La Corte Suprema revocó la condena a un medio por la publicación de un artículo

La Corte Suprema revocó un fallo que condenaba al diario La Arena, de La Pampa, y a sus editores, por la publicación de un artículo, condenando al columnista que lo escribió, que no tenía relación de dependencia con el medio.La nota en cuestión hacía referencia a la donación trucha de un predio para la construcción…

La Corte Suprema revocó la condena a un medio por la publicación de un artículo

La Corte Suprema revocó un fallo que condenaba al diario La Arena, de La Pampa, y a sus editores, por la publicación de un artículo, condenando al columnista que lo escribió, que no tenía relación de dependencia con el medio.

La nota en cuestión hacía referencia a la donación trucha de un predio para la construcción del edificio donde iba a funcionar un nuevo centro de contención de menores en las afueras de Santa Rosa.

Por el mismo, Stella Marys García y la Fundación Nuestros Pibes demandaron a su autor, a la propietaria del diario y a los editores por afectar el honor y el prestigio institucional de la fundación.

La Corte Suprema revocó la condena a un medio de prensa y a sus editores por la publicación de un artículo cuya autoría corresponde a un columnista https://t.co/5p9OVSTaNC

— Centro de Información Judicial (@cijudicial) December 3, 2019

Luego de puntualizar que la responsabilidad adjudicada al autor de la nota quedó firme porque el recurso extraordinario provincial había sido declarado extemporáneo, el Superior Tribunal pampeano confirmó la sentencia que los condenó por el daño moral causado a las actoras.

Pero el máximo tribunal nacional hizo lugar al recurso extraordinario planteado por los demandados y revocó la condena respecto del diario y de los editores.

Los jueces sostuvieron que resultaba aplicable al caso la doctrina del precedente “Campillay”, según la cual, en determinadas condiciones, la reproducción de los dichos de otro no trae aparejada responsabilidad civil ni penal para quien los difunde en tanto se haya atribuido el contenido de la información a la fuente pertinente y se haya efectuado, además, una transcripción sustancialmente fiel a lo manifestado por aquella.

En tales condiciones, juzgaron que la fuente de la noticia había quedado plenamente identificada y que era contra ella que debían dirigirse los reclamos. Señalaron que el hecho de que el periodista fuera un colaborador habitual del diario no autorizaba a concluir que el medio había compartido o había hecho suyas las opiniones o el contenido del artículo en cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *