Racing cumple 117 años y tiene motivos para sentirse “el tercer grande” de este tiempo

Este 25 de marzo, cuando Racing cumple 117 años y el hincha está feliz, vale la pena hacer una mirada retrospectiva.“Así vamos camino al descenso”. La frase de Víctor Blanco, lapidaria, revivió los peores recuerdos. Justo a tres décadas de aquella derrota con su homónimo de Córdoba, la que derivó en la antigua Primera B. Su gente…

Racing cumple 117 años y tiene motivos para sentirse “el tercer grande” de este tiempo

Este 25 de marzo, cuando Racing cumple 117 años y el hincha está feliz, vale la pena hacer una mirada retrospectiva.

“Así vamos camino al descenso”. La frase de Víctor Blanco, lapidaria, revivió los peores recuerdos. Justo a tres décadas de aquella derrota con su homónimo de Córdoba, la que derivó en la antigua Primera B. Su gente estaba distraída, exultante con la desgracia ajena porque Independiente jugaba el Nacional. Sin embargo, la realidad de la tabla era inapelable. Cuando el entonces vicepresidente 2° se hizo cargo del club después de las renuncias de Gastón Cogorno y Rodolfo Molina en los primeros días de octubre, el equipo estaba último y cargado de deudas. Una postal del viejo Racing.

Terminó aquel Torneo Inicial en el 19° puesto de un torneo de 20 participantes que ganó San Lorenzo. El técnico era Reinaldo Merlo, que había reemplazado a Carlos Ischia en octubre. La vuelta de Mostaza ilusionó con ese 2001 inolvidable (en el aspecto estrictamente deportivo, claro), pero la campaña del Torneo Final volvió a ser decepcionante: el técnico de bronce se fue a dos fechas del epílogo del campeonato y el puesto 18° encendió las alarmas del promedio.

Pilares. Diego Milito, Lisandro López y Víctor Blanco. Manager, capitán y presidente, ejes del Racing exitoso.

Hubo un quiebre, entonces. Y a partir de junio de 2014 empezó el resurgir de la Academia. Coincidió con la llegada de Diego Milito, vigente en su regreso desde Europa. Con el impulso de otro Diego en el banco, Cocca, se llevó el campeonato de Primera División de ese año. Blanco ganó las elecciones, fue confirmado como presidente por el voto de los socios y el resto es historia conocida.

Los números no mienten: desde que volvió el Príncipe y se sumó a la gestión de Blanco, primero como jugador, luego como manager, Racing fue en torneos locales el club que más puntos sumó detrás de Boca. En ese lapso, 5 años y medio, la Academia ganó dos ligas: el mencionado Campeonato de Primera División 2014 y la Superliga 2018/2019, coronada luego con el Trofeo de Campeones 2019 ante Tigre, ganador de la Copa Superliga.

Milito se retiró, siguió en el club como manager y Lisandro López​ tomó la posta como referente del vestuario.

De mediados de 2014 para acá, Boca sumó 335 puntos; Racing, 318; River, 299; San Lorenzo, 287 e Independiente, 280. En ese período, los xeneizes conquistaron el Campeonato de Primera División 2015, el de 2016/2017, la Superliga 2017/2018 y la Superliga 2019/2020. Lanús fue el único que rompió el molde en 2016, ganándole una final inolvidable a San Lorenzo en el Monumental (goleada 4 a 0).

Esos 5 años y medio coincidieron con el mejor ciclo de River a nivel internacional. Pero fronteras adentro, dominaron Boca y Racing. Y la Academia tuvo otro hito para su rica historia: todos los años participó de los torneos internacionales. Estuvo en la Libertadores (2015, 2016, 2018 y actualmente participa de la 2020) y en la Sudamericana (2017 y 2019). Su cuenta pendiente, de todas maneras, es volver a ganar un título internacional. La última alegría fronteras afuera se produjo en 1988, cuando alzó la Supercopa en el Mineirao de Belo Horizonte ante Cruzeiro. Algo que sí pudieron hacer de 2014 para acá San Lorenzo (campeón de la Libertadores 2014) e Independiente (Sudamericana 2017).

“Había que cambiar el paradigma de lo que era Racing, de lo que nos tocó vivir tantos años. Había que tener un club con proyección, con proyectos a futuro, para que los sueños se pudieran hacer realidad. Trabajando seriamente e inculcando a los pares una doctrina que hoy está instalada. Tenemos un rumbo y somos ordenados para llegar a las metas que todos queremos. Antes esos caminos no se encontraban. Buscamos ser lo más profesionales que se pueda y capacitar las áreas. No hay que tener miedo al cambio si estamos seguros de lo que hacemos”, le explicó Blanco a Clarín.

El éxito no se construye de un día para el otro. Se necesitan bases firmes. Y ahí están las inferiores: en estos 5 años y medio se consiguió una ganancia neta de 45 millones de dólares por venta de jugadores que hoy triunfan en Europa. Como ejemplos bastan Lautaro Martínez, Rodrigo De Paul y Juan Musso, futbolistas de la Selección. Y próximamente se les sumará Matías Zaracho, la joya que está en los planes del Milan.

“Hoy somos el tercer grande”, enfatiza el presidente. En el fútbol local, los números parecen indiscutibles. En la arena internacional, necesita dar un salto de calidad. Arrancó derecho en la Libertadores y tiene derecho a soñar. A fin de cuentas, este momento solo es comparable con la década del 10, la del heptacampeonato, y con aquellos gloriosos sesenta, los que llevaron a la Academia a ser el primer equipo argentino campeón del mundo. Ahora vive la mejor etapa del nuevo milenio. Sobran los motivos para brindar en su cumpleaños.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *