Mr. Mercedes: Brendan Gleeson habla sobre el éxito de la serie basada en la trilogía de Stephen King

Brendan Gleeson encarna a un personaje obsesionado por un caso que marcó su vida profesional Crédito: Gentileza Prensa Desde hace varias décadas, la obra de Stephen King genera material para el cine, la televisión e incluso las historietas. Muchos films inspirados en sus relatos fueron éxitos en taquilla y el vasto universo del escritor no…

Mr. Mercedes: Brendan Gleeson habla sobre el éxito de la serie basada en la trilogía de Stephen King

Brendan Gleeson encarna a un personaje obsesionado por un caso que marcó su vida profesional Crédito: Gentileza Prensa

Desde hace varias décadas, la obra de
Stephen King genera material para el cine, la televisión e incluso las historietas. Muchos films inspirados en sus relatos fueron éxitos en taquilla y el vasto universo del escritor no deja de ser objeto de interés para productores y guionistas. Y de esa lista,
Mr. Mercedes es una de las más recientes.
La serie producida por David E. Kelley, que se puede ver en la plataforma de streaming StarzPlay
, marcó una nueva forma de acercarse a King. Por esto,
LA NACIÓN dialogó en exclusiva con el protagonista de esta historia, el actor Brendan Gleeson, sobre su torturado personaje y la fascinación de la gente por las ficciones policiales.

Una masacre y un detective obsesionado

El disparador de
Mr. Mercedes es un episodio trágico que tiene una innegable resonancia en la actualidad. Mientras un grupo de personas formaban una fila por una entrevista de trabajo, un auto embate contra ellos, matando en ese mismo momento a dieciséis personas y dejando numerosos heridos. Inmediatamente el conductor escapa y nada vuelve a saberse de él. En los medios el asesino es bautizado como Mr. Mercedes en relación con la marca del vehículo que utilizó y aunque las averiguaciones que lleva adelante la policía son exhaustivas, todas parecen terminar en un callejón sin salida. Frustrado ante el caso inconcluso, el detective Bill Hodges (
Brendan Gleeson) se jubila sin demasiadas expectativas sobre qué hacer con su vida, pero su situación cambia cuando recibe un misterioso
correo electrónico de quien asegura ser el responsable de la masacre. Esa persona, que se oculta bajo el conocido seudónimo, es Brady Hartfield (Harry Treadaway) y en su plan por hacer de la vida de Hodges un infierno, comienza entre ambos un juego siniestro.

Sin el respaldo de la policía y cargando con sus demonios internos, Hodges parece a priori un cliché del género, pero a medida que los episodios avanzan y la trama se enfoca más y más en su torturada psicología, el personaje desarrolla una rica gama de matices. Y sobre las muchas capas que componen a Bill Hodges, Brendan Gleeson opina: “Él es alguien que llama poco la atención, es mayor, perdió su sentido de la dirección, y por eso vuelca todo en su trabajo. Pero por eso paga un precio muy alto, sobretodo en lo que respecta a su familia. Cuando su trabajo termina, él se queda con muy pocos propósitos, y ahí está su punto de partida. Sabiendo eso del personaje, y que el guión corría por cuenta de David E. Kelley, para mí fueron factores de mucho gancho. Yo ya había trabajado con él, y sabía qué tipo de personaje podría construir. Esos fueron los aspectos que me atrajeron”. David E. Kelley, a quien Gleeson menciona, es uno de los productores y guionistas más importantes de la televisión, y el profesional que hizo de
Mr. Mercedes una serie que pronto se destacó del resto.

David E. Kelley, el hombre detrás del éxito


David E. Kelley junto a su esposa, Michelle Pfeiffer Crédito: Archivo

Desde la década del 90 en adelante que se escucha el de Kelley como uno de los apellidos más importantes de la industria televisiva. Este guionista que comenzó su carrera escribiendo para populares series como
Doogie Howser M.D. o
L.A. Law, en 1992 pudo estrenar su primera ficción propia:
Picket Fences, un policial atípico protagonizado por un sheriff de cincuenta años. Dicha historia le permitió forjarse un nombre, a la vez que demostró un estilo propio que lo llevó a crear otros títulos clave como
Chicago Hope, Boston Public o
Ally McBeal, seguramente una de las ficciones de mayor identidad en la tele de los noventa (claro que esos éxitos, no le impidieron dar algunos pasos en falso
como una versión televisiva de Wonder Woman que no superó la instancia del piloto).


Bill Hodges en el centro de una peculiar galería de personajes Crédito: Gentileza Prensa

En todas sus ficciones, el guionista procura darle una vuelta de tuerca a fórmulas conocidas y suele guardar varios trucos para capturar la atención de los espectadores. Desde planteos clásicos
hasta dramas rabiosamente actuales como Big Littles Lies, Kelley siempre deja su impronta en cada uno de sus productos. Y Gleeson no duda en manifestar el entusiasmo que sintió cuando le ofrecieron trabajar en una de sus ficciones: “Es alguien fantástico, tiene una mente muy creativa. Me hubiera gustado pasar más tiempo con él, pero se concentra mucho en la escritura y no es común verlo en el set de filmación. Lo que amo de su estilo es que se las ingenia para encontrar lo extraño, la locura y los elementos raros de la naturaleza humana. David trabaja sobre cosas extraordinariamente humanas que luego terminan siendo atípicas. Tiene el don de convertir a un personaje absolutamente normal, en alguien atrapante”. Y esa capacidad de enrarecer lo que en la superficie parece normal es el principal gancho de
Mr. Mercedes en su camino por reconstruir las reglas de un género como el policial, en el que parecía estar todo dicho.

Una nueva era del policial televisivo


Mr. Mercedes es uno de los policiales más relevantes de la televisión actual Crédito: Gentileza Prensa

El policial seguramente sea uno de los géneros más populares en la televisión y año tras año, ficciones ancladas en esa temática nacen y mueren. En tono de comedia, drama o thriller, estos relatos siempre encuentran a un público ávido de verlos. Y de tanto en tanto, en ese panorama surgen con voz propia opciones que renuevan la fórmula y confirman que nunca está todo dicho.
Mr. Mercedes y
Killing Eve son dos de esos ejemplos. Para el protagonista de esta serie, la clave de la saga basada en la trilogía de
Bill Hodges escrita por King es que “lidia con elementos del día a día y los mezcla con otros que nada tienen que ver, y eso es lo más atractivo para el público”.

A la fascinación que puede producir en los televidentes una ficción tan terrorífica como la propuesta por
Mr. Mercedes, Gleeson la denomina “cuello de goma”: “Eso tiene que ver cuando alguien pasa por delante de un accidente y siente curiosidad por algo que es horrendo, pero al mismo tiempo fascinante y generalmente, además, no lo involucra de forma directa. Creo que este género permite meterte en la vida de este policía y su extraordinaria rutina de trabajo que lo lleva a encontrarse con cosas, justamente, extraordinarias. Pienso que la vida de un hombre común de por sí es extraordinaria, pero cuando le agregás un elemento como el de esta historia, la combinación resulta de enorme interés”.

La marca de Stephen King

Asociado principalmente con el terror, Stephen King es uno de los monstruos sagrados de la literatura contemporánea. Dueño de una producción que le permite lanzar por lo menos un libro por año, el llamado Maestro del terror incursionó decenas de veces en ese género, aunque eso no le impidió andar otros caminos muy alejados de esa temática como en
El cuerpo, La milla verde, 11/22/63 o en su último libro,
El Instituto (
que pronto también llegará a la pantalla chica coordinado por David E. Kelley). Y la trilogía de Bill Hodges, fuente original para
Mr. Mercedes, también se inscribe en esos relatos de King que escapan al terror clásico.

Para Brendan, un actor que a pesar de contar con treinta años de trayectoria, jamás había incursionado en una adaptación de King, entrar en este mundo fue un enorme disfrute: “Lo interesante de
Mr. Mercedes es que hace foco en una masacre terrorífica y eso sucede en el mundo real con gente real. De hecho, este tipo de incidentes sucedieron y suceden en el mundo. La historia examina las consecuencias de esa masacre y lo que el público asocia con los típicos elementos de la obra de Stephen King, que comienzan a emerger pero desde un lugar más psicológico, donde lo que más importa es qué les sucede internamente a esas personas debido a la experiencia que atravesaron. Entonces ahí surge el horror y el tono de Stephen que tanto fascina. Todo empieza desde un punto muy real y muy concreto y luego toma un camino muy a lo Stephen King”.


Stephen King, el escritor sinónimo de best seller Fuente: Archivo

Con su tercera temporada finalizada en los Estados Unidos y firme como una de las series favoritas de la crítica, los fans esperan con expectativa la confirmación de nuevos episodios para 2020. De momento, Glesson aseguró que no hay noticias oficiales al respecto, pero teniendo en cuenta que la ficción todavía tiene mucho material original por adaptar es de suponer que aún hay
Mr. Mercedes para rato.

¿Dónde verla? Las primeras tres temporadas de Mr. Mercedes están disponibles en la plataforma streaming StarzPlay

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *