El partido más ridículo de la historia del tenis y un video grotesco que se hizo viral

Algún memorioso recordó al nadador ecuatoguineano Eric Moussambani tratando de bracear en Sydney 2000 en una pileta olímpica que para él parecía tener la extensión de un océano. Así de extraño era ver al ucraniano Artem Bahmet jugar un partido en un torneo profesional de tenis, pero sin embargo apareció en la primera ronda de la…

El partido más ridículo de la historia del tenis y un video grotesco que se hizo viral

Algún memorioso recordó al nadador ecuatoguineano Eric Moussambani tratando de bracear en Sydney 2000 en una pileta olímpica que para él parecía tener la extensión de un océano. Así de extraño era ver al ucraniano Artem Bahmet jugar un partido en un torneo profesional de tenis, pero sin embargo apareció en la primera ronda de la clasificación de un future en Doha. El resultado fue un bochorno que da la vuelta al mundo.

Bahmet, sin experiencia en el circuito, enfrentó al tailandés Krittin Koaykul (1367° en el ranking mundial) y no pudo ganarle ni siquiera un punto en los 24 minutos que duró el partido.

La situación hubiera sido sorprendente si se considera que estos encuentros deberían tener un mínimo de equivalencias. Pero las imágenes de video que se hicieron rápidamente virales mostraban a Bahmet jugando con la pericia de un aprendiz que apenas se conforma con meter la pelota dentro de la cancha y con severas dificultades para moverse dentro del court.

Aunque parezca ocioso mencionarlo, Bahmet no tenía experiencia previa en el circuito. Según diferentes comentarios, el ucraniano en realidad trabaja como manager de tenistas y de alguna manera consiguió una invitación para colarse en el cuadro del certamen catarí. Así, logró quedar en la historia, aunque cueste saber si lo tomará con alegría.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *