Universos paralelos en una bella pieza

Libro: Nick Payne / Dirección: Teresa Costantini / Elenco: Victorio D’Alessandro y Victoria Alsua / Sala: Camarín de las Musas / Funciones: viernes, a las 20 / Nuestra opinión: excelente Teresa Costantini, ávida también de buscar siempre nuevas vertientes, en el cine y el teatro, vio la pieza de Payne en Nueva York, con Ruth…

Universos paralelos en una bella pieza

Libro: Nick Payne /
Dirección: Teresa Costantini /
Elenco: Victorio D’Alessandro y Victoria Alsua /
Sala: Camarín de las Musas /
Funciones: viernes, a las 20 /
Nuestra opinión: excelente

Teresa Costantini, ávida también de buscar siempre nuevas vertientes, en el cine y el teatro, vio la pieza de Payne en Nueva York, con Ruth Wilson y Jake Gyllenhaal y la trajo a Buenos Aires.

Mariana y Rodrigo, se conocen una noche en que se hace un asado en casa de un amigo. El está en pareja, ella no. El es apicultor, ella una científica que se dedica a investigar la teoría de cuerdas y la física cuántica. Por eso para ella los seres humanos, somos, apenas partículas. “No importa cuánto nos esforcemos -le dirá a él en otro de sus tantos encuentros-. Somos parte de un multiverso. No podemos medir o predecir varios desenlaces, porque todo sucede al mismo tiempo”. En síntesis le está hablando de los universos paralelos. Esos mismos que ellos a lo largo de la pieza se encontrarán una y otra vez, pero de manera distinta. Se dirán casi lo mismo siempre, sí; pero su relación irá madurando y entrará en un espacio en el que el tiempo no se mide como se lo conoce.

La propuesta es creativa, original, inteligente y fascinante a la vez. Victorio D’Alessandro (qué hace escapar alguna lágrima al espectador) y Victoria Alsua, convierten sus diálogos en una especie de teoría encantadora, en un ejercicio de relojería, por la exigencia de los innumerables cambios que se les exige. Invita a volver a interrogarnos sobre la existencia humana, la amistad, el libre albedrío y hasta la finitud de la vida.

Teresa Costantini, que hace teatro desde los ’70, además de guionista, actriz y directora de cine, convocó a uno de los grandes iluminadores del cine para su pieza, Hugo Colace y con él y sus dos valiosísimos intérpretes, “meten” al espectador en una vorágine en que parece que todos somos parte de un cosmos que cambia constantemente sin que nos demos cuenta. O tal vez sí.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *