Declaró la quinta víctima contra el cura Eduardo Lorenzo: “Me pedía que me subiera arriba de él en la cama”

La quinta víctima del abuso sexual por parte del excapellán del Servicio Penitenciario, el sacerdote Eduardo Lorenzo, declaró en la fiscalía de Ana Medina en la ciudad de La Plata. El hombre de 44 años, que prefirió reservar su identidad, leyó en un diario platense lo sufrido por el cuarto denunciante y, según dijo, quedó…

Declaró la quinta víctima contra el cura Eduardo Lorenzo: “Me pedía que me subiera arriba de él en la cama”

La quinta víctima del abuso sexual por parte del excapellán del Servicio Penitenciario, el sacerdote Eduardo Lorenzo, declaró en la fiscalía de Ana Medina en la ciudad de La Plata.

El hombre de 44 años, que prefirió reservar su identidad, leyó en un diario platense lo sufrido por el cuarto denunciante y, según dijo, quedó “en shock por 4 o 5 horas”. A partir de eso, recordó todo lo que él había vivido con Lorenzo, se contactó con la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico, desde donde se lo contuvo y asesoró.

“Siempre tuve ganas y la necesidad de hablar, pero nunca lo pude hacer. No supe cómo o con quién”, dijo el hombre que en 1991 tenía 16 años y era integrante del Grupo Scouts de Berisso, donde conoció a Lorenzo, que en ese momento tenía unos 30 años. “Logré tomar la decisión de hablar. Nadie me obliga, sólo yo me obligo a hablar porque de una vez por todas me quiero sacar toda esta m… de encima”, continuó.

“Me acuerdo que un día me dijo que tenía mucho dolor en las piernas y me pidió que le hiciera masajes en los pies. Accedí porque no le encontraba nada raro”, relató. “Al tiempo me empezó a decir si podía hacerle masajes en la espalda porque estaba contracturado, me llevó a la habitación de él, tenía una cama grande y me dijo que iba a ser mejor que me subiese arriba de él. Me pongo un poquito más arriba de sus rodillas, después me pide que me ponga más arriba porque le hacía mal a las piernas. Estuve 10 minutos y me fui. Así, se repetía varias veces”, precisó el declarante, que añadió que Lorenzo se restregaba contra él.

De acuerdo con su testimonio, Lorenzo se jactaba de sus influencias, le aseguraba que podía ayudarlo y exhibía fotos con distintos políticos.

Tenía una cama grande y me dijo que iba a ser mejor que me subiese arriba de él.

El denunciante agregó que se quedó varias veces a dormir con el cura en la casa parroquial, y que Lorenzo le explicaba que lo que hacían “no estaba mal porque eran amigos”. También lo invitaba a cenar y le hacía beber alcohol. “Siguió pasando eso hasta que él se fue a Olmos”, concluyó.

El abogado querellante Juan Pablo Gallego opinó que “la dramática declaración prestada ayer (por el lunes) por la ya quinta víctima de Eduardo Lorenzo pone de manifiesto por un lado su modus operandi con los distintos jóvenes menores de edad a los que ha sometido para satisfacer sus más bajos deseos y destrozar sus vidas; y por otro la gravedad institucional que significa que Lorenzo siga en libertad ante la pluralidad de víctimas y los riesgos procesales el peligro de su fuga y el comprobado entorpecimiento del proceso”.

“Ha intimidado prácticamente a todos los testigos y víctimas de la causa antes de que presten declaración, además de amenazar públicamente con iniciar acciones judiciales a cualquiera que lo acuse por abusos sexuales. Hemos reiterado el pedido de detención . El impactante testimonio recogido por la fiscalía muestra que en todos los lugares donde se desempeñó, Lorenzo actuó de manera idéntica, sometiendo a varones menores“, añadió el abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *