De cazar para comer en el Impenetrable chaqueño a participar de una pelea internacional

Luis “El Perro” Aguirre sabe de sacrificio. Lo ejerce desde pequeño, cuando en el Impenetrable chaqueño cazaba lo que podía para sumar alimento a la mesa familiar de su humilde vivienda de adobe. Lo sabe desde su adolescencia, cuando debió mudarse a la ciudad de Juan José Castelli para trabajar de lo que fuera para salir…

De cazar para comer en el Impenetrable chaqueño a participar de una pelea internacional

Luis “El Perro” Aguirre sabe de sacrificio. Lo ejerce desde pequeño, cuando en el Impenetrable chaqueño cazaba lo que podía para sumar alimento a la mesa familiar de su humilde vivienda de adobe. Lo sabe desde su adolescencia, cuando debió mudarse a la ciudad de Juan José Castelli para trabajar de lo que fuera para salir adelante. Y conoce de esfuerzo ahora, de adulto, cuando viaja más de cinco horas entre ida y vuelta (de Villa de Mayo a Capital y viceversa), para entrenar y perfeccionarse en las artes marciales mixtas (MMA).

Con una carrera como peleador en ascenso en el ámbito local (5 victorias y 2 derrotas), un año atrás Aguirre (27 años) no conocía Buenos Aires y lo sorprendía algo tan cotidiano como comer en un restaurant a la carta, por ejemplo. Ahora protagonizará su primera pelea internacional en Perú, el miércoles 18 de diciembre frente al local José Zarauz, en la velada FFC 42 de la promotora peruana Fusión Fighting Championship, empresa en la que varios peleadores se lucieron y que luego llegaron a UFC.

El Perro nació en el medio del Impenetrable chaqueño, criado en una casa de barro, paja y troncos, sin servicios y hasta comiendo lo que él mismo cazaba. “Nací ahí, no había ni un caballo para llevar a mi madre al hospital. Vengo de una familia muy pobre y no tengo vergüenza en contarlo. A veces teníamos para comer, y otra no. Con lo que podíamos cazar ayudábamos. Cazábamos pajaritos, gato montés, ñandú, tatú… de todo”, le contó a Clarín el peleador.

El afiche de la pelea entre el argentino Aguirre y el peruano Zarauz. (FFC)

Y no sólo a la pobreza se enfrentó. Tiene un hermano con pensión por el mal de Chagas, que sufre ataques al corazón. “Gracias a Dios me hice los análisis y no tengo nada, pero siempre estuve bajo control médico”, destacó. En el comienzo de su adolescencia se fue a probar suerte a Castelli. Hizo todo lo que denominó como “obraje”: cosechaba algodón y sandía, era ladrillero, carpía la tierra y cargaba los camiones. También trabajó en varios negocios y fue carnicero. En aquella ciudad conoció a Jorge Romero del gimnasio Vitamina TEAM, donde comenzó a entrenar kickboxing.

Mirá también

“Me metí, me fui adaptando. Peleé primero en boxeo, kickboxing y soy campeón de full contact. Después, me mandé a las MMA sin saber nada de piso. Vimos un par de entrenamientos y le metimos”, detalló sobre sus comienzos. Fue cuando peleó en el evento llamado “La batalla del Puente” (Chaco vs. Corrientes), que lo vio Mariano Vera Moreira, un pionero de las MMA argentinas que le advirtió a su entrenador que en el Perro tenía “buen material”.

Fue el propio Vera Moreira quien le dio la chance de entrenarse en su gimnasio  de CABA, United Fight Center, el que hace poco más de un año pisa casi todos los días tras la odisea diaria antes descrita. “Nunca había viajado a un lugar tan grande como Buenos Aires. Fue una emoción grande, vivía como encerrado allá (por Chaco), y venís acá y te asombrás. Es grande”, relató sobre su experiencia.

Luis “El Perro” Aguirre en sus comienzos en las artes maciales en la ciudad chaqueña de Castelli.

“Esta será mi primera pelea afuera. Es una emoción tremenda porque no la esperaba y es un orgullo representar a la Argentina”, contó quien en la actualidad trabaja desde temprano en jardinería, una tarea que le gusta y les sienta bien por la experiencia adquirida en el Chaco. “Lo que más me gusta son las MMA, soy capaz de llegar adonde sea, me entusiasme y le voy a meter pata hasta no dar más. Con más razón que se me abrió esta oportunidad… me salen las lágrimas. Esto ni se me cruzaba por la mente”, se emocionó el peleador.

No es para menos. Su emoción confluye por el esfuerzo diario y su duro pasado, del que se enorgullece pero del que sabe que salir fue “un logro sacrificado”. “Hay que seguir para adelante. Si Dios quiere vamos a ir mejorando cada vez más”, concluyó.

El “Perro” Aguirre junto a Mariano Vera Moreira y Eduardo “Dudu” Duarte. (Facebook)

A la velada de FFC 42 la estelarizará otro argentino. El ex Bellator, Fernando “Pitbull” Martínez, irá contra el local David Cubas. Dos veteranos que prometen cerrar con todo la velada en El Rosedal de Lima.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *