¿Por qué los gatos son los mejores animales de compañía para adultos mayores?

Los animales de compañía son de por sí beneficiosos para acompañar a personas de la tercera edad. Tanto gatos como perros presentan un estímulo sensible y apropiado para combatir la depresión o la sensación de soledad. Cuidar de una mascota hace que uno se sienta útil, porque esta depende de esa atención. Ahora bien, ¿en…

¿Por qué los gatos son los mejores animales de compañía para adultos mayores?

Los animales de compañía son de por sí beneficiosos para acompañar a personas de la tercera edad. Tanto gatos como perros presentan un estímulo sensible y apropiado para combatir la depresión o la sensación de soledad. Cuidar de una mascota hace que uno se sienta útil, porque esta depende de esa atención. Ahora bien, ¿en qué situación puede un gato ser una mejor elección que un perro?

La Fundación Affinity, líder en promover los beneficios de los animales de compañía en la sociedad, señala que los gatos pueden ser más beneficiosos cuando se trata, por ejemplo, con pacientes de movilidad reducida. Por sus características, un gato necesita menos atención que un perro. Se adaptan a espacios más confinados con facilidad y con algunos minutos de juego por día pueden sentirse más que satisfechos.

Llevarlo al veterinario puede ser lo único más demandante a la hora de cuidar a un gato. Foto: Mario Peredo / TN.com.ar

Estar a la altura de las demandas de un perro no es para todo el mundo. Estos necesitan afecto expreso y en abundancia, paseos frecuentes y largos, ocupan más espacio y son más alborotados. Con un gato, en cambio, alimentarlo, cepillarlo, acariciarlo y poder encargarse de que lleve a cabo sus apuntes médicos es lo único imprescindible.

La afinidad es un factor esencial a la hora de elegir la mascota adecuada. Sin embargo, es importante ponerse verdaderamente en los pies del paciente para que cuidar de otro sea, realmente, beneficioso tanto para el dueño como para la mascota.

Se estimula la empatía, la atención y fomenta la vitalidad general. Foto: Pexels / swagoren

Es aconsejable adoptar un gato adulto, que ya esté adaptado a convivir con personas mayores. En cualquier refugio, los cuidadores informarán a la persona que quiera adoptar los rasgos característicos del animal y, con esa información, la adopción será más que consciente y beneficiosa para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *