eso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *