Volvió Ramón Díaz: “A mí me quieren hasta los hinchas de Boca”

Los yates están amarrados sobre la bahía, mientras un grupo de turistas extranjeros descansa. El atardecer en Nordelta invita al relax. Pero un hombre sacude la calma con un grito. “¡Sos lo más grande que hay!”, dice el treintañero. Tiene un short con el escudo de River​. El destinatario de su devoción es Ramón Díaz.…

Volvió Ramón Díaz: “A mí me quieren hasta los hinchas de Boca”

Los yates están amarrados sobre la bahía, mientras un grupo de turistas extranjeros descansa. El atardecer en Nordelta invita al relax. Pero un hombre sacude la calma con un grito. “¡Sos lo más grande que hay!”, dice el treintañero. Tiene un short con el escudo de River​. El destinatario de su devoción es Ramón Díaz. Y casi que ni hace falta mencionar su apellido porque su nombre está estrictamente ligado a la historia de la banda roja.

“Soy un tipo muy respetado acá. Hasta los hinchas de Boca me quieren, más allá de la rivalidad. ¿No tenés amigos de Boca? ¿Qué vas a hacer? ¿Los vas a matar? Je. Hay una buena relación con todos”, dice mano a mano con Clarín.

Volvió el Pelado Díaz a la Argentina. Con 60 años y la sonrisa pícara de siempre. Aunque cambiado, según su propia definición. Con su lengua mordaz contenida y aggiornado los tiempos de la tecnología aplicada al fútbol. Hace tres meses dejó el Pyramid de Egipto, el equipo del Príncipe de Arabia Saudita, el mismo que lo llevó a Al-Hilal. Y quiere dirigir en su país. Suena en Racing para reemplazar a Eduardo Coudet​, quien se irá al Inter de Porto Alegre en 2020, y avisa: “Estoy para agarrar un proyecto serio”.

La sonrisa pícara de siempre. A los 60 años, Ramón dice: “Me quieren hasta los hinchas de Boca”. (Foto Juano Tesone)

-Te habías perdido en Medio Oriente. ¿Extrañabas el medio?

-Lo que la gente transmite acá no se siente en ninguna otra parte del mundo. Es increíble. La semana pasada estuvimos viendo a Colón​. Y lo que pasó en Paraguay es algo nunca visto. Hubo 45 mil personas que invadieron el país. Es una lástima que no hayan podido ser campeones. Cinco minutos antes del primer gol de Independiente del Valle, el partido estaba para suspenderse.

-¿Y cómo resultó tu experiencia en Arabia Saudita y Egipto?

-Fue espectacular porque hicimos competitivo a un equipo que hacía mucho tiempo no ganaba un título. Y lo sacamos campeón. Modificamos toda la estructura de Al-Hilal, tuvimos doce jugadores de la Selección de Arabia Saudita​. Pero lo importante fue cambiar toda la metodología de trabajo.

-Cuando hablás de cambios, ¿estamos en presencia de otro Ramón?

-Soy completamente distinto. Con mucha más experiencia. Y veo que hay cosas que en mi primera época, y no tan lejos en el tiempo, ya no se pueden hacer.

-¿Por ejemplo?

-Las declaraciones, las polémicas, todo es mucho más profesional. Todo lo que transmitís, se escucha, hay que tener mucho cuidado. Ahora, soy otro tipo de persona.

La vida de otro color. Ramón asegura que tiene contenida su lengua mordaz. “La gente quiere un técnico que hable de táctica”, asegura. (Foto Juano Tesone)

-¿Pero qué te hizo el click? Era divertido el Ramón de lengua picante.

-Son otros tiempos. La gente pretende otro tipo de entrenador, que vea cosas tácticas y trabaje, eso es fundamental. La evolución que hemos tenido en Selección de Paraguay​ también nos hizo crecer un montón. A mí y a todo mi cuerpo técnico, que está lleno de jóvenes pero una experiencia increíble.

Ramón habla en plural porque tiene una simbiosis especial con Emiliano, su hijo y ayudante de campo, clave en su trabajo. Jorge Pipi Pidal, el preparador físico; Osmar Malevo Ferreyra, otro colaborador directo, y Damián Paz, videoanalista, componen su cuerpo técnico.

-¿Qué te genera que en la Argentina se diga que un técnico mayor de 50 años ya quedó obsoleto?

-La experiencia es muy importante. No cometés errores que te perjudicaron en el pasado. Eso te facilita el trabajo, te hace crecer en lo táctico, en cómo le hablás al jugador. No importa la diferencia generacional. Yo tengo un equipo adaptado a lo nuevo. Hoy podés desglosar un equipo en un santiamén.

-¿También cambiaste la manera de jugar?

-Sigo siendo un técnico ofensivo. Y considero, además, que es muy importante la disciplina táctica. Hay que jugar con mucha agresividad, con intensidad. Ya no se espera tanto. A mí no me gusta esperar. Para eso necesitás prepararte, eh.

-Tu nombre suena en Racing. ¿Creés que tenés alguna chance?

-Eso no lo puedo decir yo. El que está trabajando es (Hernán) Berman, nuestro manager. Y él no transmite algo si no va a ocurrir. Ya nos conocemos hace muchos años. Lo que le comentamos es que queremos agarrar un proyecto serio y un equipo para pelear arriba.

Experiencia. “Dirigir equipos grandes no es para cualquiera”, dispara Ramón, que está en la mira de Racing. (Foto Juano Tesone)

-Racing lo tiene.

-Hay muchos equipos serios en la Argentina. Lo ves a Lanús, que perdió el otro día en mi ciudad con Central Córdoba, pero tuvo un crecimiento grande. Sin un fuerte recambio, tiene una gran mentalidad. (Luis) Zubeldía ​anda muy bien, a pesar de que estuvo cuestionado. El periodismo es duro, eh. Hay que darles tiempo a los técnicos.

-¿Tenés que convencer a Diego Milito? ¿No basta con tu trayectoria?

-Lo que tengo es un proyecto serio, pero primero está el manager. Hay que tener en cuenta que la exigencia es máxima y venimos de cosas que pasaron en el último periodo de nuestro fútbol. Por ejemplo, (Jorge) Sampaoli en Argentina o el pibe (sic) que estaba andando bien en Defensa y Justicia y no pudo en Independiente ​(Sebastián Beccacece), lo que no quiere decir que no sean buenos entrenadores. . Los equipos grandes son muy difíciles, no son para cualquiera. A mí me gustan, estoy preparado y no se me fue esa pasión de querer ganar. El día que se me vaya, dejo de dirigir.

-¿Qué te llevó a dejar la tranquilidad de Medio Oriente para volver a meterte en esta picadora de carne?

-Ojo, allá también son exigentes. En todos lados te piden ganar. Pero me gusta este medio, es muy competitivo. Hay jugadores y técnicos fenomenales. (Julio) Falcioni​, con su estilo, me encanta.

En el Cilindro. Emiliano es su hijo y ladero inseparable. ¿Se sentará en el banco de Racing?

-¿Y Gustavo Alfaro?

– También me gusta.

-Ahora, es difícil creer que vos vas a jugar un partido con un “9” de “8” como pasó con Franco Soldano en el Monumental.

-Hay que ver la situación, como está el plantel. Podemos hablar de lo táctico, pero no del interior del vestuario. Hay que ver si el pibe podía sentirse cómodo. Los de River nos pusimos contentos. Pero hoy por hoy, jugar contra River es muy difícil, saca mucha distancia.

-Si agarrás un equipo y tenés que jugar contra el River de Gallardo. ¿Qué les decís a tus jugadores?

-Hay situaciones tácticas que se pueden emplear para ganarle.

-¿O sea que vos le podés ganar al Muñeco un mano a mano?

-Siempre se puede ganar. Ya tuvimos una experiencia contra River, cuando dirigía San Lorenzo. Fue un partido increíble, grité el gol, pero no a la gente . Ellos eran mejores que nosotros y los vencimos.

-¿Te tienen que agradecer los hinchas de River? No por los títulos que ganaste, sino por haber renunciado en 2014 , lo que posibilitó que contrataran a Gallardo.

-Marcelo es un hombre de la casa, sabe lo que es el club, cómo hay que manejarse, tenía un súper equipo. Cuando decidimos irnos fue porque consideramos que habíamos dado todo lo que podíamos dar. No era la primera vez que me iba de River, sino la cuarta. Y por suerte, Gallardo me superó ampliamente.

-Cuando lo dirigiste, ¿pensabas que iba a llegar tan lejos como técnico?

-Los pibes van creciendo, buscando su espacio, hablo con (Cristian) Ledesma, con el Chacho hablamos permanentemente. Tienen un pensamiento importante. Gallardo ya venía dirigiendo y ganó en Uruguay. Esto pasó también conmigo. Nadie pensaba que iba a hacer una gran carrera. Si hablás con (Daniel) Passarella o el Pato Fillol​, te decían que no iba a dirigir.

El alumno ejemplar. “Gallardo me superó ampliamente”, reconoce Ramón, que lo tuvo como jugador.

-¿Te ves reflejado en Gallardo?

-Sí, porque también pasé de ser un jugador a agarrar rápidamente la dirección técnica. Y en solo tres meses. O ganábamos la Libertadores o nos íbamos. El otro día charlaba con Marcelo (Tinelli​) en Asunción. Le salimos baratos. Les pedí a Aureliano Torres, el Lobo Ledesma y la Gata Fernández. Y salimos campeones.

-¿Y si te llama San Lorenzo?

-Tengo buena relación con Tinelli, pero necesito un proyecto serio.

-En Boca se puede ir Alfaro…

-No, Boca no puedo dirigir.

“La superioridad de River es increíble”

-¿Juan Román Riquelme​ puede ser presidente de Boca?

-No sé cómo es la política interna de Boca, pero hay que prepararse para ser dirigente.

-¿No lo ves, entonces?

-No digo que no. Porque es un hombre muy inteligente. Conoce el medio. Es muy capaz. Pero ser dirigente, jugador y manager, son todas áreas distintas.

-A Passarella le fue bien como entrenador y no como presidente.

-Tuvo la chance de ganar el campeonato, pero no lo logramos. Estuvimos cerca. Nos faltó tiempo. Y salimos campeones con (Rodolfo) D’Onofrio en 2014. No te creas que todo es tan lejano, eh. Creo que estas instituciones son tan grandes que hay que prepararse de una manera especial.

-¿Imaginabas esta realidad de River con Boca?

-En algún momento nos ganaban ellos, también nosotros. Los dos equipos eran muy competitivos. Ahora, la superioridad de River es increíble. Boca es gigante, pero a nivel futbolístico, como está armado River es completamente diferente. Gallardo lleva cinco años, le saca mucho jugo. Alfaro necesita tiempo. Las ventas de Pavón y Pablo Pérez fueron bajas importantes. River fue muy superior a Boca, salvo el último partido en la Bombonera.

-¿Qué análisis hacés del duelo con Flamengo?

-Será un partido extraordinario. Va a haber muchos goles.

-¿Esta final es más difícil que la del año pasado?

-Sí, porque Flamengo tiene un gran entrenador y mucho poderío ofensivo y presupuesto.

-¿Quién es el favorito?

-River tiene más experiencia y a Gallardo. Esa es una ventaja.

“Soy amigo de todos, no quiero quilombo”

Ramón Díaz siempre congenió con Mauricio Macri. Muy a pesar de estar separados por River y Boca, el riojano y el Presidente de la Nación tienen buena onda. Hasta apostaron una camioneta en un Superclásico. En julio almorzaron en la Quinta de Olivos​. Y el técnico pidió que se vieran las “cosas positivas” del Gobierno que perdió las elecciones.

-¿Volviste a hablar con Macri?

-Tengo una buena relación con él, pero a mí no me gusta hablar de política porque no entiendo mucho. Yo hablo del país. Me gusta pujante, que crezca y que la gente tenga posibilidades.

Mauricio y Ramón. Macri le apostó varias veces en el Superclásico. Díaz lo aprecia. “No es fácil bancarse las presiones de la gente”, dispara.

-¿Nunca te ofreció sumarse a su equipo de trabajo?

-Sabe que no me gusta, que quiero seguir ligado al fútbol.

-¿Qué opinión te merece la vuelta del kirchnerismo al poder?

-La gente decidió ese cambio.

-¿Vos sos peronista?

-Soy amigo de todos, ja ja… No quiero tener quilombo. Somos algo diferente a lo que hace un político. A mí me gusta crear, que los jóvenes crezcan y tengan un futuro mejor. El mundo va muy rápido. El crecimiento es muy acelerado. Acá se avanzó. Argentina hoy no es la misma que 4 años. Todo es más dinámico. Hay que bancarse las presiones de la gente, eh. Ojalá que todo vaya mejor.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *