Mauro Zárate hizo un golazo tras 1.022 minutos y después armó un revuelo

Nadie puede negar la calidad de Mauro Zárate. Es un jugador de élite. Sin embargo, todo lo bueno que hace adentro de la cancha puede verse arruinado por algunas actitudes insostenibles, como la que tuvo este jueves a la noche en la cancha de Lanús.El delantero empató el partido con un delicioso remate de tiro…

Mauro Zárate hizo un golazo tras 1.022 minutos y después armó un revuelo

Nadie puede negar la calidad de Mauro Zárate. Es un jugador de élite. Sin embargo, todo lo bueno que hace adentro de la cancha puede verse arruinado por algunas actitudes insostenibles, como la que tuvo este jueves a la noche en la cancha de Lanús.

El delantero empató el partido con un delicioso remate de tiro libre que dejó sin chances a Agustín Rossi y rompió así una extensa racha de 1.022 minutos sin convertir, pero lo arruinó con el festejo: estando amonestado -le habían mostrado la tarjeta por cortar la salida de Lanús con una falta sobre Lucas Vera- se burló de los hinchas granates tirándoles un besito provocador hacia la tribuna. Pudo haber visto la roja por doble amarilla, pero Rapallini lo perdonó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *